Lo que sigue sonando - Frente al espejo

Lo que sigue sonando

«Muy esclarecedor y oportuno este trabajo sobre Sonando en Cuba (Sonando en Cuba: ¿en la zona caliente?, Yelanys Hernández Fusté y Lourdes M. Benítez Cereijo, 4 de septiembre). Alabo el trabajo de Paulito FG y su equipo. Me gustó mucho la más reciente presentación del programa. Estoy de acuerdo en todo, menos que se les llame coach a quienes preparan a los jóvenes valores. Hay muchas denominaciones en español para quienes hacen esta bella e importante labor. Quizá por esto es que muchos ven este espacio como la copia de otros foráneos». (Pedro Hernández Soto)

«En Cuba siempre se hicieron grandes musicales, concursos de música, como fue el Adolfo Guzmán. A veces con pocos recursos, pero con mucho talento y calidad. Hay que actualizar las maneras de hacer las fórmulas de éxito. Siempre digo que para qué cambiar lo que ya está inventado y funciona bien. Esta temporada de Sonando… está mucho mejor en talentos y en puesta en escena. Gran dirección artística. Es profesional». (Miriam Alonso)

«Me parece un recorte de la televisión extranjera, como siempre, copiamos de todo el mundo (...) seguimos sin iniciativa y copiando malos conceptos». (Choi)

«Creo que Paulito FG no debía ser coach en el evento por su papel de gestor del programa, lo que pudiera en determinado momento interpretarse como favoritismo para sus representados; así como no debe decir que está o no de acuerdo con lo que expresan los otros dos coaches, ya que en las buenas prácticas de la pedagogía y sicología, se plantea como norma, que en un evento participativo, sea cual sea, solo debemos dar nuestro criterio y respetar el de los demás, aun cuando no estemos de acuerdo». (Joel Ortiz Avilés)

«Excelente programa. Felicidades a los realizadores. Ojalá ya tengan en mente nuevos proyectos, para que una vez terminado Sonando… salga en pantalla otra nueva propuesta y tengamos concursos de este tipo durante todo el año. Talento musical en Cuba es lo que se sobra». (Rafa_GA)

«Considero que la selección debe ser más amplia, a pesar de que los coaches han hecho tremendo esfuerzo. Mi propuesta es usar al máximo las potencialidades que tiene el Ministerio de Cultura (Mincult), lo cual aseguraría mayor masividad y redundaría en mayor calidad del evento. En cada municipio del país hay más de una casa de la cultura. En cada casa de la cultura se realizaría un Sonando en Cuba, y luego a nivel municipal se haría un evento clasificatorio para la provincia. Esto asegura que personas de la Sierra Maestra tengan la posibilidad de participar y, si son buenos, ser elegidos. No olvidar nunca casos como el del gran Polo Montañés, por mencionar un ejemplo. Esto se realizaría con un jurado que daría consejos a los participantes. (...) Después haríamos un evento provincial con los seleccionados en cada municipio y se repetiría el proceso para seleccionar los que participarían en la región (oriente, centro y occidente). La cantidad de seleccionados en cada provincia depende de la cuota de la región. Es aquí donde entraría a actuar el jurado nacional.

«Ventajas: se aprovechan al máximo las instituciones culturales del país; se le daría participación a todo el que crea que tenga condiciones, desde los pueblitos más alejados y remotos hasta las grandes ciudades. Actualmente, si deseo participar y vivo en la Sierra Cristal, en Holguín, me tengo que desplazar hasta Bayamo, algo casi imposible; (…) cada provincia les daría entrenamientos adicionales a sus seleccionados para el evento regional, lo que aumenta la calidad; los coaches no tendrían jornadas agotadoras. Y muchas otras cosas que por cuestión de espacio no enumero». (Chino)

«Yo veo el programa por verlo, no soy muy seguidora de él. En lo personal no me gusta ese concepto de regionalismo, ni de realizarlo al estilo americano, cambiando palabras al idioma inglés. Tampoco me gusta eso de que, con tantos temas cubanos lindos que hay, solo se tomen canciones muy pero muy tradicionales. Pero es bueno que existan programas cubanos para desarrollar e incentivar a los talentos que hay en nuestra isla». (M.M)

«Pienso que si es un certamen competitivo y eliminatorio deberían dejar que los concursantes escogieran su propio repertorio, y que no se les impongan canciones tan difíciles de interpretar, hasta para los mismos que las hicieron populares (...). Son aficionados y deberían interpretar temas cómodos para su voz, al menos en la primera parte, ya después, se subiría la parada vocal. En cuanto a los presentadores, tenemos que seguir mejorando. Recuerdo el elenco de Para Bailar... Por lo demás, que se mantenga el programa y que siga mejorando. Talento es lo que se sobra en Cuba». (8a)

«Lo único que tengo que decirles es que no me parece coordinada la presentación y el movimiento de los participantes con la canción de fondo de Bola de Nieve. Los movimientos no están acordes con el tema, el Bola es una personalidad de nuestro panorama musical, si queremos reverenciarlo busquemos otra canción interpretada por él o simplemente moderemos los movimientos de los participantes con el tema (...). Gracias por tener en cuenta mi sugerencia a los encargados de este programa, que tiene mucho que decir, y a mi criterio es superior a la primera edición. Claro, siempre hay que mejorar». (María)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Opinión Gráfica