El real desempleo en Estados Unidos - Inter-nos

El real desempleo en Estados Unidos

«Ese sonido que usted escucha es la fábrica social que se está quebrando»; así titulaba Salon.com un artículo sobre el verdadero desempleo en Estados Unidos, índice que sobrepasa con creces el 9,8 por ciento reconocido oficialmente y que no incluye a los 875 000 norteamericanos que han dejado hace mucho de buscar trabajo y son considerados «marginales», aun cuando a no pocos de ellos les gustaría encontrar una ocupación.

Si a estos se les suman los de empleo parcial, y los 3,4 millones que ahora mismo llevan un año sin hurgar en el mercado laboral porque ya se han cansado en el penoso y frustrante camino de encontrar empleo, el resultado da que uno de cada cinco estadounidenses no encuentra donde emplearse a tiempo completo, por tanto, el 18,8 por ciento carga con un problema no solo de sobrevivencia material, sino con un gravamen psicológico y social.

Las chocantes cifras pesan mucho más cuando la administración considera que está superada la crisis económica global que las puso en estado de alerta y les llevó a entregar multimillonarias cifras de salvataje a los bancos y grandes consorcios casi al borde de la quiebra, y que se navega de nuevo en mar calmada y con viento de popa.

Por supuesto, esta es una visión más que miope, diría que hasta con avanzada catarata en ambos ojos, y si, como dice el artículo firmado por Michael Lind, no se ven las filas ante comedores de caridad en busca de un plato de sopa, ni a personas montadas a escondidas en un tren que los lleva de pueblo en pueblo en busca de trabajo, como ocurrió en la Gran Depresión que siguió a la Primera Guerra Mundial, se debe entonces a que se adoptó un sistema de seguro frente al desempleo, y por el estímulo que Obama y el Congreso acordaron a comienzos de este año.

El problema existe, pero está invisibilizado para esconder el deterioro de una economía y un sistema que vuelve las espaldas a un ser humano cada vez más desesperado por el desempleo prolongado, el sentimiento de inutilidad, y su condición de ciudadano irrelevante. Mientras tanto, la clase política se regodea en debates sin fin sobre tal o más cual reforma estructural que ninguna de las partes se decide o quiere hacer, pero les otorgan fianza a los barones de Wall Street, garantizando la «fortaleza» de un mundo mal repartido, que algún día les cobrará las cuentas en medio del ensordecedor ruido de un derrumbe total.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Malas influencias