Enrique Milanés León

Las tres del domingo

Tatuadora autocrítica

Aunque no es buena en el dibujo, un día la brasileña Helena Fernandes tatuó a su novio y los amigos encontraron tal obra natural y diferente, así que le confiaron un pedazo de su piel. La muchacha montó un estudio y empezó a cobrar por las chapucerías que eterniza en cuerpos ajenos. «Si quisieran algo muy bien hecho, buscarían a otro artista del tatuaje. La calidad no es mi fuerte», reconoce Helena, consciente de que su trabajo «es malo, pero como la gente piensa que es gracioso, me sigue pidiendo que lo haga».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.