Estar vivos y felices

Yuliet CalañaYuliet Calaña
8 de Julio del 2017 23:14:19 CDT

Yo no le aconsejo a nadie quedarse anquilosado en su gordura como si fuera sinónimo de buena salud. De hecho, la obesidad está considerada ya por algunos entendidos una patología; pero también conduce a la enfermedad el estrés que provoca ser gordo sin asumirse y sin hacer frente a la presión social.

Yo no soy sicóloga, ni doctora, ni nutricionista, ni entrenadora personal, ni especialista en nada. Yo solo les hablo desde mi experiencia de gorda, que no es poca, 30 años y unos meses que es todo lo que llevo en este mundo.

Como yo lo veo es así: tienes que dejar de quejarte y decidir qué vas a hacer con tu vida. Hay dos opciones:

1- Te pones a dieta, haces ejercicio y dejas de ser gordo (tampoco es tan simple como suspender el pan y saltar suiza todos los días como creen algunos. Se necesita asesoramiento y fuerza de voluntad extrema).

2- Aprendes a ser un gordo que se mantiene sano dentro de los límites de su gordura, para lo cual es necesario aprender también a ser un gordo feliz.

Yo, a mí cuenta y riesgo, me he decidido por la segunda de las opciones. No ha sido fácil, pero he logrado que mi autoestima sea tan grande como mi abdomen y mis complejos tan insignificantes como el dedo pequeño del pie que, en definitivas, solo sirve para tropezarse con los muebles de la casa y dejarnos adoloridos.

No soy de esas gordas que se priva de ir a la playa. Yo, al igual que las flacas más suculentas, llevo mis masitas al mar. Y si alguien, refiriéndose a mí, hace un chiste de ballenas yo me uno: «sí, chicos, salgan pronto del agua, que he leído que las ballenas devoran primero a las malas personas»; y si el chiste es de balsas, pues yo tranquila «mientras ustedes tienen que cargar con ellas yo las traigo incorporadas».

No soy de las pesimistas que piensan «me encanta este chico, pero nunca se va a fijar en mí porque seguro no le gustan las gordas». Yo más bien me digo: «voy a por ese chico, él todavía no sabe que le gustan las gordas porque no me ha conocido a mí».

Sepan que como mismo hay hombres detractores confesos de las gordas, hay otros fanáticos confesos a nosotras y existen además a los que les gustan las mujeres interesantes, seguras de sí mismas o simpáticas… y ser gorda no está enemistado con nada de lo anterior. Si les hiciera falta una prueba, aquí estoy yo.

A mí, por ejemplo, me encanta probarme. Cuando veo a uno de esos altaneros, que te miran de soslayo, me le siento al lado. «Y ahora que quiere esta gorda», se preguntará él para sus adentros. «Demostrarte que el carisma y la inteligencia son igual de excitantes que eso que estás vacilando», le respondería yo si él tuviera el valor de hacerse la pregunta en alta voz.

Y el tipo hace un chiste divertidísimo y yo le hago dos, y me habla de un poema alucinante que leyó alguna vez y yo se lo recito, y me comenta de una película que verá esta noche y le hago la sinopsis. Porque yo como, como y como y leo, leo y leo. Y me amo mucho. Y mientras más me amo, más me aman los demás.

Tampoco soy de esas gordas que apagan la luz para tener relaciones sexuales. Si me vas a querer toda una vida o toda una hora que sea con mis roscas, mi celulitis y mis imperfecciones. Digamos que soy un table gastronómico… o te comes todo o no comes nada.

Jamás seré de las gordas que se quedan amontonadas en una esquina de la guagua obstaculizando el paso por miedo a correrse y que la gente le diga que tiene que bajar de peso. Yo paso arrollando sus flacos cuerpos por todo el pasillo hasta encontrar donde acomodarme para que puedan montar los demás.

Si alguien me dice: «gorda, ven acá» no contesto… «gorda, te estoy llamando» yo «la la la la lá» como si conmigo no fuera… «¿pero será sorda?». No lo soy, sucede que no me llamo gorda, mi nombre es Yuliet y me gusta que me llamen por él; además de que a nadie le digo yo «calvo, ven acá» o «narizón, ven acá» o «feo, ven acá» y mira que conozco calvos, narizones y feos, incluso a quienes son esas tres cosas juntas.

Así soy yo que he recubierto mi tejido adiposo de una coraza contra la cual rebotan burlas, estereotipos, actitudes recriminatorias por mi peso y otras miserias humanas. Lo ideal sería que las personas nos acepten tal y como somos, pero ya sabemos que eso no va a ocurrir. Entonces con lo que sí contamos fijo es con lo que podemos hacer nosotros por nosotros mismos.

Y esto me remite nuevamente a las dos opciones del principio: o dejamos de ser gordos con toda la fuerza de voluntad que eso requiere o aprendemos a vivir siendo gordos con toda la fuerza de voluntad que eso requiere también.

Porque lo que sí no podemos es combinar obesidad y estrés por ser obesos, eso sí es mortal porque te baja la autoestima, el amor propio y los deseos de vivir, te sube la azúcar, la hipertensión y el riesgo de infarto… y mejor que estar flacos o gordos, es estar vivos y felices, digo yo.

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio
    1. 1

      Alfredo - 9 de Julio del 2017 8:38:29 CDT

      Divino articulo,ameno,simpatico y para pensar...una brisa de aire fresco. Felicidades!

    2. 2

      un gordo feliz - 9 de Julio del 2017 9:04:17 CDT

      Esto está genial...muy bien logrado...

    3. 3

      Fredy R Rosales Paneque - 9 de Julio del 2017 17:34:45 CDT

      Creo que la autoestima es muy importante para el equilibrio emocional de las personas. Nacemos con un cuerpo y eso somos, no podemos renegar de el, tenemos que aceptarnos como somos. Pero no podemos negar la realidad de lo que significa la obesidad para la salud. La OMS la tiene considerada como una de las amenazas importantes para la salud, de hecho es considerada una enfermedad en si misma y una portera de otras como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, los accidentes cerebro vasculares y las afectaciones a los riñones. Por ello creo que la solución no está en una u otra de las opciones que refiere la autora, sino en una combinación de ambas. vivo con este cuerpo, lo mismo flaco, feo, calvo o narizón, que quizás no sean los que intervienen en mi salud (a menos que te disminuya la autoestima por ello), pero lo que pueda mejorar hay que mejorarlo, si esto me va a proporcionar una mejor salud. Adoptar una dieta sana y realizar alguna actividad física de acuerdo a mis características y capacidades individuales, sin estresarte por ello, ni hacer de eso una obsesión. Incluso al hacer una actividad física bien planificada, aun sin que se refleje en su peso, ya es un paso en pos de una mejor salud. Mis felicitaciones a la autora de este artículo, por la opción que escoge, pero bien puede combinarla sin exceso con la segunda.

    4. 4

      Mártivarela - 9 de Julio del 2017 19:26:18 CDT

      Yuliet: excelente análisis. Ni el mejor de los psicólogos sería capaz de dar una psicoterapia como la que tú impartiste hoy en la cátedra digital de Juventud Rebelde. Tu optimista mirada con relación a la obesidad encierra la sapiencia de una equilibrada autovaloración, y la filosofía de la perfectibilidad. Tu visión, sobre cómo se ha de vivir con la gordura constituye un tratado sintético que aporta las herramientas fundamentales para lidiar inteligentemente con las “roscas, la celulitis y las imperfeccione”s. Generalmente las personas pasaditas de peso sufren de baja autoestima, prejuicios, complejos, estrés, miedos, introspecciones, etc. etc., pero el obeso que lea tu magistral conferencia lo convencerás de lo importante de amarse a sí mismo; de convivir amigablemente con su tejido adiposo; de amar como el más flaco; de emprender cualquier empresa; de conquistar sueños; de contar con todos los derechos que tiene como ser humano; de participar en cualquier evento; de tener amistades valiosas; de ser uno más en el planeta Tierra; de tener la voluntad heroica de no sucumbir ante la burla; de poseer la rienda de su destino; de tener la decisión de crecer espiritualmente; de practicar el humorismo que despierta la cultura de la risa; y sobre todo, de buscar el camino de la felicidad; y escalar la cumbre del mejoramiento humano.

    5. 5

      Day - 10 de Julio del 2017 9:21:13 CDT

      Jajajajaja, muy bueno tu artículo Yuliet, todo muy cierto, lo que importa son los sentimientos de las personas, no su fisico. Yo no soy gorda, pero en ocasiones he estado digamos q un poco pasadita de mi peso habitual y eso no ha impedido para nada que yo sea feliz y disfrute la vida al maximo, es lo que tu deces, es cuestión de elejir como nos sentimos mejor y la gente que se ocupe de sus propios problemas, al final, cada cual hace de su cuerpo lo que quiera y ser feliz es lo mas importante de todo. Gracias por estas maravillosas letras, me reí mucho tambien.

    6. 6

      Mairin - 10 de Julio del 2017 10:27:48 CDT

      Muy bueno tu artículo, yo también soy una gordita FELIZ

    7. 7

      Estefany - 10 de Julio del 2017 13:57:39 CDT

      Hola Yuliet, qué genial está esto, yo no tengo esa característica, todo lo contrario soy "de mala raza" jeje pero me encanta la manera de enfrentar esta sociedad tan llena de tabúes y que se cree con derecho a opinar de la vida y desiciones de los demás, felicidades querida y me encantan las personas como tú me hacen mucho bien porque al final todos tenemos defectos físicos y si no vienen llegando con los años, saludos a todos desde Camaguey...

    8. 8

      Maricel - 10 de Julio del 2017 20:43:13 CDT

      Sencillamente genial, me encantó

    9. 9

      Lorena - 11 de Julio del 2017 7:47:19 CDT

      Este es el tipo de cosas que yo quiero leer en nuestra prensa que inviten a la reflexión pero sin encartonamientos, que hablen como la gente,que diviertan.Espectacular

    10. 10

      Yuliet,la autora - 11 de Julio del 2017 7:52:45 CDT

      Gracias a todos por sus comentarios....no hay mayor placer para quienes escogimos esta profesión que sentirnos leídos!!!

    11. 11

      YUliet,la autora - 11 de Julio del 2017 8:00:51 CDT

      Fredy, muy buena reflexión...justo por ahí comienzo mi trabajo: "yo no le aconsejo a nadie quedarse anquilosado en su gordura como si fuera sinónimo de buena salud.De hecho, la obesidad está considerada ya por algunos entendidos una patología."También aclaro que yo no soy especialista en el tema y que solo estoy hablando desde mi posición de gorda que ha hecho casi de todo para bajar de peso, más que por estética por conciencia de lo nocivo que es para la salud,sin haber podido,y también desde la experiencia de haber tenido que formarme esta personalidad que tengo hoy para escapar de las burlas, del deprimirme por no encontrar ropa de mi talla y cosas así.Pero totalmente atinado ,lo que dices,creo que es a lo mismo que me refiero cuan do apunto "ser un gordo que se mantiene sano entre los límites de su gordura.Muchas gracias y saludos.

    12. 12

      Sexytemb - 11 de Julio del 2017 9:55:41 CDT

      jajaja Yuliet, eres de las mías, yo también soy una gorda feliz. Déjame agregar algo más a tu delicioso artículo, crónica o como se llame. La gordura ahora es que se critica y se ve antiestética, cuando el Renacimiento éramos reinas y mientras más masa y celulitis más los pintores nos cogian de musa, sino que lo diga Rubens, Da Vinci, etc, etc. Ahora seguimos reinando pero hay algunos que no lo saben jajaja. Me encantó. Mucho que ver con mi forma de pensar. Nosotras no estamos pasadas de peso, estamos pasadas de buena.

    13. 13

      Esther - 11 de Julio del 2017 10:35:00 CDT

      Hermoso tu comentario yo tambien soy una gorita feliz y me amo un mundo y mas alla, cuando salgo de mi casa pienso que soy la más bella entre las bellas y que critiquen, eso me da salud, ellos sufren con lo que uno es feliz

    14. 14

      cari - 11 de Julio del 2017 16:04:35 CDT

      Me encantó tu comentario, me he reído como hace rato no hacía al leer un artículo del periódico, me pareció genial tu forma de transmitir ese amor propio a pesar de tus masitas. Sabes una vez fui tan flaquita que en el barrio todos me decían flequito y siempre quise engordar un poquito, ahora no estoy gorda pero después que tuve a mi niño hace casi 2 años me ha quedado una pancita que parece que estoy en estado otra vez, todo el mundo dice que estoy bien pero mi pancita es la que ahora después que encontré mi peso ansiado detruye un poco mi autoestima. Moraleja :uno nunca está conforme, pero hago igual que tú, me doy ánimo a MYSELF, y me pongo los vestiditos y las blusitas que me gusten así parezca otra embarazada y si me dan el asiento en la guagua MEJOR. Gracias por tu artículo y sique escribiendo.

    15. 15

      yoe - 11 de Julio del 2017 18:03:43 CDT

      Desde hace mucho,pero muchooooo no leía en un periódico cubano algo escrito de este modo tan desenfadado...enhorabuena!!!

    16. 16

      Nor1 - 12 de Julio del 2017 9:48:19 CDT

      un dia nos vamos a encontrar Ud y yo. vamos a reir muchisimo de los chistes que haremos. te veo ocasionalmente en la TV pinera. voy en tu direccion porque tu ya dijiste que seguiras ahi y yo un dia voy a llegar donde estas. entonces te dire lo que creo de las gordas y de las mujeres inteligentes. gracias.

    17. 17

      Fior - 15 de Julio del 2017 9:48:52 CDT

      Esta es la segunda cosa tuya que leo aquí y las dos me han encantado creoq ue Juventud Rebelde ha hecho una buena adquisición

    18. 18

      CARLOS - 16 de Julio del 2017 15:10:32 CDT

      QUE CLASE DE ARTICULO MAS ESPONTANEO,REFRESCANTE, ALECCIONADOR, SIMPATICO...REALMENTE UD. " SE LAS COMIO " EN BUEN CUBANO....Y , HA DADO UNA CLASE MAGISTRAL DE VERDAD, NO COMO ESAS QUE LEEMOS O HEMOS OIDO A VECES....SIN TEQUE, AL GRANO Y CON CONOCIMIENTO Y CULTURA...NUNCA LA HABIA LEIDO Y AHORA LA BUSCARE...ES MAS ESTABA LEYENDO A CIRO QUE TAMBIEN ME ENCANTA Y TOQUE O MARQUE POR ERROR Y ME ENCONTRE CON SU TRABAJO,IBA A QUITARLO PERO COMENCE LAS PRIMERAS LINEAS Y QUEDE CAUTIVADOM,ATRAPADO,,,,FELICIDADES...

    19. 19

      abel izquierdo orasma - 14 de Agosto del 2017 12:23:36 CDT

      Estoy muy de acuerdo con su articulo y sobre todo cuando hace referencia con otras palabras que lo importante esta dentro de uno mismo por que puedes ser flaco, gordo , feo o bonito pero si no tienes interes por la vida de llevarla de una forma feliz simpre seras entonces para mi entender una persona enferma.

      del autor

      en esta sección