Paseo por La Habana

Ciro Bianchi RossCiro Bianchi Rossdigital@juventudrebelde.cu
15 de Julio del 2017 20:23:42 CDT

Si se le pregunta a cualquier habanero dónde sitúa el corazón de la urbe, responderá sin vacilar que en La Rampa. Ese pedazo de calle que se extiende a lo largo de 500 metros por la avenida 23 en el Vedado, desde la heladería Coppelia hasta el mar, es lo más céntrico y concurrido de la capital. El sitio ideal para el paseo, la cita amorosa, el encuentro de trabajo, la distracción… Así ha sucedido a lo largo de los últimos 60 años, en los que La Rampa se convirtió, junto al Malecón, en el lugar más cosmopolita de la ciudad.

Ir a La Rampa, reunirse en esta, son costumbres de los cubanos, como también lo es tomarla como punto de referencia para emprender camino después hacia otros sitios. Hay muchas maneras de recorrer La Habana. Una puede ser la de seguir el derrotero que marca aquí la historia. Otra es hacerlo a libre arbitrio con paradas en aquellos lugares que merezcan un alto en el camino. Eso es lo que, con La Rampa como punto de partida, haremos, a modo de propuesta, en las páginas que siguen.

Estilos diversos

Se insiste tanto en los valores de La Habana colonial que se corre el riesgo de suponer que el resto de la ciudad no los tiene. De La Habana moderna lo mejor es el Vedado, logro mayor del urbanismo cubano. Con la instauración de la República (1902) esa barriada adquirió auge inusitado. Ya la Universidad se había instalado en ella y los señores de abolengo y los nuevos ricos hicieron construir sus residencias en la zona.

Se impuso entonces una modalidad ecléctica en la arquitectura que alcanzó sus mejores exponentes en la casa donde radica la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, el palacete que alberga el Museo de Artes Decorativas y el auditórium Amadeo Roldán. Es de estilo genuinamente florentino la Casa de la Amistad, y neobarroca la casona donde está instalado el café-restaurante 1830, junto a la desembocadura del río Almendares.

Aunque existían en la capital algunos edificios altos, es en el Vedado donde prolifera el afán de los rascacielos —casi nunca mayores de 20 pisos. El Hotel Nacional (1930) sin embargo tiene solo ocho niveles, pero —con su estilo plateresco español— fue la primera instalación hotelera de verdadero lujo de que dispuso la ciudad. Poco después se construía el edificio de apartamentos López Serrano, de estilo art decó, que fue el más alto de La Habana hasta la década de los 50.

Es por esta época en que el Vedado vuelve a renacer. La Rampa, más que una calle, comienza a convertirse en un estado de ánimo; se inauguran grandes hoteles —Rosita de Hornedo, Capri, Riviera, Habana Hilton— y edificios como los del Retiro Odontológico y el Retiro Médico marcan puntos muy valiosos en la arquitectura cubana. A estos se une el edificio Focsa, una de las construcciones más altas del país, y maravilla de la ingeniería civil cubana.

La plaza

Claro que si de alturas conseguidas por la mano del hombre se trata, ninguna supera en Cuba al monumento a José Martí en la Plaza de la Revolución. Desde la avenida 23, la avenida Paseo conduce directamente a ese sitio que ha sido centro de la vida política de la nación desde 1959.

En la calle G, llamada también Avenida de los Presidentes, impacta el monumento al mayor general José Miguel Gómez, segundo mandatario de la nación (1909-13), construido por cuestación popular en 1936, y el Castillo del Príncipe es exponente de uno de los baluartes definitivos de la ciudad colonial. Ya en la Plaza, enmarcada por los edificios de la Biblioteca Nacional José Martí y el Teatro Nacional, la sede de varios ministerios y el Palacio de la Revolución, la estatua del héroe, de 18 metros de alto, se recorta contra un obelisco de 142 metros. Una escalera de 567 peldaños y un ascensor conducen al mirador del monumento. Desde allí, con La Habana a los pies, se regala una perspectiva que corta el aliento.

El prado

El Paseo del Prado marca la frontera entre la ciudad moderna y la antigua. No se concibe a La Habana sin esa calzada; tampoco sin su Parque Central, que se asoma sobre el Paseo. Allí también se ubica ese palacio de palacios que es el Capitolio, inaugurado en 1929.

La cúpula de este edificio es, en su estilo, por su diámetro y altura, la sexta del mundo. A la linterna que la remata, en el momento de construirse el edificio, solo la superaban la de San Pedro, en Roma, y la de San Pablo, en Londres. Bajo la cúpula se aprecia la Estatua de la República, una de las más altas entre todas las esculturas que existen bajo techo, aunque poco se sabe acerca de la apetitosa cubana que sirvió de modelo para la obra. A sus pies, empotrado en el piso del Salón de los Pasos Perdidos, un brillante que perteneció a una de las coronas del último zar de Rusia marcaba el kilómetro cero de todas las distancias de la Isla.

Obispo

Da gusto caminar la calle Obispo, arteria eminentemente comercial que enlaza el Paseo del Prado con la Plaza de Armas en La Habana Vieja. Esa plaza es la más antigua de la ciudad y fue el centro político-militar de la Isla durante la Colonia. Una de las edificaciones que se asoma a esa plaza es el Castillo de la Fuerza, la segunda de las fortalezas que los españoles construyeron en América y que luce en su torre de homenaje a La Giraldilla, símbolo de La Habana. Junto a la Fuerza se alza, con su patio andaluz y su portada mayestática, el Palacio del Segundo Cabo (1772) y en otro lado de la plaza, frente al que ocupa el hotel Santa Isabel, el Palacio de los Capitanes Generales (Museo de la Ciudad) se yergue como el exponente más genuino de la arquitectura barroca habanera.

Pese al esplendor de la Plaza de Armas, la de la Catedral es el conjunto más armonioso de La Habana de ayer, en tanto que la de San Francisco exhibe, aledaña al convento de ese nombre, la bellísima Fuente de los Leones, y la Plaza Vieja ofrece en sus edificaciones un compendio de estilos.

Resulta impensable salir de La Habana Vieja sin visitar la morada de la calle Leonor Pérez, 314. Es modesta, nada de lujos hay en ella, pero tiene para los cubanos una significación especial: allí nació José Martí, el Apóstol de la Independencia de Cuba.

El túnel

Es, sin discusión, «la obra del siglo» en Cuba. Se le considera una de las siete maravillas de la ingeniería civil cubana y un estudioso como Jacques Boudet la incluye entre las grandes obras de la humanidad. En efecto, en su libro The Great Works of Mankind (Londres, 1961) aparece el Túnel de La Habana junto a la ciudad de Machu Picchu y el Alhambra de Granada, la Gran Muralla china y la Ciudad Prohibida, el cable trasatlántico y el Canal de Suez, el puente de Brooklyn y la modernización de Moscú… Por primera vez un viaducto submarino se construía de esa forma y su proyecto y su tecnología revolucionarían el mundo de las construcciones.

Para hacerlo posible se dragaron 250 000 metros cúbicos de roca y más de 100 000 de arena. Tiene una extensión de 733 metros y un ancho de 22 metros y sus cuatro carriles se diseñaron para permitir el tránsito de 1 500 vehículos por hora en ambas direcciones. Los tubos o cajones que lo conforman se construyeron en un dique seco y luego se trasladaron por flotación para ser hundidos en el fondo del canal de la bahía habanera, donde previamente se había excavado la zanja donde se depositarían.

El Túnel de La Habana se inauguró el 31 de mayo de 1958, después de tres años de trabajo, y con la obra se hacía realidad el anhelo de enlazar de una manera rápida y cómoda a La Habana con lo que entonces se llamaba la Ciudad del Este y un rosario de playas de encantamiento con sus arenas blancas y aguas cristalinas. Basta con atravesar bajo el mar la rada habanera y eso se hace en cuestión de segundos.

Hacia el este

La ciudad se había expandido hacia el sur y hacia occidente, mientras que el este seguía constriñéndose a sus playas que atraían cada vez más la atención de vacacionistas y gente deseosa de invertir en ellas. Por la lejanía y el estado deplorable de los caminos, llegar a esas playas fue un martirio hasta la construcción de la Vía Blanca a mediados de los años 40. Y una vez inaugurada esta, el viaje seguía haciéndose innecesariamente largo cuando el túnel garantizaría una vía expedita y revalorizaría los terrenos situados más allá de las fortalezas del Morro y la Cabaña.

Los grandes propietarios del este no cejaban en su empeño y en 1949 se acometían estudios de factibilidad del Túnel de La Habana. En 1954 la idea era ya indetenible. Gracias al túnel, se desplazaría el centro de La Habana y, en principio, la capital crecería hacia el este los mismos 18 kilómetros que durante 40 playas, por su parte, continuaban su expansión indetenible. Guanabo era ya una ciudad-balneario y Santa María del Mar había crecido enormemente, y muy bien planificada, en menos de diez años. Se parceló y construyó en Boca Ciega, Tarará y Bacuranao, y la Vía Blanca propició el surgimiento de repartos residenciales en Colinas de Villa Real, Alamar, Bahía… mientras que Cojímar se consolidaba como un poblado de pescadores no exento de encanto e interés turístico.

La vía más rápida

El Malecón resulta la vía más rápida para alcanzar el oeste habanero. Cualquiera de los dos túneles que cruzan bajo el río Almendares —uno de los cuales suplantó al famoso puente de Pote, que se abría en dos partes a fin de dar paso a las embarcaciones— enlaza el Vedado con Miramar, el barrio diplomático y empresarial por excelencia, con una Quinta Avenida fastuosa. Más allá, por la carretera Panamericana, la Marina Hemingway abre una puerta a la aventura.

El habanero se olvida a menudo del Almendares. Sin embargo, ese río es uno de los símbolos de La Habana y parte entrañable de su identidad. Por el Parque Metropolitano llegan a la capital los parques naturales, el pulmón verde que la capital necesita y del que forman parte, en la capital de la urbe, el Parque Lenin, el Jardín Botánico, los terrenos de ExpoCuba, Río Cristal y el Zoológico Nacional. Es difícil reproducir con palabras tanta maravilla.

Desde el sur, por la Avenida de Rancho Boyeros, puede retornarse al Vedado. La Ciudad Deportiva se encuentra en ese paso y, frente a ella, la Fuente Luminosa. Queda atrás la Plaza de la Revolución y se desemboca otra vez, de golpe, en la avenida 23. Si se sigue por G hacia el mar, se apreciarán los monumentos a Salvador Allende, Benito Juárez, Omar Torrijos, Eloy Alfaro y Simón Bolívar y, más abajo, en la intersección con Malecón, el que rinde homenaje al general independentista cubano Calixto García. A la izquierda está la Casa de las Américas, una de las grandes instituciones culturales del continente.

Se impone una vuelta a La Rampa. ¿Qué tal un helado de chocolate o de vainilla? Bueno, ahí está Coppelia, más que una heladería, una institución nacional, donde es posible degustar los mejores helados del mundo.

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio
    1. 1

      Oviwan68 - 16 de Julio del 2017 8:42:30 CDT

      Estimado Bianchi. Hermosa crónica pero un poco exageradas sus alabanzas sobre el helado de Coppelia. Yo archivo sus trabajos cada domingo por la maravillos cantidad de datos que aportan y lo refrescantes que resultan para el lector. Saludos

    2. 2

      Zoraida Marrero - 16 de Julio del 2017 9:50:35 CDT

      ¿Los mejores helados del mundo? Me hace usted reir Ciro. Pruebe un Haagen Dazs de tres leches y comprobará por qué alguien dijo que la enfermedad del nacionalismo se cura viajando.

    3. 3

      FASV - 16 de Julio del 2017 10:44:36 CDT

      AY CIRO! CASI LLORO CON SU HISTORIA DE LA HABANA DONDE NADA SE ESTABA CAYENDO A PEDAZOS NI CALLES LLENAS DE HUECOS,NI PIPAS DE AGUA,ETC,ETC.POR FAVOR HAGA UNNREPORTAJE SOBRE LA "DESAPARICION" Y POSTERIOR "RECUPERACION" DEL BRILLANTE DEL CAPITOLIO QUE ERA ORIGINALMENTE DE EXCELENTE CALIDAD PERO EL "RECUPERADO" ERA DE INFERIOR CALIDAD.GRACIAS.

    4. 4

      FASV - 16 de Julio del 2017 10:49:42 CDT

      YO HE PROBADO HELADOS DE DIFERENTES PAISES Y EL COPPELIA ORIGINAL DE CUANDO SE ABRIO ERA SUPERIOR A MUCHOS QUE HE PROBADO.NI SIQUIERA EL MUNDIALMENTE FAMOSO "HAAGEN-DASZ" O LAS MARCAS AMERICANAS "BASKIN AND ROBINS"( 31 SABORES) O "BEN & JERRY" SE LE COMPARA.EL NUEVO COPPELIA TENGO ENTENDIDO ES AGUADO Y DESABORIDO Y SOLO DOS SABORES....QUE HA PASADO?

    5. 5

      CARLOS - 16 de Julio del 2017 14:42:31 CDT

      CIRO SE LE FUE LA MANO CON ALABAR LOS HELADOS DE COPPELIA....ESOS HELADOS YA NO SON NI LA SOMBRA DE CUANDO SE INAUGURO...HA LLOVIDO MUCHO DE ALLA PARA ACA. HACE TIEMPO UD. NO VISITA COPPELIA ? SUS ARTICULOS SON MARAVILLOSOS PERO TOCO UNA TECLA AMARGA....Y NO ES SOLO EL BLOQUEO, ES TODO,LA ATENCION, EL SERVICIO EN GENERAL, LA HIGIENE Y CLARA LA MALA CALIDAD DE LOS POCOS SABORES....

    6. 6

      albert - 17 de Julio del 2017 11:14:03 CDT

      Pero el Rosita de Hornedo no queda en la Rampa, sinó an la Puntilla de Playa. O sea estaba.

    7. 7

      pjmelián - 17 de Julio del 2017 14:39:44 CDT

      Ciro, donde se halla actualmente el Coppelia, se construyó el Hospital Reina Mercedes. Gracias por llevarme de paseo. Siempre inmenso placer viajar contigo.

    8. 8

      Carmen - 17 de Julio del 2017 15:26:36 CDT

      Para pjmeilan (7). El hospital nunca se construyò, en aquel lugar se construyò la heladeria Coppelia, que ya cumpliò sus 50 años de inaugurado (1966). Con sus altas y sus bajas, pero ahì està!

    9. 9

      AnÍbal "Revolución" - 17 de Julio del 2017 18:30:49 CDT

      17 de Julio de 2017. -¡Gracias..., Estimadísimo "Ciro Bianchi", por sus interesantes artículos, y por las -Historias- que nos narra con tanto amor, cariño y profesionalidad. -¡No le preste -Atención- a los maléficos personajes de siempre, que se pasan la "Vida", mirando las oscuridades, y no la luz. ¡Que vivan nuestros "Helados Coppelia", y -Abajo los CRITICONES...y Mal Pensados...!. ¡No me preocupa sin son dos, tres... o los pocos "Helados...", que nos ofrecen en tan Tamaña, Grande e Ilustre Institución Heladera, conocida muy popularmente como el "Coppelia"!. A parte de todo; comer muchos "Helados...", sube el Colesterol, produce las llamadas Placas y hasta la Estenosis, en las Carótidas de las Venas al lado del cuello!. Y por último, recordando a nuestro gran Apóstol Don Martí, cuando señaló: .¡Nuestro Vino es amargo, pero es nuestro vino!. Por lo tanto, se me ocurre decir lo siguiente: -¡Nuestros -Helados-, serán, y hasta con poco sabor y agrado, pero...son nuestros "Helados...". A partir de ahora, DECLARO lo siguiente: A aquéllos..., que no les gusten los "Helados Coppelia", no podrán acceder a nuestra querida -Instalación-, ni a probar ningún helado, y menos..., sacarse -fotos- con los llamados -Selfies., aprovechando el paisaje de los alrededores!. Que Conste..., que a si se ha dicho!. Y de paso; me río a "Carcajadas..."...Ja..., Ja..., Ja..., Ja...!. Aníbal "Revolución".

    10. 10

      Pedrito - 18 de Julio del 2017 9:04:19 CDT

      Anibal, la verdad que el chovinismo y el tapar el sol con un dedo como quieres hacer en tu comentario nunca han sido negocios rentables o creíbles. Decir la verdad no convierte a nadie en "criticones" o "maléficos personajes", es sólo una manera de ubicarse en el mundo. Nada, que como dijo Martí...."cree el aldeano vanidoso"

    11. 11

      Darío - 18 de Julio del 2017 12:10:39 CDT

      Este Anibal la verdad que es un personaje gracioso, se contradice al citar todas esas enfermedades que al parecer causan los helados con su ciega defensa. Sería bueno que dijera si el buen servicio, la educación, la decencia y la elegancia de los trabajadores de un establecimiento también atentan contra la salud de las personas... Porque de todo eso también carece la actual heladería. Las consignas fuera de lugar, su auto "declarada" prohibición de impedir la entrada junto a la "descriptiva" risa del final, hacen que su comentario sea una joya de la ridiculez.

    12. 12

      Dario - 18 de Julio del 2017 12:11:08 CDT

      Este Anibal la verdad que es un personaje gracioso, se contradice al citar todas esas enfermedades que al parecer causan los helados con su ciega defensa. Sería bueno que dijera si el buen servicio, la educación, la decencia y la elegancia de los trabajadores de un establecimiento también atentan contra la salud de las personas... Porque de todo eso también carece la actual heladería. Las consignas fuera de lugar, su auto "declarada" prohibición de impedir la entrada junto a la "descriptiva" risa del final, hacen que su comentario sea una joya de la ridiculez.

    13. 13

      Majela - 18 de Julio del 2017 12:45:53 CDT

      Y qué me dice de que La Habana es la ciudad más sucia de toda Cuba?

    14. 14

      anibal - 18 de Julio del 2017 12:56:04 CDT

      Estimado Ciro: Su articulo, como siempre,es muy ameno e instructivo, pero me permito discrepar en un par de asuntos: El Palacio del Segundo Cabo, junto con el de los Capitanes generales, fueron concluidos en 1791, no 1772 y en efecto, muestran un estilo barroco, que es el que mas se utilizo en la habana en el siglo XVIII, PERO el mayor exponente de la arquitectura barroca lo es sin dudas, la catedral de La Habana, que se concluyo antes, hacia 1764, despues de la retirada de los ingleses. Y para mi tocayo que se hace apedillar "Revolucion", compadre, no se puede justificar lo injustificable, los helados Coppelia han decaido bastante y bien, yo inaugure Coppelia y se lo que le digo. Conformarse con lo que tenemos aduciendo un patrioterismo no es mas que muestra de mediocridad. Ojala que me lo publiquen

    15. 15

      Jorge tavel - 18 de Julio del 2017 16:58:49 CDT

      Tengo la absoluta conviccion que esta seccion de comentarios no debe de existir, para que? para leer a frustados,diatriberos,odiadores, pretenciosos, criticones y otras malas yarbas que ni lo chivos se comen. Si , es mejor suprimirla.

    16. 16

      Aníbal "Revolución" - 18 de Julio del 2017 19:01:13 CDT

      18 de Julio de 2017. "Pedrito(10)". Cntestándole a Ud., le explicaré lo siguiente: 1. El respetado periodista, el Cro./Sr. "Ciro Bianchi Ross", se dedica en todas sus -Columnas-, de manera general, hacer un -periblo de la historia de nuestro país-, enfoncando temas...históricos; con el objeto sano y educativo, de que los lectores de nuestro querido diario digital "Juventud Rebelde", nos eduquemos y aprendamos a nivel histórico sobre los distintos y cientos de lugares y puntos de interés, que nos rodean, y que muchas veces...caminamos y cruzamos, y que no nos percatamos, por la indiferencia, y por el ritmo de vida tan de prisa, que a veces llevamos muchos ciudadanos. 2. Es una lástima, que con un artículo tan interesante, entre tantos que ha publicado el querido periodista "Ciro", aparezcan lectores..., que aún con los -ojos- supuestamente abiertos, en la realidad del caso, están dormidos mentalmente. 3. "Ciro", es periodista, -No es Administrador-, ni tiene cargo alguno de responsabilidad en la Heladería "Coppelia", ni se le debe perseguir y caerle encima con el -Látigo de la Crítica, Incomprensión y la Inquisición. Ya que eso es propio de personas con mentalidad -Oportunista y Desfachatada-. Y "Él", simple y llanamente, esbozó su opinión sobre el "Coppelia", desde un punto de vista histórico. 4. En cuando a mi -Comentario-, lo hice con sentido de buen humor, y de una forma jocosa; y no tengo nada de lo que Ud., en su -mente angilosada , y a "Años Luz...", expresa sobre mí, cuando me tilda, en la forma en que lo hizo. Ya que no soy lo que Ud., en su mentalidad "Inquisidora y Seudopatriótica"; se le ocurre pensar, y por otra parte; le quiero hacer -Observar-, y de acuerdo a su -Mente Prejuiciosa-, que ¡No tengo un aprecio desmesurado, en detrimento por lo ajeno, venga del país que venga, !. Porque si es cierto, que cuando hace muchos años atrás..., y desde la inauguración de la querida -Heladería "Coppelia- si hubo cerca de los famosos "53 Sabores". Pero hay que tener en cuenta, que debido a toda una serie de factores..., como desde el punto de vista administrativo, de la producción de los helados, y su posible distribución; se ha hecho muy difícil, debido a gran parte; que para adquirir la -Materia Prima-, viene de las compras en el exterior, y que todo eso, cuesta dinero, y que las autoridades pertinentes, tienen que pagarla en moneda convertible. Y lo demás..., se puede enterar mejor, buscando en el -Archivo de Juventud Rebelde, Granma, y de otros periódicos, de nuestra nación, que han publicado artículos sobre la carencia de muchos helados. Y por último, si Ud., -No Tiene...Sentido del Buen Humor Cubano-, ése...es su ¡Problema!. Y por otra parte, ¡No tengo que tapar el "Sol", con un dedo!. Porque con sentido de buen humor, es...demasiado ¡Grande!. Vea la parte y el ángulo bueno, de lo que nos muestra, el respetado y siempre querido, como admirado del distinguido periodista: "Ciro Bianchi Ross". Y de paso; me sigo...¡Rieno..., Ja..., Ja..., Ja...!. -¡La vida es demasiado bella y hermosa, para "vivir de críticas y objeciones", todo el tiempo.! Aníbal "Revolución".

    17. 17

      Aníbal "Revolución" - 18 de Julio del 2017 19:29:09 CDT

      18 de Julio de 2017. "Darío(18)". Contestándole a Ud., estimado lector y opinante. -¡No tengo nada que ver, en cuando a la empleomanía de la tan querida y admirada heladería "Coppelia", y en la forma en que trata y se relaciona con gran parte del público asistente. Por otra parte, con sentido de buen humor, te diré lo siguiente; que hace como...¡1 millón de años..., que no visito dicho centro turístico, porque no me gusta comer helados!. Si Ud., ha confrontado dificultades al momento de ser atendido en la heladería en cuestión; como algunos artículos que he leído, en relación con los -Problemas- a todos los niveles que se enfrentan, cada día el público asistente; entonces..., tiene muchos "Mecanismos", donde puede llevar y plantear sus "Quejas" muy personales. En mi caso, no me gusta -ingerir helados-, porque me gusta cuidar de mi salud. Y por último, le sugiero que no coja ¡Lucha!. En cuando a mi comentario. me causa gracia, que Ud. se haya molestado, ya que es su problema, muy personal. Pero me percato, que estás a una gran distancia, del fino humor; ya que muchas veces...la "Ridiculez", es un -Error- importante, para que un ser humano aprenda; a parte que produce -Risas.! Y por otra parte, eres un personaje que reflejas y proyectas; -Intolerancia- y que no puedes vivir, sin -Criticar y Dañar- al prójimo, aunque el problema no sea contigo. Toma la vida con bastante -Filosofía y Positividad-, y ríete de los peces de colores...!. -¡Vive tu existencia, y si ¡Ud. puede hacer algo, por mejorar las condiciones y atención de la querida heladería "Coppelia", de seguro, que muchos asistentes a dicho centro turístico; se lo agradecerán a Ud.!. Aníbal "Revolución".

    18. 18

      Karla - 19 de Julio del 2017 15:23:17 CDT

      De acuerdo totalmente con Jorge Tavel (15) Mira que en el artículo, con amplia información de lugares emblemáticos de nuestra querida Habana, referirse solo a la mención del mejor helado del mundo, que sí, lo fue indiscutiblemente (y he probado helados de varios países y lo pude constatar) aunque ahora adolezca de "sin sabores" es tener deseos de criticar por criticar. Sólo con decirle al querido Ciro que en la actualidad no se corresponde la calidad del helado de Copelia con lo que fue en sus inicios, hubiese bastado; pero no, lo importante para esos comentaristas es criticar por criticar. Y en cuanto a los comentarios de Aníbal Revolución, concuerdo con él, en sus verdades y en su habitual forma de hacer los comentarios, con humor sin dejar de decirlas.

    19. 19

      Luciano - 20 de Julio del 2017 21:53:40 CDT

      para Carmen - 17 de Julio del 2017 15:26:36 CDT: el Hospital Reina Mercedes se encontraba en los terrenos que hoy ocupa coppelia. y entonces se construyó el nuevo Reina Mercedes en Zapata y D y que hoy se llama Piti Fajardo. al demolerse el hopsital viejo el terreno quedó vacio y después del 1 de enero de 1959 se construyó un parque que ofrecia bailables hasta que fue cerrado y se construyó coppelia. y coppelia al inaugurarse no tenía nada que envidiarle a los mejores helados del mundo, pero con los años se ha venido abajo. no creo que sea por el embargo o bloqueo, sino por las malas costumbres que muchas veces se padecen. las frutas están cuba, no emigraron.

    20. 20

      luis - 20 de Julio del 2017 21:57:06 CDT

      la gran pregunta que debemos hacernos es por qué se dejó destruir o se abandonó la infraestructura de una ciudad como la habana, que estaba a la vanguardia de toda latinoamerica. esa es una pregunta a la que nunca le encuentro explicación.

      Coppelia Foto: LAZ

      del autor

      en esta sección