Guillermo Cabrera Álvarez

La tecla del duende

Iluminen

Esta columna despide el año. Con ella deseo a tecladictas y tecladictos —y también a quienes no leen la sección—, una sola palabra para el 2007: ¡iluminen! Que sean personas luminosas, y les obsequio la metáfora del

FARO

Está afianzado en la roca, no importa dónde sea construido. Está ahí para brillar. El propósito de la luz cambia. A veces es un aviso, otras atrae la atención, está ahí para guiar, siempre anclado a la roca.

Sabe lo que otros ignoran, dónde está el problema, orienta y guía. La luz es capaz de ayudar a conducir los barcos a salvo a la bahía. Hay regocijo en el faro cuando esto sucede, pero el guardián no va al barco para brindar con el capitán, se alegra silenciosamente, y continúa con su brillante luz.

Los capitanes que llegan al puerto, a salvo, gracias a la luz del faro, nunca conocen al guardián del faro, y este no publica sus declaraciones para decir a otros a cuántos ha salvado. Se queda en silencio y solo, clavado en la roca.

Hay personas así, que pasan por la vida intentando ayudar, guiar, tender la mano; pero todo se derrumba cuando dejan el faro y suben al barco para festejar.

Otras, en cambio, ayudan en silencio, tocan e iluminan las vidas de muchos a su paso, no buscan reconocimientos, dan porque sienten algo maravilloso al hacerlo y cuando han logrado salvar o hacer sentir mejor al otro. Esas personas son verdaderos faros, no necesitan figurar, ni ser aplaudidos, ni adulados, ni sentirse importantes.

Siguen firmes sobre la roca y saben que su luz siempre será de ayuda para quien la necesite. Piensa, ¿cómo quieres ser?

GRAFFITI

Melisa: Mi sol sale cada tres días, cuando suena el teléfono y estás al otro lado. D.Florian

Nelys: Tu ausencia, devora mi vida. Tu Yo

CM: Te extraño tanto en estos días que es posible besar tu fantasma. E

Kzneia: He buscado palabras lindas, perfectas para ti, pero no las encuentro. Yunieski

Lolo: No dejes que el miedo nos gane, el futuro es nuestro. Tu conejita

Yorley: Lo importante no es lo que nos hace el destino, sino lo que hacemos de él. Llámame. Yoan

Yaisy: Mi esperanza será nunca arrepentirme de haberte querido tanto. Raúl A

Leticia: Me enloquece saber que eres mi locura en esta vida loca. Tu Loco

REGALO DE JUEVES

Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras. Cuida tus palabras porque se volverán actos. Cuida tus actos porque se harán costumbres. Cuida tus costumbres porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter porque formará tu destino. Y tu destino será tu vida. Mahatma Ghandi (enviado por Dadyer)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.