La tecla del duende

Joven

Desde el buzón de Isabel del Carmen Céspedes llega este decálogo de la juventud. Todos los lectores de La Tecla son apenas niños, pero por si acaso, aquí les va…

1. Elimine los números que no son esenciales. Esto incluye la edad, el peso y la altura. Deje que los médicos se preocupen de eso.

2. Conserve solo los amigos divertidos. Los depresivos tiran para abajo (recuerde esto si es uno de estos depresivos).

3. Aprenda siempre. Aprenda más sobre computadoras, artes, jardinería, o lo que sea. No deje que su cerebro se vuelva perezoso. Una mente perezosa es la oficina del Alemán. Y el nombre del Alemán es… Alzheimer

4. Aprecie más las pequeñas cosas.

5. Ría muchas veces, durante mucho tiempo y muy alto. Ría hasta que le falte el aire. Y si tiene un amigo que lo hace reír, pase mucho y mucho tiempo con él.

6. Cuando las lágrimas aparecieran: aguante, sufra y supérelo. La única persona que se queda con nosotros toda la vida somos nosotros mismos. VIVA mientras esté vivo.

7. Rodéese de las cosas que ama: la familia, animales, plantas, pasatiempos, o lo que sea. Su hogar es su refugio.

8. Cuide su salud. Si es buena, manténgala. Si es inestable, mejórela. Si no consigue mejorarla, busque ayuda.

9. No haga viajes de culpa. Viaje a un centro comercial, a un sitio diferente…

10. Dígale a las personas que ama, en cada oportunidad, que las ama…

Ay, la vida

La vida es otra cosa,/ si con las mismas ganas/ te la sucedes/ sin esperar más nada.// La vida es diferente,/ si la paciencia gana/ cuando la soledad/ colma a la soledad.

La vida es otro cuento,/ si entonces de momento/ lo sacas todo/ como te ocurre dentro.// Son unos pocos días/ prestados por el tiempo,/ la suma de restar/ las cicatrices de los más tristes momentos.

La vida es una sola/ entre todas las vidas,/ una esperanza gris,/ un pestañear y un beso,// una melancolía,/ un niño de regreso./ La vida siempre así:/ qué te pudiera yo decir más de la vida.

La vida es más que menos,/ si se descubre a tiempo/ que todo lo tremendo/ y lo terrible de estos días/ son las venas del recuerdo.// La vida es cuanto pasa/ mientras planificamos/ la vida por delante,/ lo que nos pasará,/ si nos quedamos o nos vamos.

La vida es el milagro/ sinceramente amado,/ la culpa de morirse,/ las mentiras, las verdades/ que nos quedan de este lado.// La vida de imprevista,/ sencilla y complicada,/ absurda y egoísta,/ amorosa e inteligente,/ extraordinaria y desalmada.

La vida es suficiente,/ si entonces no se acaba/ cuando se halló el final/ donde se encuentra el pasado con la nada. (Santiago Feliú)

Graffiti

Chiquigante: Ya conocemos el amor, ahora es imposible vivir sin él. Tu nené

Carlos: Si alguien te dice que te quiere, contéstale: Es poco, sé de alguien que me ama. T.S.Y

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Proceso electoral cubano.