La tecla del duende

La Trompeta

Un ocurrente cienfueguero nos envía Una bocanada de humor. Así se titula el volumen, compilación de Agenor Martí, de donde tomó las siguientes líneas. Soplen ustedes esta columna y díganme después cómo suena...

Dicen que la trompeta es de la familia de los metales, cosa que dudo, pues, que yo sepa, nunca se ha encontrado un yacimiento de trompetas. También me han dicho que es un instrumento de viento, pero si fuera así se llamaría «trompemómetro» y se utilizaría en el Instituto de Meteorología.

Lo cierto es que la trompeta es hermana de la corneta y sobrina de la bocina —las malas lenguas cuentan que tuvo amores con el claxon—, pero se ha desarrollado más que sus parientes, debido, entre otras cosas, a esos tres tubitos que le nacen en el centro de su cuerpo, los cuales bautizaron con el nombre de pistones.

Se afirma que al subir y bajar esos pistones, la trompeta puede cambiar de voz, desde el grave hasta el agudo. Aclaro que este mecanismo no funciona en los humanos. Ya probé en ponerle tres pistones a mi sobrino y lo que hizo fue gritar aún más de lo acostumbrado en él.

El invento de la trompeta se remonta a varios siglos atrás cuando se le nombraba «clarín» y se utilizaba para llamar a las caballerías a formación, al combate, etcétera.

La fabricación de la trompeta de nuestros días es absurda totalmente. Tiene una campana sin ser locomotora, tres muelles en los pistones sin ser puerto, tres bombas —grande, mediana y chica—, las cuales están de más porque la trompeta no funciona con agua y, por tanto, no es necesario bombearla. Y, como si esto fuera poco, tiene una boquilla por gusto, pues al ejecutante no se le permite fumar cuando está tocando.

En la orquesta algunos instrumentos miran a la trompeta con mala cara, debido a lo escandalosa que es a veces. Sin embargo, cuando ella se pone para las cosas, emite un sonido dulce y melodioso, que entonces despierta la envidia de otros. Pero es defendida y apoyada en todos los casos por ese otro pariente, tan cercano y muy amigo de ella, que es el trombón. (Pedro González Bernal, «Pelly»)

Grafiti

Pipo: Eres el amanecer de todas mis primaveras. Gracias por tu cariño. Angélica

Cusa: Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal; es muy difícil que dos que ya no se aman, riñan de verdad... Darien

Mi Bayamesa: Es tan grande mi amor, y tan corta la vida, que temo cuando me muera no haberte amado tanto como te amo. Tu Quedísimo

Semilla

Si quieres ser sabio, aprende a interrogar razonablemente, a escuchar con atención, a responder serenamente y a callar cuando no tengas nada que decir. Johann K. Lavater

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica