Las gracias las da Cuba

Foto: Juvenal Balán En el sexto aniversario de su regreso al seno de su familia y a su Patria tenemos la certeza de que Elián es un niño que crece. No porque sea ahora más grande o fornido, sino porque nos mostró a todos la talla que va alcanzando su noble e impetuoso corazón

Autor:

Juventud Rebelde

HACE un año, en el quinto aniversario de su regreso al seno de su familia y de su Patria, Elián dio las gracias a todos los cubanos. «Querido Fidel. Querido pueblo: Hoy es un día muy importante para mí, todavía me acuerdo de aquel día hace cinco años, cuando me regresaron a mi padre. Primero pasé por un auto y me explicaron qué era lo que sucedía, y desde un aeropuerto me trasladaron hacia donde estaba mi papá. Cuando lo vi me puse muy contento, pude abrazarlo y hablar con él, pude ver a mi hermanito y jugar. Ese fue el día más feliz de mi vida».

En aquella oportunidad el pequeño tampoco olvidó a quienes en todo el mundo y en Estados Unidos hicieron posible el disfrute de su dicha.

«También quiero agradecer el apoyo que brindó a nuestra causa el pueblo norteamericano, que contribuyó grandemente con mi regreso. Por eso, quiero darles las gracias a todos los que hicieron realidad mis sueños de ser un niño libre, de poder estudiar en mi escuela y ser un buen pionero».

Pero si algo lindo descubrimos aquel día en la Tribuna Antiimperialista José Martí, fue a un pequeño tierno y sensible, cariñoso y solidario, que comienza a sentir como suya la tristeza de otros niños.

«Algo parecido a lo que me ocurrió a mí, le sucede hoy a Ivette, una niña de seis años, que no ha podido estar junto a su padre, solo porque él fue a evitar muertes, lo encarcelaron junto a cuatro compañeros suyos. Ellos cinco son héroes de nuestra historia. Y yo, en nombre de todo el pueblo cubano, quisiera pedirle al pueblo norteamericano que al igual que hizo para que yo pudiera regresar con mi familia, luche para que regresen nuestros Cinco Héroes, e Ivette pueda disfrutar del cariño de su padre».

Ese día acariciamos la certeza de que Elián es un niño que crece. No porque sea ahora más grande o fornido, sino porque nos mostró a todos la talla que va alcanzando su noble e impetuoso corazón.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.