Cuba: Considera Fidel Castro que América Latina está en época de revoluciones

El líder cubano subrayó que pese a ello aún la humanidad está lejos de poder alcanzar los objetivos por los que lucharon tantos líderes ilustres

Autor:

Hoy hemos estado hablando de revoluciones: la de Bolívar, la de Martí, la de Juárez, la Bolivariana, la de Bolivia..., pero lejos está aún la humanidad de poder alcanzar los objetivos por los que tantas personas ilustres lucharon. ¿Cuánto no hizo Bolívar hace ya casi 200 años? Y ahora es que a duras penas el hemisferio ha logrado un poco de autodeterminación, aseguró el Comandante en Jefe Fidel Castro en el acto de inauguración en la oriental provincia de Holguín del mayor emplazamiento de grupos electrógenos del país.

«Es demasiado horrible. Y seguirá siendo horrible mientras no se hayan reducido los problemas de la humanidad a la mitad. Y cuando esto se logre aún existirá algo que podamos mejorar».

El líder de la Revolución cubana reiteró una vez más que aunque es alarmante la tragedia que reina en el mundo, el socialismo ha demostrado que puede revertir esa situación.

Recordó que hace unos tres o cuatro años 35 000 profesionales cubanos visitaron cada uno de los núcleos familiares de esta Isla para investigar cuántos discapacitados había y qué ayuda, qué asistencia necesitaban.

«Sería imposible conocer todos los casos, diagnosticarlos indagar en las causas, si no vamos a todos los hogares, algo que es imposible en el capitalismo. Solo de ese modo se logra que niños con retraso mental, por ejemplo, se incorporen a la enseñanza especial y se integren a la sociedad», dijo Fidel.

«Sin embargo, en otros países, si las familias no tienen recursos no pueden hacer nada, pues no pueden pagar las escuelas privadas, o sus hijos no tienen acceso siquiera a escuelas públicas ineficientes. Esa es la verdad, no se trata de dogmatismo ni de una manía política, sino de tristes realidades, que son muy visibles y nadie puede negar.

«He vivido unos cuantos años, lo que me ha permitido ver con mis propios ojos estas tragedias. Somos seres humanos, que hacemos cosas buenas y malas, pero ¿por qué tenemos que aguantar tanta miseria? Así son de despiadadas las sociedades capitalistas, esas que envenenan todos los días a la gente con la publicidad.

«Hace unos días hablaba con los estudiantes de Córdoba, Argentina, esa tierra donde se produjo la primera gran reforma de la enseñanza, y les explicaba que la gente se había habituado a pagar el doble por productos que no lo valen, y que se encarecen porque se han invertido fabulosas sumas en publicidad. Un millón de millones solo por olores artificiales. Con ese millón de millones de dólares, ¿cuántos medicamentos no se podrían adquirir?

«No puede haber salud sin medicina. No puede haber salud si, de manera precipitada y con mucha publicidad, se pone en el mercado un producto por el simple hecho de vender, y que después hay que sacar y sustituir porque sus consecuencias son terribles.

«Ya lo dije en la reunión del MERCOSUR y lo reitero: Ese es uno de los crímenes más monstruosos que comete el capitalismo. Por eso es un sistema anacrónico, poco humano y no podrá sobrevivir».

Fidel explicó que para transformar esta terrible realidad es que en Holguín, por ejemplo, hay 1 666 jóvenes estudiantes de Medicina, procedentes de Bolivia, y trabajadores sociales venezolanos en formación, para quienes este es uno de los problemas que tendrán que resolver, como mismo hacen los nuestros.

Dijo que en Cuba los trabajadores sociales no solo van donde se está despilfarrando la energía, sino que también llevan las medicinas necesarias a los lugares más remotos aunque solo 60 personas padezcan una determinada enfermedad.

«Tanta importancia se le concede a lo que hacen que se ha convertido en una profesión universitaria de cinco años, afirmó. Sin embargo, en los países capitalistas lo más seguro es que ese medicamento para 60 personas no se produzca porque no tiene mercado. Pero eso no es obra de la casualidad, ni se logra de un día para otro. Venimos preocupándonos y ocupándonos de la salud de nuestro pueblo desde el mismo triunfo de la Revolución.

«Nuestro país tiene 28 000 trabajadores sociales y superaremos esa cifra, porque necesitamos un ejército que se enfrente a los problemas que cada días aparecen».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.