Mejoran abastecimiento de agua en Camagüey

Cuantiosas inversiones permiten a Camagüey hacer frente a las persistentes sequías. Disminuye la dependencia de pipas o de especuladores para abastecerse de agua

Autor:

Juventud Rebelde

Fotos: Archivo del INRH en Camagüey

En más de cien comunidades del territorio todavía el agua es suministrada mediante carros_pipa CAMAGÜEY.— De un extremo a otro del país los acumulados de lluvia mostraban que se enfrentaba la peor sequía de la historia en los últimos cien años.

El 2004 puso luz roja, y con esta una permanente tensión a grandes y pequeños consumidores, porque el comportamiento de las lluvias anuales lo definían como el período más sediento para el oriente y centro del país.

Camagüey no escapaba a la intensa escasez de agua que sufrían los embalses de todo el territorio nacional. Aquí el período seco parecía no tener final; su durabilidad la desencadenaba en sequía sin precedente, al punto que los expertos la definían como extrema.

¿Cómo encararla? ¿Qué camino seguir en materia de ahorro y eficiencia en el uso de este recurso? Las respuestas debían tomar en cuenta la opinión de los especialistas, quienes aseguraban que fenómenos como estos serían cada vez más frecuentes en el futuro, asociados al cambio climático. Los resultados de las medidas que se adoptaran debían ser duraderos y eficientes.

Varias instalaciones de este tipo fueron construidas en poco más de 30 meses. En la imagen, una estación de bombeo para una capacidad de 550 litros por segundo (dos de reserva). La colosal obra se inauguró a comienzos de 2006 En algo más de 30 meses se materializaron en la provincia nuevas acciones constructivas en el sector hídrico, encaminadas a amortiguar lo que se le venía encima y para un mejor manejo del agua.

Según Irvin de la Victoria Gómez, subdelegado del INRH: las inversiones se enfrentaron. «Entre los méritos están haber ejecutado las inversiones para enfrentar la sequía en tiempo récord, se disminuyó por grandes y pequeños consumidores en más de 60 litros por segundo, como resultado de la sistematicidad de las inspecciones estatales, y se construyeron numerosas obras hidráulicas.

Camagüey cuenta con la mayor infraestructura en el país, 52 presas y 176 micropresas.

«Es significativa la calidad en el funcionamiento de las plantas potabilizadoras, que a pesar de haber extraído cuando los niveles estaban por debajo de lo establecido, en los momentos de mayor recrudecimiento de la sequía, mantuvo los valores de potabilidad del agua por encima del 95 por ciento.

«La provincia avanzó además en el tratamiento de los residuales, pues treinta de las 31 lagunas de oxidación que tenemos fueron declaradas eficientes. Y por último se suman a este resultado las medidas para amortiguar el impacto de la sequía, como la perforación de cerca de 5 000 pozos en tan corto tiempo».

AGUA VS. SEQUÍA

Las presas de Camagüey muestran recuperación, pero aún los volúmenes almacenados no permiten bajar la guardia. En una de las zonas más elevadas de la ciudad de Camagüey, en las calles de Padre Valencia, San Ramón y las aledañas a la céntrica Plaza de los Trabajadores, el panorama que una vez fue desesperante para los lugareños, aliviado por pipas, mangueras, aguateros y gente cargando cubos llenos de agua, ya no es el mismo.

Así lo comenta la vecina Olga Pérez, de la calle Padre Valencia no. 9: «Imagínate si la situación fue difícil que tuve que solicitar, bajo requisitos, como si fueras a sacar un cheque en el banco, una pipa que estaba destinada a prestar servicio a los discapacitados de la ciudad. Fueron casi dos años de total sufrimiento; la tanqueta de agua llegó a costar hasta tres pesos y suerte para aquel que la encontrara».

Lo vivido por Olga hoy es historia, no solo por las lluvias, sino porque muchas fueron las obras acometidas por el INRH en este territorio para que nunca más se volvieran a experimentar momentos como aquellos.

Así lo considera el ingeniero Rafael Vázquez Méndez, subdelegado de Inversiones de Recursos Hidráulicos en Camagüey: «Previendo desde finales de 2003 lo que ya estaba ocurriendo en nuestros embalses se decidió ejecutar un grupo de obras hidráulicas, que refuerzan el abasto de agua a la ciudad cabecera y permitirían contar con mayor disponibilidad en toda la provincia durante futuros períodos de escasas lluvias. A la ciudad ahora tributan cinco embalses con las nuevas inversiones, cuando anteriormente solo lo hacían tres.

Unión de la conductora Máximo con la conductora Cubano-Búlgara. La tubería de polipropileno estirado de alta densidad, de 800 mm de diámetro, empata en las inmediaciones de Las Clavellinas con otra tubería de acero de 1 200 mm. «Para lograr esta confiabilidad se realizaron varias inversiones, como la vinculación de la presa Máximo con la conductora Cubano-Búlgara, valorada por sí sola en más de 15 millones de pesos.

«Sobrepasa los 35 millones de pesos, porque ya se encuentran en fase de culminación la conductora y la estación de bombeo que llevarán el agua desde los pozos de La California hasta el municipio de Nuevitas; y la conductora desde los pozos de San Antonio, que abastecerá a los municipios de Florida y Céspedes, liberando la Presa Caonao para abastecer a la capital provincial».

AMENAZA LATENTE

Las lluvias han bendecido al país en los últimos meses. El llenado de los embalses, superior al 80 por ciento, así lo demuestra.

Sin embargo, aunque Camagüey ha tenido una recuperación en los niveles de agua embalsada, no puede bajar la guardia, porque su porcentaje de llenado es el más bajo del país.

Según el delegado del INRH en este territorio, Alexander Argilago Moreira, los índices de llenado ubican a la región en mejores condiciones que en igual etapa anterior.

En este sentido, valoró el dirigente que si bien las principales ciudades del territorio poseen una cobertura importante de agua, los volúmenes de llenado alertan que hay que regular el recurso óptimamente, porque aún el agua es repartida por pipas en más de cien comunidades y asentamientos de todo el territorio.

Obras hidráulicas construidas desde finales de 2003

Estación de Bombeo Atalaya. Estación de Bombeo Tínima. Rehabilitación de la Conductora Caonao–Pontezuela. Camino de explotación Caonao-Pontezuela. Camino de explotación Pontezuela-Camagüey. Conductora Presa Tínima a Conductora Pontezuela. Canal Conector Atalaya-Hidrorregulador-Las Flores. Vinculación Presa Máximo con Conductora Cubano-Búlgara, que incluye la Estación de Bombeo Presa Máximo y la Conductora Máximo que enlaza con la proveniente de la Cubano-Búlgara. Estación de Bombeo La California con conductora hasta el municipio de Nuevitas (en fase de prueba). Se ejecutan los pozos y caminos de acceso a San Antonio para garantizar el abasto con agua subterránea a los territorios de Florida y Carlos Manuel de Céspedes (obra valorada en más de 11 millones de pesos).

Curiosidades

A mitad del siglo XIX se detiene la fabricación de tinajones, por la gran acumulación de estos en patios principeños. Llegaron a sumar 16 483 en 1900. Dicha tradición quedó sellada en uno de los gentilicios más populares con que se conoce a Camagüey: «La Tierra de los Tinajones».

La primera presa construida en 1913 era de horcones de madera, tabla y tierra, y su motor consistía en una caldera de vapor que funcionaba con carbón, piedra y leña.

Para aquel entonces entrar a trabajar a esta dependencia estatal era todo un acontecimiento social, pues el elegido tenía que estar bien recomendado, haber cumplido los 21 años y simpatizar con el gobierno de turno.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.