Avanzan preparativos para el Congreso pioneril

Sobre cómo se prepara la organización pioneril para el evento, ofrece detalles a JR su vicepresidenta nacional Keila Estévez

Autor:

Dora Pérez Sáez

Fotos: Roberto Morejón

Aquel que alguna vez haya tenido que preparar unos quince, una boda o hasta un sencillo cumpleaños, sabe que el ajetreo no es nada fácil, especialmente los últimos días antes de la fecha. Mucho trabajo se requiere para que todo salga bien, por eso la familia entera está pendiente del más mínimo detalle, y hasta los buenos amigos se acercan a preguntar en qué pueden echar una mano.

Es eso lo que ahora sucede en la Organización de Pioneros José Martí, donde sus funcionarios andan en un constante «corre-corre», dando los toques finales a la gran fiesta de conciencia y alegría que tendrán los pioneros cubanos los días 7 y 8 de octubre.

«Estamos en una fase intensiva. Y creo que podemos dividirla es tres líneas: las escuelas, los delegados y la organización del evento como tal», explicó en diálogo con este diario Keila Estévez, vicepresidenta de la OPJM.

Keila Estévez «A nivel de colectivo, hay todo un movimiento que implica evaluar nuevamente los planteamientos que hicieron los pioneros en las aulas. Se trata, desde la propia estructura adulta nuestra (los guías que atienden a los niños en las escuelas) de analizar, revisar y discutir con los factores de la comunidad y con los organismos, la respuesta a esos planteamientos. Y por supuesto, evaluarlos nuevamente con los estudiantes.

«También existe un movimiento para declarar las escuelas Colectivo cuarto congreso pioneril, en las próximas semanas y antes del congreso. Para ello deben cumplir varios requisitos, como tener el claustro completo, una buena asistencia de los pioneros a clases, el desarrollo de la emulación, el uso correcto del uniforme, entre otros.

«El Ministerio de Educación declaró durante los meses del verano el movimiento Centro listo para iniciar el curso escolar. Nosotros hemos dicho que el principal requisito de un Colectivo cuarto congreso es que haya sido declarado listo por el MINED.

—También habrá un reconocimiento por parte de los CDR...

—Así es. A nivel de comités, vamos a declarar la Casa del delegado, con una actividad en su cuadra. El 21 de septiembre, pegaremos en las 900 casas de los pioneros una pegatina que dirá: «Aquí vive un delegado». Ese suceso se convertirá en una gran fiesta de los vecinos de esa calle con ese pionero. Eso lo queremos hacer coincidir con nuestra guardia pioneril, como un homenaje a los cederistas en su aniversario 46. La sede principal será en Artemisa, en La Habana.

—¿Qué están haciendo ahora los delegados?

—Un grupo importante fueron electos de grados terminales: de sexto y noveno grado. Nosotros hemos mantenido un sistema de preparación con ellos, para que adquieran nuevos conocimientos y afiancen otros. Han visitado muchos lugares históricos y de importancia social, y han intercambiado con personalidades. en esto se han concentrado durante los dos últimos meses.

«Este mes de septiembre, en cada territorio, los organismos, bajo la dirección del Partido, se han estado reuniendo con los pioneros. Nosotros hemos explicado que los delegados deben dominar todos los contenidos de las asignaturas de su grado, saber conversar sobre la historia de su municipio, sobre todo la de su localidad y también tener dominio de lo cultural y lo social a partir de la integración con todos los programas de la Revolución en cada rincón del país».

—¿Cómo tienen concebido el Congreso?

—Va a ser un congreso apretado en tiempo en el sentido de que todos los participantes van a estar constantemente en actividades, sin descanso alguno. Vamos a aprovechar mucho la discusión de las comisiones, a partir de lo que ya habíamos evaluado en los destacamentos y en los municipios. Las actividades colaterales están dirigidas a la conmemoración de fechas históricas. El día 6 es el aniversario 30 del crimen de Barbados, y el 8 de octubre es un día que la Organización, desde hace mucho tiempo, se lo ha dedicado a Ernesto Che Guevara.

«A partir del 7 de octubre comenzará el trabajo en las comisiones. Ese día inauguraremos una exposición dedicada a la obra de Fidel con los niños, y tendremos un encuentro con los familiares de los Cinco, para conocer acerca de la infancia de estos héroes cubanos. Incluso vamos a presentar una edición especial de la revista Zunzún, dedicada a nuestros compatriotas. Y no podía faltar una gala cultural en el Gran Teatro de La Habana, en esta ocasión con la presentación de Lizt Alfonso».

—¿Cómo se dividió el trabajo de las comisiones?

—Son cinco comisiones. La primera analizará todo lo relacionado con la enseñanza primaria, que incluye la calidad de la educación, quiénes son nuestros maestros, cómo se completan las aulas, qué aporte ha brindado que un profesor atienda solamente a 20 pioneros, qué significa para un niño de primaria tener un televisor, un video, una computadora... y por supuesto, el funcionamiento de la organización en esa enseñanza.

«La segunda comisión es la de Enseñanza Secundaria, y trabajará sobre esa misma base: el aporte de las aulas para 15 alumnos, la llegada del PGI, la merienda escolar.

«Una tercera, que es la de formación vocacional, discutirá la principal vocación que debe tener un pionero, que es la de revolucionario, y desde esta posición, qué actividades podemos hacer en función de la orientación profesional, el uso de las instalaciones pioneriles...

«La cuarta comisión está dedicada a la cultura, el deporte y la recreación, y cómo influyen en la formación de valores; y una quinta, que es muy especial para nosotros, porque versará acerca del funcionamiento de la estructura adulta de la organización».

—¿Cuáles de los problemas planteados por los pioneros se han resuelto o están próximos a hacerlo?

—Aunque fue un congreso muy crítico, en esencia, en los debates de cada una de las asambleas de los diferentes niveles, se hicieron sugerencias de cómo mejorar cada una de las acciones que se desarrollan en las escuelas.

«Hemos efectuado un proceso de discusión de estos planteamientos con los organismos. Está, por ejemplo, el tema de los instructores de arte. El criterio va encaminado al anhelo de los pioneros de que en sus escuelas haya profesionales de este tipo. Pero vamos por dos graduaciones de instructores de arte, y aunque no hemos podido llegar a todas las escuelas, hacia allá nos dirigimos.

«Hubo criterios sobre las construcciones de las escuelas, la reparación, y también acerca de cómo hacer una mejor vida dentro de la propia escuela desde el punto de vista recreativo, incluso fuera del horario de clases.

A todos los problemas que llevan respuestas locales e inmediatas, se les ha ido dando prioridad. nuestros pioneros han analizado criticamente, no solo la actuación de quienes tenemos, que atenderlos y de sus maestros sino la de ellos mismos: cómo estudian, cómo pueden aprovechar mejor los recursos que hay en la escuela, que a veces no utilizan óptimamente.

«Lo esencial es cómo el país ha creado un espacio respetado desde 1991, año del primer congreso, para escuchar a los pioneros, atender sus sugerencias y a partir de ahí mejorar métodos de trabajo, sobre todo a nivel de escuela».

—Sé que un tema muy abordado por los pioneros fue el del movimiento de pioneros exploradores.

—Los pioneros exploradores ocupan un lugar importante dentro de los movimientos de la Organización. Es de los que más agradecen ellos, porque los hace relacionarse con la naturaleza y les enseña mucho para la vida. En ese sentido, un tema muy reclamado fue el estado de nuestras instalaciones, y cómo pueden visitarlas con más frecuencia.

«Hoy no contamos con lugares en todo el país para que todos puedan asistir. Y esto es un pedido que ellos hacen. A pesar de que el Movimiento ha tenido muchos resultados a nivel de las competencias, los pioneros piden mayor preparación, más actividades, mayor vinculación con la naturaleza».

—¿Cuál es la situación actual de los palacios de pioneros?

—Estamos en un momento en que incluso el propio Comandante nos ha llamado a convertir cada escuela en un palacio de pioneros. Esto no significa que llevemos los círculos de interés al plantel, sino que este sea un lugar donde el niño se sienta bien, donde se quiera recrear, porque los palacios de pioneros son espacios donde el niño cambia de actividad, aprende y al mismo tiempo se divierte.

«Aunque contamos con 227 palacios de pioneros en el país, todos los municipios no cuentan con uno. Hoy la política que tenemos es la de trabajar, de evaluar con cada territorio que no se cierre un palacio más, pero también identificar realmente cuáles están funcionando, que círculos de interés tienen, hasta dónde llegar, y no concentrarnos en círculos de interés específicos sino en una formación para la vida más general, más integral a partir de todas las transformaciones que el país viene desarrollando».

—¿Cómo definirías este congreso?

—Será un evento donde los pioneros seguirán dando su apoyo a la Revolución y a la proclama del Comandante en Jefe. Un congreso donde pasaremos revista a las transformaciones educacionales, y a cómo se ha beneficiado la educación en estos años.

«Es esencial recordar que en la clausura del Tercer congreso, aún estos programas que hoy están fortalecidos no existían o apenas comenzaban. Entonces había un televisor por cada cien pioneros y las computadoras no habían llegado todavía. Y mira hoy cuántos tenemos. En aquel momento Fidel anunciaba muchas de estas cosas. Por eso vamos a hacer un balance de lo que se ha hecho desde entonces, de la respuesta que se ha dado en estos seis años».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.