Recorren museos de Ciudad de La Habana delegados al Congreso pioneril

Los delegados al IV Congreso inundaron la ciudad con su energía. Diez museos de la capital les abrieron sus puertas en la tarde de este viernes Galería de fotos

Autor:

Yailin Orta Rivera

Ante estas piezas tal vez se imaginaron héroes llamados a la batalla Fotos: Roberto Suárez

Para muchos la expectativa crecía, porque nunca antes habían tenido la oportunidad de visitar La Habana.

Sobre los adoquines de madera y bajo la sombra de los árboles de la Plaza de Armas, aquellos pequeñines concentraron su atención en las palabras de los especialistas, que desnudaron la historia para regalarle los encantos, de su tierra.

Sin reparar en el cansancio, los delegados al IV Congreso inundaron la ciudad con su energía. Diez museos de la capital le abrieron sus puertas en la tarde de este viernes.

«Es mucha mi emoción, todo ha sido magnífico desde que llegamos. Ahora la alegría aumenta cuando visitamos el Centro Histórico de la Ciudad, la restauración le ha devuelto sus encantos» expresa Lianet García de Villa Clara.

«Es muy importante que los pioneros visitemos estos lugares porque estamos conociendo cada pedacito de nuestra historia» reconoce Alfredo Martín, delegado de la provincia de Camagüey.

Por su parte Hanny Noa Pérez, estudiante de Ciego de Ávila, añade que «le satisface mucho recorrer estos sitios porque adquiere mayores conocimientos y elementos que enriquecen su cultura».

«Es necesario que los niños visiten los museos porque es una forma sana de recreación y enriquece nuestro aprendizaje con nuevos elementos», enfatiza la pionera santiaguera Jennifer Velásquez.

El ánimo y el interés primaron en todos los presentes, que disciplinadamente admiraron los objetos únicos que atesoran estas instalaciones.

Los guías y especialistas condujeron la actividad con una organización excelente, y aunque la lluvia pretendió atentar contra el exitoso desarrollo del programa, la jornada superó las inclemencias del tiempo.

Los abrazos de amistades logradas en citas precedentes y las nuevas que se establecían, matizaron el encuentro de alegría.

El Museo del Aire, el de la Revolución, la Sala de Historia de la Seguridad del Estado, la Tribuna Antimperialista, el Museo del MININT, la Casa Natal de José Martí, el Capitolio, el Parque Morro-Cabaña, el Museo de Bellas Artes, el Palacio de los Capitanes Generales y el Centro Histórico de la ciudad, también percibieron el entusiasmo contagioso de los delegados al Congreso.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.