Fundador del Ministerio de Educación Superior recuerda su vida estudiantil

El miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Fernando Vecino Alegret, manifiesta su orgullo de haber llegado a la Revolución proveniente del movimiento estudiantil

Autor:

Juventud Rebelde

Fernando Vecino Alegret.Foto: Angelito Baldric «Me siento muy orgulloso de haber llegado a la Revolución proveniente del movimiento estudiantil», afirma Fernando Vecino Alegret, miembro del Comité Central del Partido, quien fundó y dirigió por 30 años el Ministerio de Educación Superior.

«Si la lucha en la Sierra significó mucho en mi formación como revolucionario, la Universidad también fue decisiva, porque llegué a ella en un momento de combate ideológico tremendo, de una profunda lucha de clases».

Vecino recuerda que cuando su situación se tornó muy difícil en el movimiento clandestino y lo autorizaron a salir del país, en el curso 1956-57 matriculó Ingeniería Química, en la Universidad de Alabama, en Estados Unidos.

Luego de la lucha en la Sierra asumió responsabilidades en el Ejército, en Santiago de Cuba, y matriculó Licenciatura en Economía, en la Universidad de Oriente.

«Eran tiempos muy dinámicos», rememora. Me dan entonces la tarea de aplicar la Reforma Agraria en una zona que abarcaba parte de las hoy provincias de Holguín y las Tunas. Yo era un joven inexperto, un Capitán del Ejército Rebelde de solo 21 años que no sabía nada de campo, y apareció en mí la idea de estudiar Ingeniería Agrónoma.

«Sin embargo, culminada esta misión, la vida me llevó a la Ingeniería Industrial, en la Universidad de La Habana».

—¿Qué representaba ser estudiante en aquellos tiempos?

—Era un momento de mucha riqueza espiritual. La Revolución fue en ascenso en la Universidad, dirigida por Fidel, que se encontraba con los estudiantes muy a menudo, de manera formal o informal.

—¿Recuerda algún momento especial de su vida de estudiante?

—Cuando llevé la Bandera cubana en el desfile de julio de 1961, en la Plaza de la Revolución, en ocasión de la visita a nuestro país del cosmonauta Yuri Gagarin, y cuando fui parte de nuestra delegación al Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, en Helsinki.

«También recuerdo de manera muy especial los días de Girón y la Crisis de Octubre en la Universidad de La Habana. Y cuando ocurrió el asesinato del alfabetizador Manuel Ascunce, en que marché al frente de un grupo de estudiantes a la limpia del Escambray. Eran las tareas de entonces».

Vecino atesora entre sus mayores orgullos haber sido secretario de Deportes de la FEU en la Universidad de La Habana, y presidente de su Facultad.

«Cuando terminé mi trabajo de 30 años al frente del Ministerio de Educación Superior, la FEU me entregó un carné. Lo conservaré hasta mi último aliento, porque si bien me siento muy satisfecho de haber servido a la clase obrera y al campesinado, mi mayor orgullo es haber estado en las filas universitarias.

«Ahora, en mi trabajo como subdirector de la Oficina del Programa Martiano, sigo vinculado a las universidades de América Latina, trabajando por la expansión de las ideas de Martí y de otros próceres en centros de Educación Superior.

«Estoy convencido de que la fuerza de los estudiantes y su preparación ideológica es fundamental para la lucha de los pueblos de la región».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.