Tomás Borge: Con Cuba renace mi confianza

Autor:

Hedelberto López Blanch

Tomás Borges afirma que América Latina está  más unida. Foto: Roberto Morejón «El triunfo del Frente es una victoria de los revolucionarios del mundo, una victoria de Fidel Castro». La aseveración proviene de quien ha sido uno de los forjadores de la reciente victoria electoral nicaragüense, el comandante Tomás Borge, legendario fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional, quien destaca en sus declaraciones a JR una verdad mencionada por muchos otros: Fidel ha sido el hombre más grande que ha producido la historia en los últimos cien años.

—¿Cómo evalúa los años de neoliberalismo en Nicaragua?

—Fueron una verdadera pesadilla. Ellos decían que nosotros (el Frente) habíamos sido la noche oscura, pero desde que triunfó el neoliberalismo en Nicaragua aumentó el nivel de pobreza; un millón de niños no van a la escuela; se incrementó la mortalidad infantil y muchas mujeres mueren durante o antes del parto. Esta sí ha sido una verdadera noche tenebrosa y espero que a partir del 10 de enero comiencen a encenderse los bombillos en una nueva Nicaragua.

—¿Cuál será el programa del futuro gobierno?

—Le decía al presidente electo Daniel Ortega que si se logra que el millón de niños que no van en estos momentos a la escuela, se incorporen a los estudios; si no se mueren las mujeres en el parto; si disminuye la mortalidad infantil y se incrementa el empleo, ese sería el mejor programa posible.

—¿Piensa en una unión latinoamericana?

—La victoria del Frente Sandinista, de la izquierda en el Ecuador, la de Evo en Bolivia, la de Lula en Brasil, la reafirmación de la Revolución Cubana, la profundización del proceso de Venezuela, reflejan una unidad que será creciente en América Latina para cumplir el sueño de Bolívar, de Martí y de Fidel.

—Usted, que ha dedicado toda su vida al andar revolucionario, cree que estos años han sido efectivos.

—Son los pueblos de América Latina los que tienen, en esencia, un carácter revolucionario, y los pueblos están resucitando y los que ponemos insignificantes granos de arena en esos objetivos nos sentimos contentos y satisfechos de las resurrecciones nacionales para la liberación de nuestros pueblos.

—Aún le queda algo por decir...

—Sí, estoy feliz de estar en Cuba. Cada vez que vengo, siento que renace mi confianza en el futuro y estoy verdaderamente anhelando que se recupere Fidel Castro, para alegría de todos nosotros.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.