Efectúa Ciego de Ávila su asamblea provincial previa al VII Congreso de la FEU

Los delegados de ese territorio reflexionaron, entre otros temas, sobre las limitaciones que impiden la proyección comunitaria de la Federación Estudinatil Universitaria

Autor:

Juventud Rebelde

CIEGO DE ÁVILA.— Hasta que la brigada no se involucre plenamente en las actividades a la FEU le será difícil dar el salto grande que anhela en su funcionamiento, a tono con los tiempos que viven Cuba y su educación superior.

En la asamblea provincial del estudiantado universitario en Ciego de Ávila, los más de 200 delegados reflexionaron, entre otros temas, sobre el funcionamiento interno y las limitaciones que impiden que la organización se proyecte dentro de los centros académicos y las comunidades con sedes universitarias.

Se mostraron ejemplos de problemas, con las consiguientes propuestas de soluciones, de cómo el grupo docente, donde realmente se realiza la vida universitaria, en ocasiones no es todo lo activo que pudiera, ni se involucra a la totalidad de sus miembros en las tareas de la organización.

Lázaro Magdiel Capote, del primer año del Instituto Superior Pedagógico Manuel Ascunce Domenech, señaló que hace falta una mayor iniciativa dentro de las brigadas, y no esperar a que la dirección de un centro proyecte una actividad para que los estudiantes se involucren.

«Hay que preguntarse: ¿Qué se está haciendo hoy dentro de las brigadas? ¿Cuál es su vida allí? Tenemos que dejarnos de tantos discursos y proponernos cosas en concreto. En las comunidades, donde ahora estamos todos, están los videoclub juveniles y un sinnúmero de posibilidades que nos ofrece la Batalla de Ideas. ¿A qué esperamos para usarlas?», expresó.

Por su parte, Isaura Viciedo Molina, de la sede universitaria del Ministerio de Educación, apuntó que los alumnos de la enseñanza superior ya se encuentran en todos los municipios, por lo que la FEU debe proponerse irradiar cultura y aumentar su interacción con la comunidad, y que para ello hace falta un papel más activo de la brigada.

«Propongo —dijo— crear un programa para que los estudiantes ayudemos a incrementar la cultura general integral. Hablar con la población no solo del medio ambiente, sino también de sexología, de cine, de los mensajes de las telenovelas. Tenemos que adueñarnos de las Casas de Cultura».

Daumier León Borroto, de la Universidad de Ciego de Ávila (UNICA), se refirió a que las últimas tareas dadas a los universitarios cubanos han demostrado que la FEU es una gran organizadora, pero que le falta la cultura del detalle.

«Los grupos docentes tienen que funcionar con mayor vitalidad —señaló—. No existe la misma motivación en todos los estudiantes, porque no todos han sido involucrados. Eso debemos cambiarlo, hay que lograr un sistema que permita a la célula fundamental de la organización funcionar mejor».

Hailor Parra Almeida, presidente de la Comisión organizadora del Congreso provincial, enfatizó que, ante todo, lo prioritario es lograr que la estructura actual de la FEU funcione bien, lo que no muchas veces se logra.

«Hoy identificamos con facilidad el problema, pero donde nos detenemos demasiado tiempo es en cómo vamos a resolver la dificultad», dijo.

Carlos Lage Codorniú, presidente nacional de la FEU, se refirió a que es cierto que el estudiantado debe preocuparse por activar aún más sus brigadas. Al respecto expresó: «Hay una especie de norma en que las movilizaciones y las actividades de la vida diaria se orientan desde la presidencia del instituto hacia abajo; y la realidad, y este congreso, nos están enseñando que esa pirámide hay que voltearla. La mayoría de las indicaciones y propuestas tienen que venir desde abajo».

En el plenario se debatió una de las propuestas surgida durante el trabajo de comisiones, que consiste en crear una emulación fraternal y con parámetros medibles entre los centros de la FEU y a nivel de universidades y sedes, con el propósito de incentivar el trabajo de la organización.

También se analizó el estado de los grupos de artistas aficionados.

Se reconoció que los grupos que mayor apoyo reciben son los danzarios, pero que en el último Festival en Ciego de Ávila se sintió la falta de otras manifestaciones como teatro, plástica y lectura. En ese punto se acordó rescatar el grupo de danza Anacaona, de la Facultad de Ciencias Médicas, el cual prácticamente se disolvió luego de 20 años de trabajo. En el encuentro se eligió al nuevo secretariado provincial de la FEU, junto con su presidente, Hailor Parra Almeida.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.