Encuentran majá vivo con dos cabezas

El ejemplar de Santa María rompió la armonía en un batey en la provincia cubana de Matanzas

Autor:

Juventud Rebelde

Alipio Reyes muestra su mascota. BOLONDRÓN, Pedro Betancourt, Matanzas.— El singular hallazgo de un ejemplar de majá de Santa María con dos cabezas vitales rompió la armonía en el batey Armonía, en Bolondrón, municipio de Pedro Betancourt.

Según dio a conocer a este diario el doctor Tomás Ramón Escobar Herrera, director del Parque Zoológico Nacional, se trata de un animal con un solo orificio cloacal y aparentemente un solo sistema digestivo.

«Pertenece a la especie Epicrates angulifer, conocido vulgarmente como majá de Santa María. Tiene menos de un año de nacido y evidentemente se alimenta y ha sobrevivido en la naturaleza al período mas crítico (primeras semanas de vida).

El animal tiene unos 60 centímetros de longitud. Aunque ambas cabezas funcionan de manera independiente, la derecha tiene una marcado dominio en el comportamiento del reptil. Tiene gran vitalidad y se desplaza con agilidad.

«A partir de las pocas evidencias acopiadas (morfología externa e independencia de los movimientos de la cabeza), se supone que este ejemplar puede ser el resultado de una división incompleta en una etapa muy temprana del desarrollo embrionario (fase de organogénesis).

Este tipo de fenómeno debe tener cierta frecuencia en la naturaleza, pero como son individuos con gran incoordinación motora constituyen presas fáciles y por consiguiente resultan seleccionadas tempranamente», concluye el especialista, quien acudió a Armonía para apreciar tan inusual hecho.

«¡Esta es la noticia del año en Cuba!», comenta el campesino Alipio Reyes Socorro mientras sonríe cuando provoca al reptil y este la emprende a mordidillas a sus brazos.

«Cuando lo vi en el matorral el pasado 20 de diciembre pensé que era un majá normal, de una cabeza, entonces le tiré un machetazo por el instinto que le da a uno, como una autodefensa, pero el golpe no fue fuerte y no le pasó nada.

«Después lo observo de nuevo y le digo a la gente que yo había llamado “Caballero, no está muerto nada, está respirando”.

«Lo amarré con un cordelito y cada diez minutos iba y le daba vueltas; un viaje de esos se estaba soltando y lo puse en un saquito, hasta que lo traje para la casa».

Con sus cuatro ojos y sus dos bocas, saca sus lenguas bífidas intermitentemente para rastrear el ambiente (presencia de agua, presas o temperatura). Es rápido en sus movimientos. Insólito, es el único apelativo.

«Le gusta la oscuridad y duerme en su jaula dentro de un pedazo de manguera plástica», nos dice Alipio, trabajador agrícola de la CPA Héroes del Moncada.

—¿Eres supersticioso? ¿Te asustaste?

—No, no... aunque les dije a mis amigos que si esto llega a ser un animal grande, de ninguna manera le entro; mijo, yo me enredo con la cabeza de un toro, pero esto sí que no.

—¿Lo cogiste con cuidado?

—Al principio, pero después estaba loco de contento con mi majá de dos cabezas.

—¿Todavía no tiene nombre?

—No, pero quiero ponerle un nombrecito aparente al caso.

—¿Te traerá suerte en este nuevo año?

—Por lo menos bastante gente me ha traído a la casa. Aquí no paran de venir a ver al majá, hasta de lugares lejísimos como la Ciénaga de Zapata.

—¿Cómo se alimenta?

—Con ranitas y yema de huevo. Lo he visto tomando agua con una cabeza y se ha alimentado con las dos.

«No lo pienso soltar; es nuestra mascota —sentencia el hombre y acaricia a su majá con cariño—. Al principio era agresivo y ahora está mansito, se deja tocar sin problema hasta por los chiquillos».

Curiosamente, en noviembre de 2005 JR también publicó información relacionada con otro animal de dos cabezas: una pequeña jicotea capturada en la ribera del río Almendares, en la capital.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.