Informan sobre nuevos proyectos de UNICEF en Cuba

El nuevo representante de la UNICEF en Cuba, José Juan Ortiz, dio a conocer sobre los nuevos proyectos que su organización desarrollará de conjunto con el gobierno cubano

Autor:

Margarita Barrios

Trabajar en países diferentes, con culturas diversas, le ha permitido a José Juan Ortiz aprender más de la vida. Su profesión de antropólogo le ha ayudado a comprender el comportamiento humano, aunque se ha dado cuenta de que todas las personas, independientemente de su país de origen, tienen las mismas motivaciones, quieren ser felices y lo buscan con la familia, en un entorno saludable.

De Cuba, precisamente, lo que más le gusta son los cubanos. Desde hace años sentía grandes deseos de trabajar aquí, «porque este es un país que internacionalmente recibe más ataques que defensas».

Ahora, al frente de la Oficina del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en la Isla, se siente optimista para comenzar a desarrollar su labor, porque «la ventaja de estar aquí es que la prioridad gubernamental sobre la infancia es muy clara. Podemos discutir con las autoridades de matices, pero tenemos muy definidos cuáles son los objetivos. Como decimos en España, Cuba es un país muy fácil para trabajar».

De larga trayectoria en Naciones Unidas, José Juan empezó en labores de cooperación en campamentos de refugiados en la India y Nepal, a finales de los 70. «Desde 1984 hasta 1993 trabajé en el Comité Internacional de la Cruz Roja en conflictos bélicos, y a partir de entonces en UNICEF, en España, en Kosovo... La última misión fue en la Oficina Regional para América Latina y el Caribe, con sede en Panamá, donde atendía proyectos para los pueblos indígenas y afrodescendientes».

UN REINCIDENTE EN PEDAGOGÍA

Entusiasta con los temas de educación para niños y jóvenes, José Juan ha participado en casi todos los Encuentros Internacionales de Pedagogía que se desarrollan en Cuba cada dos años. Ahora espera con gran expectativa la cita de este año, que comenzará el próximo lunes 29.

—UNICEF es coauspiciador de ese Congreso desde su creación. ¿Qué interés despierta en su organización este evento?

—UNICEF considera a Pedagogía la principal reunión de profesores a nivel mundial. No hay otra que congregue a más de 5 000 especialistas, y cada año la participación es mayor.

«Nuestro deber, entendiendo la educación como uno de los principales derechos de la infancia, es colaborar con el gobierno en su realización, y ha sido así siempre».

El nuevo director de UNICEF continuará el trabajo que históricamente ha desarrollado ese organismo en nuestro país, el cual tiene entre sus prioridades el apoyo a programas relacionados con la adolescencia.

«Es indudable la calidad de la protección y el trabajo con la infancia que ha hecho históricamente Cuba, desde el principio de la Revolución. En los indicadores de educación y salud que publica cada año UNICEF, ustedes son equiparables e incluso mejores que algunos países muy desarrollados.

«En esos niveles no hay nada que tengamos que hacer. Aquí no vamos a estar como en otros países, trabajando, por ejemplo, por la incorporación de las niñas a la escuela en igualdad con los niños; eso ustedes lo consiguieron hace muchos años.

«En todo caso nuestra misión es apoyar a las autoridades para mejorar la calidad de los derechos, de la educación a nivel preescolar, enseñanza media y sobre todo en lo referido a los adolescentes, que es donde tenemos el gran reto en todo el mundo».

—¿Por qué se inclinan ahora por incentivar el trabajo con los adolescentes?

—Tradicionalmente UNICEF no había trabajado mucho con la adolescencia. Sin embargo, la participación de este grupo en la vida política, económica, cultural, es vital. Ellos son los artífices de los futuros ciudadanos plenos de derechos, por tanto, también hay que empezar a educarles política y socialmente con más atención que hasta ahora. Si no, llegan a los 18 años y de repente son ciudadanos, pero no hemos trabajado con ellos antes.

«El reto que tienen los adolescentes en el siglo XXI, comparado con generaciones anteriores, es mayor. La información que tienen, los cambios sociales, las relaciones humanas, van mucho mas rápido que en otras épocas.

«Por eso, desde hace seis años UNICEF considera que uno de los retos, con el apoyo de los gobiernos, es trabajar prioritariamente la adolescencia, sobre todo en los países donde ya hay estándares básicos de derechos de la infancia.

«La adolescencia es el período de la vida humana más conflictivo, por el propio desarrollo psicológico de la persona. Es cuando se define el sexo, y surge el riesgo del manejo inadecuado de las relaciones sexuales. Por tanto, ese tema es prioritario, más si vemos la pandemia del sida, que es universal, y que ellos son la población de mayor riesgo».

—¿En qué otros programas trabaja UNICEF en Cuba?

—No vamos a abandonar nuestro trabajo con niños de cero a seis años, ni de seis a 12. Dentro de cada uno de estos programas hay proyectos específicos, como el Para la vida y el Educa a tu hijo.

%2

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.