Desarrollan bacteria contra el Aedes aegypti

En Camagüey, un grupo de científicos asegura que la bacteria mataría a las larvas del Aedes aegypti, impidiendo su nacimiento

Autor:

CAMAGÜEY.— Un grupo de expertos camagüeyanos inició el desarrollo de una bacteria que destruye las larvas del mosquito transmisor del dengue, el aedes aegypti, en su primera y tercera fase de gestación.

El doctor Raúl de Armas Fernández, director de la Unidad Provincial de Lucha Antivectorial, explicó que con este método el insecto nunca llega a nacer, pues el microorganismo le provoca una reacción en el tubo digestivo al ser ingerido por las larvas, ocasionando su muerte.

El bacilo, cuya denominación científica es Thuringiensis israelensis -SH-14, no afecta al hombre y se obtiene por un proceso de fermentación. Su uso contra el Aedes es al depositarlo en los recipientes o sitios con agua, donde vive el mosquito en sus primeras etapas de vida.

De Armas especificó que la línea de producción de la bacteria surgió a partir de innovaciones realizadas por el ya desaparecido licenciado Ángel Vásquez Flores, iniciador del proyecto en los años ochenta del pasado siglo.

Desde aquella fecha el bacilo se obtiene por técnicas artesanales, cumpliendo con las normas medioambientales y gracias a la inventiva del grupo de técnicos y trabajadores, por lo que se trabaja en el mejoramiento del flujo tecnológico de la planta, única de su tipo en Cuba en el sector de la salud.

La efectividad de esta bacteria se ha comprobado en las pruebas realizadas a nivel de laboratorio y de terreno en áreas comprometidas con focos del Aedes en espejos de agua medianos y pequeños (cisternas, zanjas, fosas y tanques).

El bacilo Thuringiensis fue descubierto en 1911 en la provincia alemana de Turingia, y entre sus bondades se encuentra su carácter biodegradable, pues desaparece en siete días sin contaminar el ambiente.

Su uso comercial como insecticida y controlador biológico se inició en Francia en 1938 y luego en los Estados Unidos, hasta que en la década de 1960 se sustituyó por otros más eficaces, cuando se descubrieron cepas que podían atacar diversos tipos de insectos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.