Reconstruyen terreno de pelota gracias a donación de canadienses

Cadienses participantes en el Festival Cultural y Deportivo Cuba-Canadá dieron a un poblado cubano los equipos y recursos necesarios, y trabajaron para poner el terreno de béisbol en condiciones de lanzar la primera pelota

Autor:

Juventud Rebelde

Foto: Franklin Reyes Hoy la población de la localidad de Calabazar, en la periferia de la capital cubana, tiene que sentirse contenta. Y es que se inaugura la primera etapa de un terreno de pelota reconstruido «en tiempo récord», gracias a la donación hecha por jóvenes estudiantes, profesores, maestros y profesionales canadienses.

Participantes en el Festival Cultural y Deportivo Cuba-Canadá, los jóvenes canadienses admiradores de nuestra Patria no solo donaron a Calabazar los recursos y equipos necesarios para terminar ese terreno —viejo reclamo colectivo— sino que trabajaron junto a los habitantes del poblado para ponerlo en condiciones de lanzar allí de nuevo la primera bola.

Un nutrido grupo de jóvenes de esa nación, codo a codo con los habitantes del poblado —en particular los miembros de la peña deportiva de La Calabaza, dirigida por Jorge Andrade Roldán (El Yoyi) y veteranos atletas como Pedro Chávez y Armando Capiró—, trabajaron arduamente durante seis días consecutivos para poder batear de nuevo allí, como se hizo siempre desde finales de la década de 1920.

En ese mismo espacio, pero con el plato donde hoy está el jardín derecho, jugaron peloteros de la categoría de Collazo, Triana, Alejandro Oms, Orestes Miñoso, Pedro Formental, Edmundo Amorós, y otros muchos atletas desconocidos para las nuevas generaciones.

En sus dimensiones —400 pies por el jardín central y 325 por los jardines izquierdo y derecho— es similar al estadio Latinoamericano. Ya posee una cerca perimetral de prefabricado que marcará sus límites e impedirá que entren —como ocurrió cuando inició su deterioro en la década de 1970— animales y vehículos.

«Cuenta ahora con una entrada asfaltada, dogouts para los equipos contrincantes y un back-stop, y dispondrá, donados por los canadienses, de dos gradas con capacidad para 120 personas, un infield con todas las de la ley y unos jardines en formidables condiciones para encuentros de máxima categoría», comentó Pedro Chávez.

Mayra Martínez Ávila, veterana del equipo nacional de baloncesto y directora de Deportes en funciones del municipio de Boyeros, dijo que «el nombre de un ciudadano canadiense no puede omitirse en este esfuerzo: Ken Lorenz, entrenador de béisbol del poblado de Ladner, de la ciudad de Vancouver y estudiante de la Richmond High School».

Oasis Bandera, delegado de la circunscripción 76, explicó que «Lorenz representa al colectivo de sus coterráneos que llegaron a La Habana el pasado domingo 11 de marzo, para participar en el Festival Cultural y Deportivo y trabajar con sus compañeros en nuestro terreno de pelota».

El calendario previsto ha incluido trabajo voluntario a pie de obra de los jóvenes canadienses, junto a estudiantes, trabajadores, integrantes del Consejo Popular Calabazar, antiguos peloteros de este barrio y glorias deportivas de nuestro pasatiempo nacional.

Esto se ha combinado con encuentros entre equipos de pelota de ambos países.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.