Encuentran pozo dentro del tronco de una Ceiba

Esta novedad de la madre naturaleza ha permanecido en el anonimato durante casi un siglo en el municipio de Banes, en la oriental provincia cubana de Holguín

Autor:

Foto: Juan Carlos Mulet

La existencia de un pozo dentro del tronco de una Ceiba, una novedad de la madre naturaleza que despierta el interés, ha permanecido en el anonimato durante casi un siglo en el municipio de Banes, territorio ubicado en la oriental provincia cubana de Holguín.

El majestuoso árbol se encuentra en el patio de la casita marcada con el número 12 A, hogar de Elsa Zaldívar y Ramón Benítez, en la zona conocida como Callejón de los Salvador, al norte de la ciudad de Banes.

Al decir de Elsa, este pozo de agua cristalina y de unos tres metros de profundidad jamás se ha secado y en tiempo de lluvia se desborda en incontenible torrente, y varios vecinos afirman que han bebido el líquido frío y refrescante, al cual le achacan propiedades curativas por brotar desde las profundidades del tronco.

Este reportero, con la ayuda de Ramón y Juan, pudo medir su tronco cuyo grosor está próximo a los seis metros en la parte superior de las aletonas que se prolongan abajo por raíces extendidas, cubiertas por una corteza gris.

La Ceiba, uno de los árboles más grandes de la América tropical, es considerado poseedor de poderes excepcionales.

La Ceiba, como la Palma Real, es el árbol más característico de la isla y sagrado por excelencia, que simboliza: vida, perpetuidad, grandeza, bondad, belleza, fuerza y unión.

Juan Guerrero, quien reside muy próximo al lugar donde se encuentra la Ceiba nos manifestó que todo el que vea esta curiosidad dirá que ese pozo está bendecido, porque la Ceiba es para él «lo más sagrado y lo más grande de este mundo».

Fuente de inspiración para poetas y tomados por otros para ceremonias religiosas, este árbol bombáceo americano ha sido también un constante abastecedor de nombres para los fundadores de ciudades, poblados y parajes. Ceiba Mocha, La Ceiba, Ceiba Hueca y Ceiba del Agua, son algunos nombres de asentamientos humanos de Cuba bautizados con tal patronímico.

Cumpliendo los ritos ceremoniales, le di tres vueltas a esta singular Ceiba y pedí vehementemente, para mis adentros, que jamás le falte el agua potable, cada vez más deficitaria, a nuestro hermoso Planeta Azul.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.