Llamamiento del Consejo Nacional de la CTC

Autor:

Juventud Rebelde

Trabajadores:

Los actos por el Primero de Mayo este año encuentran a nuestro pueblo en el fragor del combate contra la injusticia y la impunidad puestas en evidencia por la infame decisión de dejar en libertad a Luis Posada Carriles.

Los patriotas cubanos no podemos asumir en impasible silencio esta vergonzosa medida, que pone al desnudo el comprometimiento del gobierno de Bush y de su familia con Posada Carriles, que tan execrables servicios prestó a la CIA precisamente cuando el padre del actual mandatario norteamericano era el jefe de esa agencia.

La liberación de Posada Carriles es una afrenta al sentido de justicia y dignidad de nuestro pueblo, víctima de incontables actos de terrorismo ejecutados o planeados por este asesino. El sabotaje al avión civil cubano en Barbados, donde perdieron la vida 73 personas inocentes, la colocación de bombas en centros turísticos en nuestro país, y las conjuras para asesinar a nuestro Comandante en Jefe son solo algunos de los hechos más infames en los que ha estado involucrado este criminal ahora liberado por la total y única responsabilidad del gobierno de Estados Unidos.

Los compromisos de Bush con la anticubana mafia miamense han sido puestos en bochornosa evidencia en los sucios rejuegos legales para salvar del justo castigo que merece el autor de tan horrendos crímenes. Quienes apadrinaron a este monstruo, lo entrenaron como terrorista y le pagaron por sus sucios servicios no sólo contra el pueblo cubano, sino también como torturador y ejecutor de ciudadanos de otros países latinoamericanos, evitan que responda ante los tribunales por sus verdaderos crímenes, ya que enjuiciar a Posada sería enjuiciarse a sí mismos.

Nuestro clamor no es de venganza, sino de justicia. Llamamos a acudir los actos por el Día Internacional de los Trabajadores para exigir que sea juzgado en Venezuela, de donde escapó de una prisión cuando esperaba por el proceso judicial por el sabotaje de Barbados, o que las autoridades de Estados Unidos, en cumplimiento de sus obligaciones según los tratados internacionales que ha suscrito, lo someta a juicio por el delito de terrorismo del que el propio Posada públicamente se ha confesado autor.

En esos desfiles además haremos retumbar con fuerza nuestras voces de solidaridad, de manera que sean escuchadas por los cinco jóvenes patriotas antiterroristas cubanos presos injusta, arbitraria e ilegalmente en Estados Unidos, y cuya inmediata libertad exigimos.

Como en la época de la expansión del fascismo, el genocidio es hoy una irrefrenable práctica del gobierno norteamericano. Los últimos ejemplos son las guerras contra los pueblos de Iraq y Afganistán, y las amenazas contra Irán.

Los cubanos no estamos exentos de similares peligros. Nunca antes habíamos sido víctimas de una política tan agresiva como la que hoy practica la actual administración imperial. El plan de Bush contra Cuba, apenas arropado con la cínica mención de la palabra democracia en su título, deja al desnudo en su enunciado su carácter esclavista. Se trata de un pormenorizado proyecto que no solo hace más cruel el bloqueo, sino que sistematiza un hostigamiento tan inconfesable que ni siquiera se han atrevido a hacer público el capítulo en que enumeran sus acciones más perversas contra nuestro pueblo.

Ante tales amenazas no cabe la pasividad, sino el combate. Sobran razones para convocar a los trabajadores y a sus familias, a todos los patriotas cubanos, para acudir este Primero de Mayo a los desfiles.

Aspiramos a que la combatividad y el colorido, las banderas cubanas y las alcanzadas por los colectivos de trabajadores, los carteles que expresen nuestra voluntad de lucha, se alcen en nuestros brazos como muestras de confianza y fidelidad a la Revolución y de la alegría de un pueblo que decide por sí mismo su destino.

Acorde con los propósitos de eficiencia que nos guían en todo el esfuerzo que hacemos para impulsar nuestra economía y dejar atrás el período especial, la movilización —sin perder su tradicional combatividad y numerosa participación— estará signada por la racionalidad, con el mínimo gasto de combustible y de medios de transporte, en estos patrióticos festejos

Y antes de esta gran celebración, limpiemos, embellezcamos e higienicemos nuestros centros laborales para esperar engalanados el día internacional de los trabajadores. El colofón será una gran jornada de trabajo voluntario el domingo 29 de abril en todo el país.

Cercanos a conmemorar también los 50 años de la llegada de la Revolución que colocó a los trabajadores al frente de los destinos de la Patria, estamos convocándolos a concurrir a los actos del Primero de Mayo para subrayar la decisión de los cubanos de defender con las armas, si fuera preciso, esa Revolución que nos devolvió la dignidad como seres humanos, que nos ha asegurado vivir con decoro y tener acceso a salud y educación gratuitas y de alta calidad; para reafirmar el compromiso de ser más eficientes y productivos a fin de garantizar la base económica que sustente y consolide nuestras conquistas sociales; para confirmar la voluntad de combatir las indisciplinas, el despilfarro, la desorganización y otros males que entorpecen los nobles empeños de nuestros compatriotas.

Por tan justas ideas, por nuestros compromisos, en defensa de nuestra heroica historia y nuestro futuro, con la firme convicción unitaria que nos anima en torno al Partido, a Fidel y a Raúl en el camino de la Revolución y el socialismo, los llamamos a estar todos este Primero de Mayo, en plazas y calles, de San Antonio a Maisí.

Consejo Nacional de la CTC

21 de abril del 2007

Año 49 de la Revolución

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.