Contribuyen los jóvenes comunistas a transformar el entorno

Asamblea de Balance de la UJC del Distrito Joaquín Agüero, del municipio de Camagüey, capital de la provincia de igual nombre

Autor:

Juventud Rebelde

CAMAGÜEY.— Hace solo unos días se destacaba en este mismo diario el concepto de la palabra funcionar y sus diferentes acepciones, a propósito de su recurrencia en los debates del proceso asambleario de la UJC.

Creo que más que términos sugeridos uno detrás del otro, se retrató lo que aún le falta a la organización juvenil en muchas de sus estructuras de base, donde aún se entiende «funcionar» como reunirse, cotizar, debatir un tema en abstracto...

Entonces, ¿hay un gran tramo entre funcionar y dogmatizar la materialización de dicho significado? De eso se percataron los delegados a la asamblea de balance del distrito Joaquín de Agüero, en esta ciudad.

Los criterios allí vertidos advierten que para funcionar bien solo hay que intentarlo. Eso sí: interpretando objetivamente el entorno de cada comité de base. Ninguno tiene que parecerse al otro cuando sus realidades son muy diferentes.

¿Se funciona cuando solo se cumplen orientaciones de «arriba»? Difícilmente. Pueden estar realizando miles de tareas, pero eso no significa que la estructura de base actúe de acuerdo con sus circunstancias, valoraba el militante Enoel Carmenate.

La cuestión esencial es verificar si se parecen las discusiones de los militantes a los problemas de su radio de acción y si esas evaluaciones contribuyen a transformar el entorno.

«Se puede estar bien en todas las reuniones, pero eso no significa que estemos desempeñando nuestro papel. Faltan protagonismo, mayor intencionalidad al trabajo y proyectar acciones hacia los problemas del entorno, para obtener resultados», ilustró Enoel.

Donde esto no ocurra, donde las evaluciones del militante no reflejen sus debilidades y las actas de las reuniones son puro burocratismo; donde no se idendifican las deficiencias, incluso hasta las de los dirigentes administrativos, y los debates no enjuician los problemas por su nombre, muy poco se avanzará en protagonismo juvenil.

«Me convencí de que la UJC puede cambiar el entorno a partir de once jóvenes que hoy laboran y antes eran desvinculados del trabajo o del estudio en mi comunidad, Juruquey Bella Vista, de gran riesgo social. Ellos crecieron en la UJC, después de trabajar hombre a hombre, familia a familia. Hasta a los CDR los involucramos en esta tarea» dijo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.