Incremento del precio de acopio de leche y carne

Dos nuevas resoluciones del Ministerio de Finanzas y Precios integran programa para estimular la producción de alimentos básicos

Autor:

Juventud Rebelde

Uno de los ejemplos más ilustrativos de cuán inalcanzables se hacen los precios de los alimentos en el mercado internacional para los países en vías de desarrollo es el de la leche en polvo. Cuba, que hace 3 años requería de 100 millones de dólares para garantizar la importación de leche en polvo destinada al consumo social y normado, en la actualidad necesita 300 millones de dólares para adquirir igual cantidad de ese producto.

Además del encarecimiento de los precios, el problema se agrava por la ausencia de este alimento en el mercado internacional, lo que en no pocas ocasiones, aun contando con los recursos financieros, dificulta su adquisición.

Por esa razón cada medida que estimule el crecimiento de la cantidad y calidad de productos básicos para el consumo humano se convierte en una prioridad para la economía nacional, necesitada más que nunca de hacer un uso racional de los recursos financieros.

Durante los años del Período Especial las producciones de leche y carne se vieron muy afectadas, disminuyendo significativamente los niveles de estos importantes productos. A partir de la recuperación económica y de la necesidad apremiante de sustituir importaciones en lo posible, se ha decidido como una de las medidas dirigidas a aumentar la producción de leche y carne, incrementar el precio de acopio de la leche fresca y el ganado vacuno y bufalino.

Con este propósito dos resoluciones del Ministerio de Finanzas y Precios, las No. 152 y 153, entrarán en vigor el próximo 1ro. de julio y establecen los nuevos precios.

A partir de esas disposiciones, los precios de acopio de la leche fresca de vaca pueden llegar a alcanzar los 2.53 pesos el litro, si la misma alcanza la máxima calidad. Los del ganado vacuno pueden alcanzar, los de óptima calidad para el sacrificio, los 8.90 pesos el kilogramo. Estos incrementos son del orden de 2.5 veces con relación a las tarifas máximas anteriores.

También aumentan, de modo similar, los precios de acopio de la leche y carne bufalina.

Sin embargo, el crecimiento de estos nuevos precios de acopio no significa aumento alguno de los actuales precios minoristas normados. Esto representa para el Estado cubano un incremento significativo de los subsidios destinados a estos productos por concepto de venta a la población, o de entrega gratuita a través del consumo social.

Estas medidas, a la vez que constituyen un estímulo necesario, deben incidir en un aumento de las ventas al Estado, que unido a la sensibilidad y conciencia de los productores, se revertirá en beneficio de toda la población.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.