Tras el legado de los Maceo

Rigurosa preparación militar y elevadas cualidades políticas y morales, distinguen a la Escuela Interarmas de las FAR General José Maceo

Autor:

Juventud Rebelde

La formación de oficiales de nivel superior con una alta preparación técnica y cualidades morales, es una realidad en la «José Maceo», dice el coronel Tomás Peña. Fotos: Francisco Hechavarría

Santiago de Cuba.— Puede sentirse cabalgar el espíritu de los Maceo. Apego a la virtud, preocupación por la cultura, entrenamiento en las más sólidas convicciones... visten cada día de gala o campaña, cobran vida en rostros bisoños o experimentados, y echan a andar por el futuro.

Y es que la formación de oficiales con alta profesionalidad y preparación militar, a la par de elevadas cualidades político-morales es, desde hace 26 años, la divisa que alienta al colectivo de la Escuela Interarmas de las FAR General José Maceo, Orden Antonio Maceo.

Desde su fundación, en septiembre de 1980, este importante centro de enseñanza militar de las FAR se ha convertido en elemento imprescindible dentro del sistema de preparación de los cuadros de mando del oriente del país.

Cumplir con alta eficiencia las misiones encomendadas en cada momento: así resume el ánimo colectivo, el coronel Tomás Peña Rodríguez, subdirector docente, con 37 años en la vida militar, y quien ha sido testigo de cada transformación, casi desde los inicios.

Hoy, confiesa, la satisfacción le desborda al ver a alumnos forjados en sus aulas erguirse con éxito en un examen y luego egresar como oficiales del nivel superior, preparados para asumir las misiones que sean necesarias en las diferentes unidades de las FAR.

«Muchos de los actuales oficiales y profesores, enfatiza, fueron alumnos de esta escuela en otros tiempos». Y la frase encierra todos los matices del compromiso que se reparte y renueva.

OFICIALES DE EXCELENCIA, HOMBRES DE VIRTUD

La teoría se funde con la práctica con el empleo de modernos medios de enseñanza como los simuladores de conducción de tanques. La «José Maceo» prepara hoy a los oficiales de nivel superior procedentes de todas las provincias orientales, en especialidades como Infantería, Artillería Terrestre, Tanques, Inteligencia Militar, Político-Militar, Ingeniería y Logística, en los perfiles de mando y técnico (ingeniero).

Profesores con una alta preparación y sentido de pertenencia a su centro —entre los que se cuenta más de una decena de másteres y doctores—, y una base material de estudio en la que se mezclan materiales audiovisuales, modernos medios para la instrucción como los simuladores, entrenadores para el tiro de infantería; laboratorios de Computación, idiomas, Física y Química; polígonos acondicionados según las exigencias actuales para el combate en áreas urbanas y montañosas, garantizan una formación militar y humanística de excelencia.

«Los diferentes espacios e instalaciones de la escuela —expone el coronel Peña Rodríguez— se han acondicionado de manera que devienen aulas especializadas, de gran utilidad como complemento en la formación práctica de los cadetes».

A la par, continúa explicando, se da prioridad al trabajo científico entre los cadetes, la realización de actividades extracurriculares, la visita a lugares históricos de la ciudad de Santiago de Cuba... Así se defiende esa formación integral que exigen los tiempos a todo universitario.

Los nuevos programas de la Revolución también aportan a la formación integral de los cadetes, explica el teniente Ricardo Verdecia, al frente del trabajo de la UJC en la «José Maceo» Un sistema de actividades en el que se combina armónicamente la docencia, los entrenamientos, la formación política y las actividades recreativas, deportivas y culturales, al decir del teniente Ricardo Verdecia Pacheco, oficial a cargo del trabajo de la UJC en la escuela, sienta las bases para el fortalecimiento político-ideológico y la formación humana de los estudiantes.

El resultado es la graduación de oficiales con la preparación técnica y profundas convicciones que exigen nuestras cincuentenarias FAR.

CONTINUIDAD SIN PREOCUPACIONES

Para el cadete Ramón Oliva Vico, quien finalizó el cuarto año de la especialidad de Logística, ser alumno de la Interarmas José Maceo es ratificar el compromiso de los nuevos con la Patria, con el Comandante en Jefe Fidel Castro, en tiempos difíciles.

Procedente de una familia de campesinos, del poblado de Palmarito de Cauto, en el municipio santiaguero de Palma Soriano, Oliva Vico sostiene con orgullo que por sus resultados se ha ganado el derecho de ser ejemplo ante sus compañeros, de guiarlos...

«Formarme en un centro como este, con un alto nivel de responsabilidad con las FAR, me da la certeza de que no hay ninguna dificultad para cumplir con las misiones que se me asignen al egresar de aquí.

Espacios como los almacenes y otras instalaciones han devenido aulas especializadas en la oriental escuela de cadetes. «A pesar de que la Logística es una especialidad compleja, pues manejamos disímiles recursos, pienso cumplir con lo establecido. Para eso me he preparado».

El sentir del cadete Ramón Oliva encuentra eco en las palabras de Alis Daglis Salvent-Cabo Verde. Al decir de la joven cadete de la especialidad de Inteligencia Militar, su vida actual es el retrato de años de esfuerzo y voluntad en aras de alcanzar un amplio conocimiento de su carrera.

«Somos los ojos de la tropa y eso requiere preparación», argumenta; pero al propio tiempo aclara que no ve en ello un sacrificio extra. «De aquí salimos forjados y pertrechados para formar a otros jóvenes. De esta manera estamos asumiendo la Revolución», dice, y hay confianza y continuidad en su voz.

DE RETOS Y NUEVAS MISIONES

Aunque la dirección principal de la Escuela Interarmas José Maceo es la formación de oficiales de nivel superior, con igual entrega enfrentan desde 1993 la misión de la superación de los oficiales a través de la función académica de cursos de postgrado.

En esta vertiente, según el coronel Tomás Peña Rodríguez, ya han concluido varias ediciones con oficiales de mando y de otras especialidades militares. Elevar la preparación entre los docentes, que aumente el número de profesores especialistas de segundo nivel es el próximo reto, en aras de seguir siendo consecuentes con su divisa de lograr excelencia en la preparación de los recursos humanos de las FAR, dice, y con sus palabras vuelve otra vez a cabalgar el espíritu maceísta.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.