«Queremos algo parecido a lo que Cuba ha construido»

La joven norteamericana Maya Acevedo vino a Cuba cargada de optimismo, segura de que en este país puede encontrar una forma de vida distinta a la que se vive en Estados Unidos

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

Fue su padre quien impregnó en ella esos sentimientos de solidaridad que hacen que hoy forme parte, por segunda vez, de la Brigada Venceremos.

Maya Acevedo. Foto: Roberto Morejón La joven norteamericana Maya Acevedo viene a Cuba cargada de optimismo, segura de que en este país puede encontrar una forma de vida distinta a la que se vive en Estados Unidos.

«Desde mi primer viaje me di cuenta de que otra forma de vida en verdad es posible. Que hay gente, como ustedes los cubanos, que la está viviendo cada día y hay formas de gobierno que pueden funcionar de una manera muy diferente a como funciona el mío».

En abierto diálogo con JR, Maya cuenta que su familia siempre le inculcó que los medios de comunicación y el gobierno norteamericano tergiversan la verdad sobre Cuba. «Ante todo, quería visitar este país y verlo por mí misma, porque oyes un montón de cosas en los medios. Quería verlo con mis propios ojos y sentía la necesidad de formarme una impresión por mí misma».

«Siempre pensé que no podía de ninguna manera ser cierto todo aquello que te dicen, porque este sistema que tanto critican y casi va a cumplir 50 años, cada día alcanza nuevos logros», aseveró.

Cuando uno interactúa con el 38 Contingente de la Brigada Venceremos, se da cuenta de que en esta ocasión la mayoría de sus integrantes son jóvenes. Lo mismo sucede con los integrantes de la Caravana Pastores por la Paz y la Brigada puertorriqueña Juan Rius Rivera. Los tres grupos se han dado cita una vez más en La Habana por estos días, para repartir y recibir una abultada carga de amistad y solidaridad.

Allá quedaron muchos jóvenes con ganas de conocer la Isla, su gente, su cultura, apunta Maya. «Es difícil para muchos venir, porque la mayoría de los universitarios trabaja en el verano. Pero no obstante, nos dan materiales para donar aquí en Cuba, ayuda económica y cualquier tipo de cosa que pueda servirnos».

Para unir fuerzas estos jóvenes no hacen publicidad en los medios de comunicación, porque la «libertad de prensa» que impera en su país no se lo permite, pero siempre hay gente nueva que se interesa no solo en ayudarlos económicamente, sino que quiere venir a ver con sus propios ojos lo que ellos les transmiten.

«Es importante —dice la joven norteamericana— traer acá a la gente que nunca había estado antes y educarlos para que puedan volver a casa y educar a otras personas».

Al respecto, Lucius Walker, líder de Pastores por la Paz, dijo que el hecho de que tanta juventud se interese por venir a Cuba significa que su trabajo ha sido próspero y ha alcanzado éxitos.

«Estamos pasando la luz a estos jóvenes y para mí es una señal importante de esperanza. Sabemos que el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba es muy difícil de romper pero estamos seguros de que esta nueva generación de jóvenes va a continuar en la lucha y aumentar nuestra esperanza. Los mayores nos sentimos reconfortados», aseveró el religioso norteamericano.

Para Maya la forma de humanidad que se palpa en Cuba es distinta a cualquiera que haya visto en otra parte del mundo «y eso para mí es una inspiración tremenda».

Y agrega, «queremos aprender cómo se puede tener un mundo mejor. Nunca podremos hacerlo igualito, pero queremos para nuestro país algo parecido a lo que ustedes han construido».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.