Experiencia piloto dinamiza la producción ganadera y lechera - Cuba

Experiencia piloto dinamiza la producción ganadera y lechera

En ese territorio de la provincia de Pinar del Río experimentan cómo hacer más eficiente la producción y la distribución de la leche

Autor:

Zenia Regalado

  José Joel Herra. Fotos: Daniel Mitjans

Mantua, Pinar del Río.— Cuando aún el monte era virgen y el machete se enredaba en el marabú, José Joel Herrera recibió del Estado una caballería de tierra en usufructo que hoy mima como a la niña de sus ojos, pues la felicidad para él es «que la mujer lo quiera y que sus vacas den leche».

«Cuando llegamos aquí solo estaba ese pedazo de piso para las vacas y poco a poco hicimos todo lo demás», afirma cobijado bajo su amplio sombrero, mientras se le acercan algunos de sus nueve perros criollos, guardianes casi simbólicos, pues según sus propias palabras, en la zona es muy raro escuchar sobre hurto y sacrificio de animales.

José Joel es técnico de nivel medio en Inseminación y asegura sentirse a gusto en sus nuevas funciones, porque «ejerzo lo que estudié y soy dueño de mis animales».

Como Un Horno De Carbón

Para poder vigilar bien a los animales tiene una casita junto a estos en la que sus hijos, su esposa y él pasan la mayor parte del tiempo.

«Esto es como un horno de carbón, no puedes abandonarlo porque se te vuela», dice jaranero mientras suelta las palabras en ráfagas.

En el trabajo lo ayuda Joel López Hernández, de 43 años, técnico en Rayos X, quien jamás había tenido vínculos con el campo, pero le cogió el gusto cuando ambos compraron una veguita y comenzaron a verle los resultados.

Hoy en la caballería tienen 12 vacas en ordeño que dan 70 litros diarios, una parte de los cuales llevan directamente en un carro de caballo para la bodega La Cristina —a cuatro kilómetros de la finca— en la cual los consumidores la adquieren directamente.

Atienden además 16 subprogramas de la agricultura urbana, pues tienen cría de patos, conejos y le venden cerdos al Estado.

La base alimentaria está garantizada, pues siembran kingrass, pasto estrella y poseen un molino de arroz inventado por ellos, así como un tractor, dos yuntas de bueyes; ah, y dos guajiros nuevos, a la manera de decir de José Joel.

Este inseminador convertido en vaquero insemina él mismo a sus propios animales, y también a los de los vecinos, con un termo que para tales usos le facilitó la Empresa Pecuaria Emiliano Zapata.

«De mis vacas la que más leche da es La Jíbara: diez litros diarios; pero es la excepción, pues la masa ganadera de aquí es más de carne que de leche.

«Si pudiera tener más tierras, ampliaría el ganado y la leche; pero está estipulado solo una caballería de tierra y un animal por hectárea», se queja.

Había tres vacas que no se preñaban y Joel, gracias a sus conocimientos, les da masajes en sus órganos genitales, y todo indica que ya están gestadas.

La sequía no asusta a estos hombres. Cuando llegue, buscarán paja de arroz, de frijoles, y también siembran caña para alimento animal y aprovechan los subproductos del arroz a partir de un molino que explotan.

Más solicitudes

Tomás Romero Gato, delegado de la Agricultura en Mantua, dio a JR una amplia explicación de la experiencia piloto que por decisión de la dirección del país se desarrolla en el municipio para el autoabastecimiento de leche, de forma más económica y sustentable, con una distribución directa desde el productor hasta los sitios en los cuales es adquirida por la población (40 bodegas del territorio y siete centros sociales de educación y salud).

Romero Gato refirió que a la Comisión Agraria le han llegado más de cien solicitudes de tierras en usufructo para dichos fines, pero existe un límite, pese a que hay áreas cubiertas de marabú.

En total intervienen en el proyecto —explicado por el General de Ejército Raúl Castro, Segundo Secretario del Comité Central del Partido, en el reciente discurso por el 26 de Julio— 34 estructuras en Mantua, entre estas las cuatro UBPC pecuarias CCS, CPA y las fincas, que distribuyen diariamente 2 901 litros de leche a los 47 sitios mencionados, a 30 de estos con tracción animal.

Valores agregados

Joel Herrera y su familia pasan parte del tiempo en esta casa ubicada en la vega, junto a los animales, para poder atenderlos. Solo por concepto de distribuir esa leche de manera directa se ahorran al país 261 dólares diariamente, sin contar el ahorro mensual de combustible, a pesar de que aún en este último aspecto hay reservas, pues el camión que pasa por los puntos de acopio es un «dragón», por la cantidad de combustible que gasta.

Ese camión tiene una capacidad para 4 200 litros, cuando solo se necesita recoger en él unos 1 200. La industria también se beneficia con el autoabastecimiento, pues ahora se le entrega un poco más.

Están vinculados a la experiencia 188 productores, de los cuales 139 ya aportan, pues poseen sus vacas. De estos últimos 86 llevan el producto a las bodegas; el resto la entrega al carro, que en su recorrido la recoge en 53 puntos.

Todo debe funcionar como el mecanismo de un reloj. En cada sitio ya se sabe de antemano a qué hora cada quien debe entregar la leche para que llegue en tiempo a los niños, ancianos y enfermos del territorio.

Se dice fácil

Antes de echar a andar este sistema, que se generalizó el 29 de mayo a las 40 bodegas, se debatió con cada productor la responsabilidad y eficiencia necesarias, pues de estas depende que el alimento llegue a quienes más lo requieren.

Mucho control y chequeo ha demandado la tarea por los directivos, como el vicepresidente del gobierno en el territorio, Jesús Jiménez Ramos, y Norberto Cruz, director de la Empresa Pecuaria Emiliano Zapata.

Ambos subrayaron que los mantuanos son gente sencilla y trabajadora, y que lo están demostrando al recuperar 42 caballerías infestadas por el marabú, y la forma tesonera con la que reconstruyen naves para los animales.

Retorno al sector ganadero

Algunos jubilados han comenzado el retorno al sector ganadero, el cual fue uno de los más impactados entre los agropecuarios.

Donato Icerne Otero, administrador de la UBPC Las Clavellinas, que aporta leche a todos los clientes del pueblo Arroyos de Mantua y a seis bodegas rurales, asegura que el retorno de un grupo no despreciable se debe a diversos factores, entre estos el aumento del salario mínimo agrícola, de 140 pesos a 300, con la vinculación.

El autoconsumo garantiza granos, como frijol y maíz, y los socios tienen previsto construir una instalación para la crianza de cerdos. Esta UBPC, con 90 socios, se autofinancia —las cuatro de Mantua son rentables— y tiene acceso a créditos.

Icerne Otero está optimista, pues este año se repartirán utilidades por vez primera. Muchas cosas se han hecho en esta rama, como parte de la experiencia que se aplica en Mantua: se reanimaron cinco centros pecuarios, entre estos dos de inseminación artificial, dos vaquerías típicas y un baño de garrapaticida.

Al igual que la base alimentaria, la inseminación es fundamental para garantizar que cada vaquería tenga entre diez y doce vacas paridas; de lo contrario, no hay leche.

Todo se hace en la UBPC con las 50 yuntas de bueyes que poseen. La agricultura del territorio tiene 2 700 yuntas.

Se paga mejor el litro

En el municipio se ordeñan unas 1 700 vacas en el área estatal; y en la privada aquellas que son lecheras promedian unos 4,3 litros.

Con la entrega directa al consumidor ha mejorado la calidad de la leche. Se eliminan los intermediarios en la distribución y se acabó la adulteración con agua, según afirmaron varios pobladores encuestados, quienes destacaron que la leche se corta menos.

Se estimula la alimentación y la reproducción del ganado, pues el productor tiene que garantizar que la gestación sea escalonada, para siempre entregar leche.

Hay más atención a los ganaderos. Se decidió entregarles algunos recursos como botas de goma, limas, alambre y grampas.

Desde el primero de julio, por resolución del Ministerio de Finanzas, se le compra al productor el litro de leche a un mayor precio: 2,53 pesos el litro si la leche es de alta calidad, más entre 20 y 40 centavos el litro, si el acarreo se hace con tracción animal.

En la Empresa Emiliano Zapata hay un laboratorio para determinar la calidad de la leche y mantener el control debido sobre esta.

Una tonelada de leche en polvo le cuesta a Cuba entre 5 200 y 5 300 dólares, de ahí la importancia de autoabastecerse. La experiencia piloto en Mantua ya les permite dejar de recibir 80 toneladas de ese producto importado.

Así andamos, dice uno de estos guajiros, cambiando lo que debe ser cambiado para garantizar la entrega de un producto tan esencial.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.