Un fruto del ALBA a punto - Cuba

Un fruto del ALBA a punto

Se consolidan los pasos para la arrancada de la refinería de petróleo de Cienfuegos, prevista para finales de año 

Autor:

La refinería es un proyecto del ALBA hecho realidad. CIENFUEGOS.— Más de 600 trabajadores de diez empresas cubanas y un grupo de especialistas venezolanos consolidan los pasos en la reactivación de la refinería de petróleo Camilo Cienfuegos, de cara a la arrancada de la planta, prevista para la recta final del año.

En el enclave, pilar de los acuerdos de integración energética de la Alternativa Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA) en Cuba, se obtendrá una amplia gama de productos que van desde la gasolina regular y especial, el diésel y el fuel, al combustible de aviación y el gas, asevera Rolando López, director de Mantenimiento.

En una etapa inicial aquí se procesarán 65 000 barriles diarios de petróleo; y en la segunda (de profundización de la refinación y aumento de la capacidad instalada), 108 000 barriles por jornada.

José Manuel Suárez, director de Movimiento de crudo y productos, señala que el alcance del proyecto de reactivación contempla, entre otras acciones, la remodelación del área de hornos y calderas, de la sala de compresores de hidrógenos y la planta de servicios industriales, que incluye las subestaciones eléctricas.

«Se trabaja en 14 tanques; de ellos cinco de crudo de más de 50 000 metros cúbicos de capacidad y 60 metros de diámetro, a los cuales se les está cambiando la tecnología de almacenamiento», abunda.

Según Ramón Curapiaco, asesor venezolano de mantenimiento de tanques —quien vino aquí hace un año desde la refinería de Puerto La Cruz—, «en este 2007 se terminarán tres tanques de crudo y otros dos, de los cinco iniciales, en febrero del próximo año».

El experto venezolano añade: «Es tecnología de punta que alarga la vida útil del tanque en 15 años. Le estamos colocando un domo exterior con una membrana de aluminio que evita los daños por descargas eléctricas o de contaminación por agua de lluvia, así como cualquier pérdida de crudo.

«Asimismo, se aumenta la capacidad de cada tanque en 4 000 metros cúbicos. Si lo multiplicas por cinco, estamos hablando de un ahorro de millones de euros».

Suárez, el director de Movimiento de crudo y productos, refiere que también se trabaja en la modernización de las instalaciones portuarias, los talleres de mantenimiento, la sustitución de la red administrativa y los sistemas de comunicación, así como en el montaje de una unidad de tratamiento para el turbo- combustible.

Esto último —acota— posibilita que el keroseno sea mejorado; y que de este salga turbocombustible de aviación, de alto costo en el mercado y que potencia el valor de la planta.

El especialista concede relieve al cambio de la automatización de neumática a electrónica, además de la instalación de un sistema de control distribuido.

«Toda la planta se monitoreará por una red de computadoras en un espacio físico pequeño. Desde hace cuatro meses nuestro equipo de técnicos y operadores se entrena en un simulador que visualiza lo que vamos a tener en la realidad», dice.

Durante este mes de agosto concluyen su entrenamiento en Venezuela 35 especialistas cubanos, con las normativas de PDVSA y sometidos a una actualización de primera en cuanto al desenvolvimiento de la industria petrolera actual, indica Suárez.

El directivo subraya que se cuenta con una fuerza de trabajo preparada y calificada a lo largo de los años, vinculada al proceso de conservación de la planta y a la distribución del combustible en el territorio, porque la refinería siguió funcionando como una terminal en el sistema logístico de la Empresa Cubana de Petróleo (CUPET).

Al referirse a las líneas de trabajo, Suárez enfatiza en la modernización de los brazos de carga y descarga del muelle petrolero, y el dragado de las dos radas de la refinería, lo que permitirá que esta tenga capacidad para recibir buques de hasta 228 metros de eslora, 70 000 toneladas de desplazamiento y 11,9 metros de calado.

Se terminan de evacuar ahora 130 000 metros cúbicos de sedimentos, para disponer de 13 metros más de profundidad en el canal de entrada, la dársena de operaciones y la caja de atraque.

En un depósito marítimo se coloca lo recogido por las dragas de succión, para evitar la contaminación de la bahía. Con el mismo propósito, agrega Suárez, en el caso de una contingencia contamos con una barrera flotante de 800 metros de longitud, amén de equipos recolectores de hidrocarburo para un posible derrame de petróleo.

Entre los objetos de obra se incluye la construcción de una conductora para transportar agua desde la presa del río Damují, de manera que la planta cuente de forma ininterrumpida con el líquido.

La refinería de petróleo Camilo Cienfuegos es un hecho. Un fruto del ALBA está a punto de madurar.

Empresa mixta CUPET-PDVSA

La refinería de petróleo Camilo Cienfuegos fue construida a finales de la década de los 80 y comenzó a funcionar de forma intermitente, hasta que en 1995 se tomó la decisión de no operarla y pasar a una etapa de conservación. En el primer semestre de 2005 se reactivó la inspección técnica a las instalaciones, con especialistas de CUPET y PDVSA.

La empresa mixta entre las entidades petroleras de Cuba y Venezuela quedó establecida de forma oficial el 10 de abril de 2006, con un 51 por ciento de capital nuestro y un 49 de la entidad sudamericana.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.