Una Habana más viva que nunca

Un proyecto de la UJC y la Oficina del Historiador de la capital llamado Habana antigua, ciudad viva incluye visita a museos, trovadores y diversas opciones culturales para grandes y chicos 

Autor:

Dora Pérez Sáez

  Foto: Albert Perera Castro «A mí lo que más me gustó fue la pintura que recrea la muerte de Antonio Maceo. Nunca la había visto de cerca, solamente en libros. Ahora pude observar bien el cuadro con todos sus detalles».

Así comentaba este sábado la pequeña de 12 años Saraí González, estudiante de la escuela secundaria básica José Martí, de La Habana Vieja, al comentar su visita al Museo de la Ciudad, en el Palacio de los Capitanes Generales, ubicado en el Centro Histórico de ese municipio.

Junto a ella, su compañero Jeiler Soria se mostraba complacido por haber podido apreciar un poco más de cerca la historia de Cuba.

«Estuve en una sala donde se exhiben los uniformes de los generales españoles que pelearon en las guerras de independencia, y las armas, las de ellos y las de nuestros mambises. Había varios fusiles y machetes».

Saraí y Jeiler no fueron los únicos en pasarla bien. Fueron muchos los niños que acudieron a un encuentro con nuestras raíces, en visitas al Museo de la Orfebrería, al de Arte Colonial o al Numismático. Una iniciativa de la UJC y la Oficina del Historiador de la capital para desarrollar la recreación, llamada Habana antigua, ciudad viva.

Hubo también baile y jolgorio. Y todos los que pasaban por el parque Rumiñahui, se quedaban mirando divertidos cómo la instructora de arte Gergia González enseñaba a los niños a bailar desde un cha cha chá hasta una guaracha.

Solo una cuadra antes, el parque Simón Bolívar se llenaba de niños que pintaban.

«Aprendí a dibujar con las crayolas algo que se marque en la hoja», reveló Yelena Ramírez. Mientras que Susana Fuentes y Beatriz Villarreal, esbozaron una casa nunca antes vista. «Lo que hace falta es tener imaginación», dijeron.

Hasta ellas llegaban las rancheras provenientes de la Casa del Benemérito de las Américas Benito Juárez, donde se celebró la premiación del IX Concurso Nacional de la Canción Mexicana.

Así, entre payasos, obras de teatro, trovadores y poetas, transcurrió este sábado en La Habana Vieja, en una cita que demostró que a la ciudad, aunque antigua, le queda mucho por andar todavía.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.