Fidel alerta de la crisis y fustiga al imperialismo

El Comandante en Jefe Fidel Castro compareció este viernes en la Mesa Redonda Informativa de la Televisión Cubana. Durante su diálogo responsabilizó al imperialismo por el incremento constante de los precios del petróleo y haber puesto el desarrollo tecnológico al servicio de la guerra. También alertó sobre la posibilidad y los peligros de una agresión militar a Irán Video Reflexiones anteriores del Comandante en Jefe Fidel Castro

Autor:

Con rostro saludable y visiblemente animado el Comandante en Jefe Fidel Castro compareció este viernes en la Mesa Redonda Informativa de la Televisión Cubana, en diálogo lúcido con el periodista Randy Alonso Falcón, en el que abordó detalles de su reflexión, publicada recientemente bajo el título Mentiras deliberadas, muertes extrañas y agresión a la economía mundial.

El diálogo, pausado y claro, tuvo lugar a tenor del interés despertado por ese artículo donde Fidel comenta algunas de las circunstancias que rodearon la caída de la Unión Soviética, según las confesiones hechas en sus memorias por la ex primera ministra británica Margaret Thatcher, las que ahora el líder cubano calificó de «irritantes». Hizo referencia también a otros dos libros de reciente publicación: En el borde del abismo: Historia de un protagonista de la guerra fría, de Thomas C. Reed, ex secretario de la Fuerza Aérea de EE.UU; y La era de la turbulencia, del ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan.

Dijo que el texto de esas reflexiones fue un ejercicio de memoria histórica sobre un período crucial de la humanidad, aunque en la hora de conversación en la tarde del viernes trató tópicos internacionales actuales de gran relevancia, como el incremento constante de los precios del petróleo, la posibilidad y peligros de una agresión militar a Irán, la amenaza que representa el desarrollo tecnológico puesto al servicio de la guerra, y la importancia para la integración regional de la reunión de Ministros del ALBA en La Habana.

Seguido con enorme interés por el pueblo cubano y en otros lugares del mundo —algunas televisoras extranjeras comenzaron su transmisión en directo—, el líder de la Revolución Cubana destacó el significado de la ideología como arma, y el enorme y acelerado desarrollo de la ciencia y la tecnología, con los retos que ello representa para la especie humana.

Se recordó nuevamente el uso de la ciencia en la consecución de los intereses militares y hegemónicos de Estados Unidos, como se evidencia en los hechos comentados en su artículo y la revelada penetración del sistema de seguridad de la extinta URSS mediante un ataque con virus informáticos.

El líder cubano dijo que la ciencia avanza a un ritmo increíble, pero ya en otro tipo de armas y combinaciones. No hay idea de eso, apuntó, y reiteró: la ideología es una de las armas. El hombre tiene que adaptar las otras armas a todas esas circunstancias concretas.

Aquel plan de sabotear la economía soviética, apuntó, deterioró también la economía mundial, e hizo referencia a los años en que barras de oro garantizaban a todo portador de un papel moneda, por lo que había un límite de la cantidad de billetes que podían imprimir, pero luego de Bretton Woods, Estados Unidos infló el sistema financiero y «hoy el mundo paga eso; paga hasta las campañas políticas» con ese papel sin valor.

«Están defendiendo a capa y espada su derecho de comprar el mundo con papeles», dijo y recalcó que incluso «lo imponen». En referencia al dólar, Fidel también comentó: «Ayer se puso a 1.41» (respecto al euro).

En sus observaciones sobre la economía mundial, el tema del encarecimiento del petróleo ocupó un espacio sobresaliente. Recordó cuando hace cuatro décadas una tonelada valía apenas 15 o 16 dólares y el barril costaba entonces dos o menos dólares, y este viernes 21 de septiembre de 2007 había subido ya a 84 dólares por barril.

Fidel no descartó, además, que el crudo se siga encareciendo, en especial si hay una invasión a Irán. Alertó entonces que una acción bélica de ese tipo por parte de Estados Unidos sería muy peligrosa y comentó la amenaza que representa el desarrollo tecnológico puesto al servicio de la guerra, «de esta guerra de religiones que han desatado».

El mandatario recordó la intervención en Kosovo años atrás, así como el lanzamiento de la bomba atómica casi a finales de la segunda guerra mundial contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki.

«No había ninguna necesidad de hacerlo —dijo Fidel—. Fueron muchos los que murieron entonces, y los que sufrieron las terribles consecuencias, aun habiendo nacido mucho después. Pero con ese acto ellos crearon esa psicología, de que nadie lanzara un arma como esa primero que ellos.

«Hoy hay un peligro muy grande por los avances de la tecnología», significó. «Así es —dijo Fidel—, porque ahora hay bombas que succionan el oxígeno, y tienen un alcance mayor que una nuclear».

El líder revolucionario recordó el submarino inglés —al cual dedicó una de sus reflexiones en la prensa cubana—, una nave con reactor nuclear de última generación, construido por Gran Bretaña. Señaló cómo el ex primer ministro Tony Blair, quien secundó a George W. Bush en su invasión a Iraq, al principio era opuesto a su antecesora no inmediata, Margaret Thatcher, por ser de partidos políticos diferentes. Pero terminó haciendo lo mismo que ella.

El mundo debe saber y reflexionar

En su examen de otros problemas globales hizo referencia a lo que representan hoy para el mundo los cambios climáticos, un tópico ya abordado por el líder de la Revolución cubana en las reflexiones publicadas en la prensa, con el interés de despertar conciencia sobre los peligros a los que se enfrenta la especie humana.

Fidel leyó algunos párrafos del libro de Alan Greenspan en que el economista estadounidense afirma que «en esta era de turbulencia trato de comprender el nuevo mundo», la «nueva economía global», los «desbalances globales», los «cambios dramáticos de la demografía mundial» y los «principios para gobernarlo» y para «construir una nueva economía mundial para el 2030».

Fidel comentó que Greenspan escribió ese libro —La era de la turbulencia— con todo el bagaje de 20 años como presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, cargo para el que fue nombrado en junio de 1987 por el entonces presidente Ronald Reagan.

En el diálogo televisivo Fidel expresó además su convicción de que el entendimiento es la principal arma con que cuentan los políticos para resolver los problemas.

Acerca de ese alcance significativo, el Presidente cubano comentó que el libro Cien horas con Fidel es un ejemplo, pues ya cuenta con una edición traducida al chino, un lenguaje difícil por sus características de escritura, y también hizo mención a su discurso en la Cumbre de la Tierra, celebrada en la ciudad brasileña de Río de Janeiro, donde abordó la necesidad de que el mundo luche por su preservación.

En otro momento se refirió a la II Reunión del Consejo de Ministros de los países miembros del ALBA —Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba—, que acaba de reunirse en La Habana, y la importancia de que ellos discutan sobre todos los temas relacionados con los peligros que acechan al mundo, entre ellos una posible invasión militar de Estados Unidos y sus aliados a Irán.

Un fuerte abrazo al pueblo cubano

Ya al final de la desenfadada conversación con el moderador de la Mesa Redonda, en el que abordó con su tradicional hondura temas tan sensibles para la humanidad, Fidel bromeó sonriente, y hasta con ironía, acerca de los rumores de su estado de salud: «Está claro que aquí estoy», dijo respondiendo a un comentario de Randy Alonso sobre que «Habrá unos cuantos que se caerán de espaldas hoy».

«Lo veo más animoso», le expresó Randy. Y el líder cubano respondió que aunque algunos le critican los uniformes deportivos, y de color azul, blanco y rojo, que usa desde los inicios de su convalecencia, estos se los obsequia el INDER y son adquiridos de una multinacional que es la que se encarga de confeccionar las ropas a los deportistas de la Isla. «Ninguna publicidad», apuntó.

«Un fuerte abrazo», fue el deseo final del Comandante en Jefe Fidel Castro para su pueblo, y también dio las gracias por lo que se transmite en la Mesa Redonda.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.