Pregunte sin pena - Cuba

Pregunte sin pena

Autor:

R.S: A veces, he perdido el apetito sexual, y estoy preocupado. No me sucede con todas las personas, ni siempre. Por ejemplo, yo tenía una relación con una muchacha de 16 años y en dos ocasiones me pasó. Decidí terminar, porque eso ya me estaba afectando. Después comencé otra relación y nunca me ha pasado. He acudido a algunos psicólogos sin resultados. Nunca he tomado medicamento para esto. Dígame si conoce algún lugar donde me pueda atender. Tengo 35 años.

¿Te preocupas así cuando no tienes apetito o cuando hay algún alimento que no puedes comer dos veces seguidas? ¿Piensas en ir a un psicólogo cuando despiertas sin deseos de ir a trabajar en dos ocasiones? ¿Terminaste aquella relación porque no la deseaste o no te inspiraba por alguna razón y por eso la dejaste?

Se considera que hay una disfunción sexual cuando la pérdida de deseo sexual se mantiene por seis meses o más. Pero este fluctúa por muchas razones en la vida cotidiana.

Freud, padre del psicoanálisis, habló de la libido para definir la energía psíquica de las pulsiones sexuales que encuentra su régimen en términos de deseo, de aspiraciones amorosas, y que, para él da cuenta de la manifestación de lo sexual en la vida psíquica. Con la metáfora de una única energía necesaria para impulsarnos a la relación con los otros y los distintos aspectos de la vida (porque lo sexual para el psicoanálisis no es exclusivamente genital), podemos entender que cuando estamos enfermos, excesivamente cansados, disgustados, o involucrados en alguna actividad creativa, entre otros ejemplos, no deseemos hacer el amor.

De modo que perder el apetito, alguna que otra vez no es síntoma de trastorno psíquico. Sin embargo, una preocupación mantenida a pesar de contar con razones que podrían disiparla, sí es un motivo para pedir ayuda. En nuestros policlínicos contamos con psicólogos aptos para este tipo de atención. El Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) ha creado sucursales a lo largo de todo el país que como él, orientan y tratan a quienes solicitan su ayuda.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.