Una Revolución en la vida de las FAR - Cuba

Una Revolución en la vida de las FAR

Julio Martínez, primer secretario de la Unión de Jóvenes Comunistas, intercambió con las muchachas que recientemente se incorporaron al Servicio Militar Voluntario Femenino. Valoró que las unidades militares serán verdaderas escuelas formadoras

Autor:

Yuliet Gutiérrez Delgado

El Servicio Militar Voluntario Femenino constituye una revolución en la vida de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, consideró Julio Martínez, primer secretario de la UJC.

El dirigente juvenil expresó este criterio durante un intercambio del Buró Nacional de la organización, con jóvenes mujeres, cuadros profesionales de la UJC y trabajadoras sociales, que recientemente se han incorporado en todo el país a esa iniciativa, durante una visita a la Gran Unidad de las FAR Rescate de Sanguily, Orden Antonio Maceo.

En ese mando suman cerca de 179 las féminas incorporadas al Servicio Militar Voluntario Femenino, y de ellas cien son cuadros profesionales de la Juventud Comunista.

Julio Martínez valoró que las unidades militares se convertirán en verdaderas escuelas formadoras de cuadros de la organización y demostrarán que en ellas es posible prepararse para la defensa, el trabajo político y social y realizar estudios superiores.

«La defensa y el orden interior están en manos muy jóvenes. Ustedes tienen la gran responsabilidad de hacer indestructible a la Revolución y hoy no podemos hablar de unidad latinoamericana si no garantizamos la supervivencia de Cuba y una buena preparación política y militar de las nuevas generaciones».

El también miembro del Comité Central del Partido recordó el incremento de las amenazas y presiones del gobierno de Estados Unidos contra nuestro país y llamó a los jóvenes combatientes a continuar preparándose para la defensa.

También exhortó a tomar como referencia las experiencias resaltadas por ellas mismas sobre el sistema de preparación político ideológica empleado en las FAR, las relacionadas con la atención diferenciada que se realiza con cada joven y el conocimiento real de cómo piensan, para el propio trabajo de la organización.

«Debemos convertir el discurso de Raúl del 26 de julio en guía para el trabajo político, abordando con espíritu crítico y creativo los desafíos, y no olvidar la alerta que hiciera Fidel a los jóvenes en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, en noviembre de 2005, de que somos responsables de que no se destruya la Revolución», destacó.

El encuentro estuvo orientado a conocer las vivencias e inquietudes de las muchachas incorporadas a esta importante tarea, e incluyó un recorrido por el Estado Mayor de la Gran Unidad, el Centro de Simuladores Virtuales empleados en la preparación combativa de los oficiales y soldados, y al campamento donde se encuentran las 79 nuevas jóvenes trabajadoras sociales, que cumplen ahora la etapa de preparación básica inicial de los soldados.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.