Realizan Declaración de principios los jóvenes que viven en Cuba Libre

Autor:

Juventud Rebelde

Nuestra obra no será destruida jamás

Señor Presidente de los Estados Unidos: sus ridículas palabras resultan bochornosas y repugnantes para los jóvenes cubanos.

Nos preguntamos cómo es posible que el hombre encargado de gobernar al país más rico del mundo, pueda incurrir en disparates tan absurdos, cegado por el odio y la impotencia. Desdichadamente para usted, o no fue advertido o decidió ignorar la realidad del pueblo al que se dirigió, motivo por el cual hizo la mayor payasada de su carrera política.

La juventud cubana, educada en valores completamente ajenos al modelo que usted representa, no es una masa de personas descomprometidas y fanáticas que correrá detrás de sus cínicos ofrecimientos. Conocemos nuestra historia y hemos aprendido muy bien las lecciones de soberanía que tantas generaciones nos han legado a lo largo de muchos años.

Respaldamos los doce puntos expuestos por nuestro gobierno, con la convicción profunda de que nuestra obra no será destruida jamás.

Señor Emperador: su cinismo solo nos confirma la necesidad de seguir fortaleciéndonos en todos los frentes, dedicándole especial atención a la preparación para la defensa de nuestra Patria. Son muchos los jóvenes de este mundo para quienes nuestra realidad cotidiana es apenas un sueño, inalcanzable por las guerras genocidas y modelos de consumo insostenibles, que usted defiende sin importar las consecuencias.

Sus espurios planes se estrellarán contra la coraza moral de la misma juventud alegre y profunda de Mella, Camilo, el Che y la Batalla de Ideas, en la que emergen hombres como nuestros Cinco Héroes, luchadores antiterroristas, presos políticos en cárceles norteamericanas.

Nosotros sabemos muy bien que el día que viene llegando es el del fin del bloqueo criminal y de ese imperio prepotente y arrogante que amenaza a la especie humana. No negociaremos jamás la independencia de nuestra Patria, por la que pagaron con el elevado precio de sus vidas muchos de sus mejores hijos.

En esta hora decisiva construimos una sociedad cada vez más socialista, conscientes de nuestras virtudes y defectos; y sí tenemos clara la misión que cumpliremos: Garantizar la continuidad histórica de la Revolución y preservar por siempre el orgullo que sentimos por nuestros Fidel y Raúl, por nuestro Partido y el pueblo aguerrido del que formamos parte.

Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.