Se esperan peligrosas precipitaciones en el oriente cubano

Autor:

Guantánamo, aún sin reponerse de los estragos de las lluvias que por espacio de 12 días azotaron el territorio, será quizá el mejor testigo del paso de la tormenta tropical Noel.

Sin fuertes vientos, pero sí con grandes lluvias, el fenómeno meteorológico concita preocupación entre habitantes y autoridades de la provincia.

El manto freático guantanamero, visiblemente saturado, y el llenado de los embalses al 99 por ciento, son condiciones que obligan a mantener bajo estrecha vigilancia la evolución de Noel.

Aunque el lunes apenas llovió en Guantánamo y el cielo estuvo mayormente despejado, el día fue intenso en función de acelerar la distribución de la canasta básica, los cultivos varios disponibles, o resguardar recursos de la economía y destupir alcantarillas y tragantes.

Los 357 milímetros de lluvia caídas en lo que ha transcurrido de octubre representan casi el doble del récord de precipitaciones para este mes en la provincia, por lo que el advenimiento de un Noel muy «mojado», presagia una situación difícil para los guantanameros.

Santiagueros con mucha agua

También en Santiago de Cuba se vigilan estrechamente los embalses, con altísimos porcientos de su capacidad de llenado. Especialistas del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) inspeccionaron el comportamiento de las 11 presas y 57 micropresas de los nueve municipios.

Actualmente, según reporta la AIN, el nivel de agua acopiada en Santiago de Cuba es de 684 millones 758 mil metros cúbicos y están vertiendo nueve presas, en tanto la Carlos Manuel de Céspedes está al 98 por ciento y Joturo al 68, pero con fuertes precipitaciones pudieran aliviar en las próximas horas.

Granma casi saturada

La evacuación de personas que viven en áreas proclives a inundaciones provocadas por el desborde o el vertimiento preventivo de varias presas ya fue dispuesta en Granma por las autoridades, ante las posibles lluvias.

El Consejo de Defensa Provincial orientó seguir atentamente el llenado de los embalses, con capacidad para 940 millones de metros cúbicos de agua, y que ya tienen poco más de 900 millones. Actualmente vierten las presas Vicana, Combate de Bueycito y Cautillo, en tanto Corojo y Cauto el Paso lo hacen para liberar espacios de forma preventiva.

Las Tunas observa de lejos

A pesar de que Noel no constituye una amenaza seria para este territorio, las autoridades adoptaron las medidas previstas para la fase informativa, como activar los consejos de defensa, trasladar animales hacia lugares seguros, adelantar cosechas para evitar su pérdida y limpiar canales y desagües.

Hasta la fecha no se han realizado evacuaciones de personas, pero de ser necesario el Instituto Superior Pedagógico y la EIDE Carlos Leyva están listos para acogerlas. Se orientó desmovilizar a los estudiantes de los centros educacionales en el campo que están ubicados en zonas bajas y se mantiene una estrecha vigilancia hidrológica en los embalses, la totalidad de los cuales se encuentran aliviando.

Camagüey espera

Más alejados de Noel, pero no por eso menos atentos, los camagüeyanos activaron desde el domingo en composición reducida el Consejo de Defensa Provincial y los puntos de dirección de las zonas de defensa, teniendo en cuenta el acecho de una gran masa de precipitaciones.

Además de verificarse el sistema de comunicaciones, se puntualizaron medidas para la protección de la población y la economía, mientras especialistas del INRH controlan y verifican constantemente los niveles de los embalses, en una provincia que rompió su récord de llenado, con un 91,7 por ciento del total.

Muertes en Dominicana

Las lluvias en República Dominicana han dejado muertes y destrozos. Foto: AP El Comité Nacional de Emergencias (CNE) de República Dominicana notificó que al menos diez personas murieron hasta el momento a causa de las inundaciones provocadas por las lluvias que acompañan a la tormenta tropical Noel, que afecta al país dominicano desde hace cuatro días.

No obstante, existe el temor de que la cifra aumente, ya que varias personas que fueron arrastradas por las aguas de ríos desbordados se encuentran desaparecidas, informó la Defensa Civil, citada por ANSA.

Miles de personas fueron evacuadas de sus casas por las constantes precipitaciones, que además causaron daños materiales a la agricultura, particularmente en las provincias del sur del país, donde destruyeron el 95 por ciento de los cultivos. Igualmente resultaron afectados puentes, casas, antenas de comunicación y postes del tendido eléctrico.

En la provincia de Barahona el servicio telefónico está interrumpido por el desplome de la torre de transmisión de una empresa telefónica; mientras que Santo Domingo, la capital, y otras zonas del país están sin servicio eléctrico y se ignora cuándo será restablecido, pues los efectos de la sorpresiva tormenta aún son fuertes.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.