Los embalses y el manto freático saturados no aguantan más

Cuantiosas pérdidas en viviendas, viales y la economía. Miles de personas evacuadas. Ágil movilización de las autoridades evitan pérdidas de vidas en esa región del país Las presas resisten más aguaceros El tiempo hoy en Oriente Vecinos de Río Cauto se evacuan en Las Tunas

Autor:

Granma está virtualmente paralizada. Todas las fuerzas de esa provincia se concentraban en la tarde de ayer en Río Cauto, un pequeño pueblo al borde del torrente más largo de Cuba, desbocado por el incremento de las aguas de los afluentes Salado y Naranjo, que alimentan la mayor cuenca hidrográfica del país.

El Cauto se salió de su cauce a causa de las constantes precipitaciones de octubre y las de Noel. Foto: AIN Las inundaciones en Santiago de Cuba han desbordado el cauce habitual de los ríos. Foto: Teleturquino Las inmediaciones de Bayamo están anegadas por las aguas del río que atraviesa la ciudad. Foto: Periódico La Demajagua Las constantes precipitaciones de los últimos días, unidas a las caídas durante el mes de octubre, han anegado esta oriental provincia que, como el resto de sus vecinas, sufre de significativas pérdidas económicas y ha tenido que evacuar a miles de personas.

Desde el poblado de Río Cauto, donde dirigía personalmente la evacuación, Lázaro Expósito, primer secretario del Partido en Granma, aseguró a JR que las actividades económicas en la provincia están virtualmente paralizadas, pues la totalidad de los medios están puestos a disposición de las evacuaciones, en especial en este pueblo.

La crecida del río amenaza seriamente esta comunidad, luego de que la presa Cauto El Paso, al igual que el resto de las del territorio, rebasara totalmente su capacidad. Más de 40 000 personas permanecen evacuadas en toda la provincia de Granma y de ellas unas 20 400 en Río Cauto, el municipio más afectado.

Según explicó en conversación telefónica con JR el dirigente partidista, las pérdidas, aún sin cuantificar totalmente debido a la situación climatológica, son muy severas en toda la provincia, especialmente en los viales, la vivienda y la agricultura, y aunque abarcan todos los municipios, son muy sensibles en Bayamo, Yara, Manzanillo y Campechuela.

Actualmente por efecto de las crecidas de ríos y fuertes lluvias que han dañado carreteras y caminos hay 62 comunidades que permanecen incomunicadas y unas 7 000 viviendas bajo el agua, por lo cual se estima que los daños en los inmuebles sean considerables.

Igualmente hay severas afectaciones en la agricultura, especialmente en cultivos varios como el plátano, virtualmente anegado, así como en la cosecha de café, con una cantidad todavía por precisar en el piso, que no ha podido recogerse por las intensas precipitaciones.

El también miembro del Comité Central puntualizó que se ha mantenido una comunicación constante con la más alta dirección de la Revolución, que ha estado atenta a la situación en la provincia y ha dado su apoyo tanto para la actual situación como para la recuperación de los daños.

Como algo muy significativo resaltó el alto grado de solidaridad de la población granmense con los damnificados, pues de los 40 000 evacuados solo 7 000 permanecen en albergues, y el resto está alojado en casas de familias.

«De Cauto el Paso, por ejemplo, se han evacuado personas para Bayamo, Manzanillo e incluso la vecina provincia de Las Tunas. Pero el pueblo de la provincia, en una muestra espontánea de solidaridad, acogió en sus casas a las familias, sin pedir nada a cambio».

A pesar de las cuantiosas pérdidas, enfatizó el primer secretario del PCC en la provincia, ya se trabaja en restablecer las zonas donde el agua ha cedido, y existe una alta confianza en lograr la recuperación gracias al esfuerzo y la ayuda que se sabe dará la dirección de la Revolución, el Partido, Fidel y Raúl.

Santiago asume la recuperación

Sin esperar por el Sol ni amilanarse ante las pérdidas, los santiagueros se enfrascan ya en la recuperación de los cuantiosos daños ocasionados por las intensas lluvias asociadas a la tormenta tropical Noel, que desde la pasada semana azotan ininterrumpidamente a sus nueve municipios.

Con la máxima de comenzar inmediatamente los trabajos en todas las esferas y zonas en que el tiempo lo permita, brigadas de varios organismos combinan esfuerzos en la rehabilitación de los más de 4 000 kilómetros (el 50 por ciento del patrimonio de la provincia) de viales afectados, sobre todo en zonas montañosas y planes de desarrollo agrícola y cañero; y en 142 fábricas menores y 24 puentes automotores.

Inspirados por la reciente visita del secretario del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, Carlos Lage, quien ratificó aquí la decisión del país de no escatimar los recursos disponibles para atender las necesidades, se inició la entrega de techos para la atención, partiendo de los casos más críticos, a los daños sufridos por unas 20 000 viviendas, alrededor de 1 000 con derrumbe total.

Tras intensas labores quedó restablecida la circulación de trenes de cargas y pasajeros, interrumpida por las serias afectaciones sufridas por las vías y puentes ferroviarios, que mantuvieron incomunicada a la provincia durante dos días.

Similar fuerza se derrocha en la atención a las más de 1 400 interrupciones eléctricas y los más de 1 200 reportes de afectaciones telefónicas. Los trabajadores de la Empresa de Recursos Hidráulicos ya devolvieron a la vitalidad el servicio de agua a la cabecera provincial, interrumpido por una avería en la conductora principal, y restituyen paulatinamente el servicio en otros municipios en donde fueron retiradas las tuberías y motores de bombeo como medida preventiva ante la crecida de los ríos.

Marchar a los cafetales es la palabra de orden para los agricultores, que ya han visto perderse en el fango unas 89 000 latas de café, lo que unido a las 104 000 latas goteadas con las precipitaciones de inicio del mes de octubre, pone a la presente cosecha en una crítica situación.

Hasta la tarde noche de este lunes llovía en varias localidades santiagueras, algunas de las cuales reportaban récord, como Matías, en el Tercer Frente; Ramón de Guaninao, en Palma Soriano; y Contramaestre, territorio que, durante 12 horas y hasta las 9:00 de la mañana del lunes, acumuló 57,7 milímetros.

Aguas en tierras del Guaso

La provincia de Guantánamo, afectada de manera constante por las lluvias desde el 27 de octubre y hasta el momento de redactar este reporte, trabaja por determinar cuantitativamente los daños provocados por las precipitaciones, informó Rodis Cuello, funcionario del Gobierno en el territorio.

Según Cuello, debido a la pertinencia del temporal fueron evacuados 7 000 guantanameros, de ellos el 60 por ciento en casas de familiares y amigos, el resto en albergues. Y aunque no se conocen definitivamente las cifras, los reportes preliminares indican que muchas viviendas fueron dañadas de manera total o parcial, y por no cesar las precipitaciones se perdieron cultivos como café y plátano.

En medio de la saturación de los suelos, impactados previamente por otro temporal durante casi 15 días, ayer los pluviómetros confirmaron que en la cabecera provincial cayeron 50 milímetros cúbicos de lluvia, en Maisí 36, y en Baracoa 35.

El funcionario destacó que todos los ríos de la provincia se desbordaron. El Guantánamo, que alimenta la presa La Yaya, y el Toa, fueron los más peligrosos, pero gracias a que se adoptaron las medidas de seguridad oportunamente no se lamenta la pérdida de vidas humanas.

Holguín pierde puentes

En Holguín todavía no se han tabulado los daños provocados por las lluvias que desde hace más de una semana afectan a la provincia, explicó Alexis Góngora, jefe del Órgano de la Defensa Civil en el territorio, quien aseguró que continuaban las lluvias, aunque menos intensas, en la cabecera provincial y algunos municipios en el atardecer de este lunes.

Góngora aseguró que más de 21 000 personas fueron evacuadas en albergues y en casa de familiares y amistades. Los puntos más vulnerables han sido las zonas aguas abajo del municipio de Báguanos, donde se encuentra la presa Tacajó; la ciudad de Mayarí, bañada por el río de igual nombre, y toda la parte sur del territorio donde los suelos están saturados.

Según datos preliminares los perjuicios mayores se concentran en los viales, pues se han dañado siete puentes y varias carreteras. Además la vivienda reporta más de 1 000 afectaciones, entre ellas una cifra que sobrepasa los 150 derrumbes totales. La Agricultura, la Pesca y los servicios eléctricos también sufrieron en el territorio holguinero.

Las tunas como en el Flora

La tormenta tropical Noel pasó por agua buena parte de la geografía territorial tunera, donde los vecinos entrados en años, no recuerdan nada similar, «ni siquiera parecido desde los tiempos del ciclón Flora».

Las aguas se precipitaron de tal forma, que solo en el poblado de Maniabón, en el municipio de Puerto Padre, los pluviómetros contabilizaron más de 300 milímetros en unas pocas horas.

En materia de viales, las afectaciones son grandes. Se han reportado averías en 22 puentes y 28 alcantarillas. Además, 187 kilómetros de vías pavimentadas y 2 345 kilómetros de terraplenes presentan problemas. Todo esto ocasiona serios contratiempos logísticos. Pero se asegura que la canasta básica correspondiente al mes de diciembre no se verá comprometida para estar a tiempo en las bodegas.

Como suele ocurrir en casos de lluvias intensas, la agricultura exhibe un amplio rosario de afectaciones. Incluye 38 000 quintales de viandas y varios millares de otros productos que todavía no han terminado su ciclo de cosecha. Una muestra de los daños en este sector es que en el municipio de Amancio más de cinco caballerías de cultivos varios permanecen aún bajo las aguas.

El acopio de leche también pagó un elevado saldo por estos excesos de la naturaleza. Casi 33 000 litros para la venta directa a la población no llegaron a su destino, y, en total, se afectaron alrededor de 170 000 litros.

En cuanto a las viviendas, casi 2 500 resultaron dañadas parcial o totalmente en diferentes zonas de la provincia, muestra de la magnitud de los volúmenes de lluvia registrados en tan poco tiempo y que afectaron con mayor inclemencia a los municipios de Jesús Menéndez, Puerto Padre y Manatí. Y si de embalses se trata, hoy las presas tuneras acumulan 319,2 millones de metros cúbicos de agua.

El sector de la salud se ha visto afectado por filtraciones en el hospital provincial Ernesto Guevara. Las contingencias con los viales incomunicaron 19 farmacias y hoy existen varios medicamentos en falta. Sin embargo, las brigadas antiepidémicas realizan una labor meritoria, algunas en lugares complejos y distantes. En estos momentos se ejerce un estricto control por la calidad el agua, en virtud del número de pozos, letrinas y fosas afectadas por las dimensiones de las lluvias.

Por los efectos de la tormenta tropical Noel casi 11 000 estudiantes fueron desconcentrados de 27 centros internos. También hubo que evacuar a unas 12 000 personas, de ellas 1 200 en casas de familia y el resto en 41 centros creados al afecto.

Aunque la Noel no se caracterizó por una gran actividad eléctrica, sí ocasionó trastornos en ese sector. En total se reportaron 1 024 interrupciones. Para resolverlas fueron creadas más de 20 brigadas especializadas de trabajo. Al cierre de esta edición, solo 25 de ese número de interrupciones quedaban pendientes.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.