Sexo sentido agosto 2001 - Cuba

Sexo sentido agosto 2001

Húmedo amanecer (4 de agosto 2001) La semilla perdida (11de agosto 2001) El cerebro manda (18 de agosto 2001) Amor sin sexo (25 de agosto 2001)

Autor:

Juventud Rebelde

Húmedo amanecer Por Aracelys Bedevia Santoyo"La primera vez estaba dormido. Recuerdo que cuando desperté y encontré la sábana húmeda me asusté mucho. No sabía de qué se trataba. Al principio pensé que podría ser eso, pero no estaba seguro. Mis padres no me habían hablado del tema y la información que tenía era muy poca.  "Un amigo me explicó que la sensación placentera que había sentido era la eyaculación. ¡Tremenda sorpresa! A partir de ese momento, todo cambió. Me sentí más hombre, más enérgico.".  Experiencias similares son vividas a diario por cientos de adolescentes, que al despertar o al automanipularse descubren un placer "húmedo", completamente desconocido.  Este acontecimiento conocido como eyacularquia (primera eyaculación), transforma por completo la vida de los varones, tanto desde el punto de vista biológico como psíquico.  En adelante se sentirán más "fuertes y viriles", capaces de todo y con mayor libertad de acción.  Así lo demuestra un estudio realizado recientemente en un grupo de estudiantes de la secundaria básica Simón Bolivar, y del preuniversitario Cepero Bonilla, del municipio de 10 de Octubre, Ciudad de La Habana.  Según los resultados de la investigación, para ellos, eyacular por primera vez representa "lo máximo", el paso que los convierte de niños en hombres.  Se trata de un cambio que esperan con ansiedad, una experiencia que los hace sentir "importantes" dentro del grupo, razón por la cual exaltan su significación y en algunos casos, alardean de haberla vivido, aun cuando sea incierto.  ENTRE AMIGOS  Mientras que la niña es preparada por su madre para recibir la menarquia, con el varón no ocurre lo mismo. Asegura la doctora María Magdalena Morín, autora del estudio, que la mayoría de los muchachos son informados previamente por los amigos y no por sus progenitores.  Muchos padres, agrega, lo hacen solo después que ocurre el hecho, y como explicación al mismo, pero no antes.  Asimismo, solo una cuarta parte de los muchachos refiere haber recibido instrucciones por parte de la escuela. Por tanto, los conocimientos que se transmiten unos a los otros, van siempre acompañados de un poco de exageración, que no debe asociarse con falta de información.  Está demostrado que los varones conocen acerca del tema, incluso más que las niñas, sobre todo porque indagan en libros y revistas, para luego debatir entre ellos. Pero, ante la falta de experiencia, tienden a engrandecer los placeres que proporciona esta expresión de la sexualidad.  Igualmente, buscan nuevas vivencias y emociones, tanto en el plano afectivo como sexual. Porque "la vida cambia", como decía mi entrevistado. Necesitan autoafirmarse, contar con la posibilidad de expresar lo que piensan, ser tenidos en cuenta y reorganizarse.  Todo lo cuestionan, la familia, la escuela. No porque sean malcriados y rebeldes como suelen decir algunos adultos, sino porque se encuentran en un proceso de búsqueda, de formación de su personalidad. Enfrentan una etapa completamente nueva en la que, si bien los amigos son muy importantes, es fundamental la ayuda y compresión de los padres y de la sociedad en general.  Porque adolescencia, que se deriva de la voz latina adolescere (aunque se entiende como desarrollo hacia la madurez, crecimiento), significa faltar algo.  Y mientras falte "algo" sentirá el ser humano miedo, dudas y una profunda necesidad a veces inconfesada de apoyarse en los seguros brazos de papá y mamá.  CAMBIOS QUE AVISAN  El primer signo puberal en los varones es el crecimiento de tamaño de los testículos alrededor de los 12 años, y de las bolsas escrotales. La piel de los escrotos se vuelve arrugada y cambia su coloración. También comienza a aparecer el vello púbico. Un año más tarde se inicia el proceso de crecimiento longitudinal del pene, aumenta el vello pubiano y empieza a salir el axilar.  Posteriormente, a medida que avanza el desarrollo, se observa un mayor tamaño de los testículos, hasta llegar a 4,5 cm, y el pene continúa creciendo, en longitud y diámetro, hasta alcanzar las proporciones de un adulto.  A partir de ese momento puede presentarse la primera eyaculación (eyacularquia). El cuerpo del adolescente se llena de vello y se produce el llamado "estirón" (aumento de estatura).  Al mismo tiempo, la voz se vuelve más grave, la fuerza muscular aumenta, los hombros se ensanchan y ocurren otras modificaciones propias de la pubertad, como el acné.  La edad en que los testículos comienzan a producir esperma no se conoce bien. Se piensa que sea a partir de los 14 años aproximadamente.  ¿Sabías que...?Experimentan novedosa alternativa contra la infertilidadPor Flor de PazCientíficos australianos hallaron una forma de fertilizar óvulos utilizando material genético de cualquier célula del cuerpo, no sólo del esperma, proceder que se diferencia de la clonación en que sí se produce fecundación.  Según informó la agencia de noticias BBC, la nueva técnica, desarrollada por la doctora Orly Lacham-Kaplan, de la Universidad Monash, en Melbourne, podría ayudar a matrimonios infértiles a tener hijos, aún cuando el hombre no produzca espermatozoides. Lacham-Kaplan y su equipo han logrado fertilizar óvulos en el laboratorio con unidades del cuerpo conocidas como células somáticas. En este caso se logró que la mitad de la dotación genética de la madre se una con la del padre, lo que resulta imposible mediante la clonación (se toman todos los cromosomas del individuo y se introducen en el núcleo de esa célula por eso es idéntico).  El logro de estos científicos consiste en haber podido eliminar la mitad de los cromosomas que tienen las células somáticas para que así puedan comportarse como las sexuales. Las somáticas o no sexuales contienen dos series de cromosomas, mientras que las del esperma solo poseen una.  Los expertos australianos utilizaron técnicas químicas para deshacerse de los cromosomas extras.  Para conseguirlo, imitaron el proceso que ocurre normalmente durante la fertilización, cuando dos grupos de cromosomas se separan en el óvulo y uno es descartado, dejando que una sola serie se combine con la del esperma.  De cualquier modo, este experimento no es más que una esperanza. Los investigadores aún no saben si los embriones son viables para ser implantados en la madre.  "Debemos comprobar si después de esta transferencia nacen bebés sanos -reconoció Lacham-Kaplan. En los próximos seis a ocho meses tendremos un respuesta; y veremos si puede ser usada con fines clínicos.".  De alcanzarse ese objetivo podrían lograrse individuos a partir de células somáticas (no sexuales), como en la clonación, pero con la diferencia de que aquí intervendrían ambos miembros de la pareja: permitiría la combinación entre los cromosomas maternos y los paternos. Que no te dé vergüenza preguntarY.N: Desde mis primeras relaciones sexuales he intentado protegerme con varios dispositivos intrauterinos, pero todos me han hecho daño. También probé con el condón y fue un desastre. Se rompió. Opté entonces por tomar píldoras. Algunas amigas me han dicho que este método puede ser perjudicial. Llevo varios meses tomándolas y no me ha pasado nada, pero tengo miedo. Quisiera saber toda la verdad. Mi edad es 24 años.  -Las píldoras como cualquier otro método para evitar el embarazo tienen sus ventajas y desventajas, que se manifiestan de forma diferente. En algunas mujeres pueden provocar efectos secundarios como náusea, sangrado entre períodos menstruales, dolor de cabeza, leve aumento de peso, trastornos circulatorios periféricos, sensibilidad anormal en los senos (hiperplasia mamaria)y cambios en el temperamento. Pero en otras no. Depende del estado de salud y de las características corporales.  El modo en que se tomen es fundamental. Si se usan correctamente, no cualquiera, sino la indicada por el médico, pueden aumentar el placer sexual, debido a que la pareja no tiene que preocuparse por un posible embarazo y disminuir el volumen y duración del sangrado menstrual. Asimismo, disminuye los dolores durante ese período, ayuda a regular los ciclos menstruales y permite prevenir el embarazo ectópico y la aparición de quistes de ovario. Pueden tomarse por tiempo prolongado, incluso, durante todo el período reproductivo, porque no provocan esterilidad, por tanto, una vez que se interrumpe su uso, la fertilidad retorna. Después que la mujer completa su desarrollo, es factible utilizarlas a cualquier edad y momento, excepto durante la lactancia (afecta la calidad y cantidad de leche y puede pasar al bebé).  Su mayor desventaja es que no protege contra las infecciones de transmisión sexual (ITS), a diferencia del condón que sí impide el paso de las ITS y no causa daños. Dices que no lo usas porque se te rompió. Eso le pasa a cualquiera. Debe haber sido que lo manipularon mal; se pusieron dos juntos (el rozamiento de ambos condones, unido al sudor provoca su rotura); o que estaba vencido.  En tu lugar lo intentaría de nuevo. Recuerda que el condón es el único antídoto efectivo contra las ITS y el SIDA. La semilla perdida Por Aracelys Bedevia SantoyoONÁN fue el primero. Cuenta la leyenda bíblica que, sabiendo que el hijo que le naciera no sería considerado suyo, cada vez que tenía relaciones sexuales con Tamar, la mujer de su hermano muerto, vertía en tierra para no dar descendencia a este.  Desde entonces, y hasta la actualidad, muchos hombres han derramado en el suelo su semilla con el objetivo de no tener hijos. La mayoría de las parejas lo hace, al menos una vez en su vida. Algunas, incluso, hasta llegan a realizarlo de forma sistemática como único método de control de la natalidad.  Esta antiquísima práctica, conocida como "coito interrumpido", en la cual el hombre retira el pene de la vagina antes que se produzca la eyaculación, es un método natural, pues no requiere de hormonas, ni de ningún procedimiento mecánico.  Sin embargo, su eficacia es muy controvertida, porque aunque el hombre quite a tiempo el pene de la vagina para evitar la fecundación, existe la posibilidad de que durante el acto sexual lleguen hasta el útero algunos de los espermatozoides que contiene el líquido de lubricación (pre-eyaculatorio).  Asimismo, si la eyaculación ocurre demasiado cerca de la vagina, o se realiza un coito tras otro sin antes orinar o lavar adecuadamente el pene (con el fin de eliminar los espermatozoides que queden en él), estos pueden penetrar en la mujer y provocar el embarazo.  Igualmente sucede cuando se realiza bajo los efectos del alcohol u otras drogas, debido a que estos productos disminuyen la capacidad de reacción del hombre; por tanto, si la eyaculación no se controla, el coitus interruptus deja de ser efectivo.  ALGO MÁS QUE UN BEBÉLas personas que evitan la descendencia mediante este método, muy extendido en Latinoamérica y otras regiones del mundo, como Europa oriental (donde se le asocia con importantes reducciones en la tasa de natalidad), no solo se arriesgan a tener un bebé que no esperan o desean en ese momento.  Su uso prolongado puede provocar trastornos psicosexuales, debido a la frustración que origina no poder realizar una relación sexual completa.  Expertos en el tema aseguran que en el hombre puede ocasionar sentimientos de inseguridad, problemas con la eyaculación, pérdida de la autoestima, y en algunos casos, desencadenar impotencia.  Los efectos en la mujer son mucho más graves. Está demostrado que, además de la inseguridad, frustración e insatisfacción sexual que experimentan, sobre todo si la retirada coital se produce antes del orgasmo femenino y el juego erótico no continúa después, muchas de las féminas que lo practican llegan a padecer de congestión pélvica.  La aparición de esta última manifestación trae consigo fuertes dolores en el bajo vientre, debido a que cuando no se alcanza el placer sexual, los órganos sexuales internos quedan congestinados. Ocasiona también rechazo a la pareja y pérdida de la autoestima.  Pese a ello, no en todos los casos ocurre de igual forma. Existen parejas bien adaptadas, y motivadas, que disfrutan de una vida sexual plena usándolo de forma correcta.  UN ANTIGUO CONOCIDO Todo parece indicar que el coito interrumpido fue el primer método de anticoncepción. Según reflejan los testimonios escritos, todas las comunidades humanas conocieron de su uso.  En las sociedades islámicas solía practicarse en tiempos del Profeta, quien lo permitía, pero insistía en que la esposa debía dar su consentimiento.  Este método, no es apropiado para adolescentes, debido a que muchos no tienen suficiente control sobre la eyaculación precoz.  Para emplearlo, se necesita suficiente autocontrol y un alto sentido de responsabilidad en la protección de la pareja. PELIGRO EN LA VIA  Otra de las grandes desventajas del coito interrumpido es que no ofrece protección contra las infecciones de transmisión sexual y el SIDA.  Por tanto, ante la inmensa ola erótica que nos invade lo mejor es no utilizarlo. ¿Sabías que...? Grande o pequeñoUna de las mayores preocupaciones del hombre en cuanto a sexualidad, sigue siendo el tamaño del pene. A esta redacción llegan a diario cartas de nuestros lectores preguntando si "su medida" es adecuada o si tienen alguna anomalía.  Los más alarmados son los que suponen que por no llegar al tamaño de la media, tienen un micropene, preocupación que suele provocarles una angustia constante.  La cuestión es más psíquica que orgánica y se asocia con un sentimiento inconsciente de baja autoestima.  De hecho, está comprobado que menos del uno por ciento de los hombres posee micropenes, levemente superiores al tamaño normal del clítoris. Su presencia se asocia a problemas de malformación, como el acortamiento del canal urinario.  El tamaño normal del pene de un adulto oscila entre 13 y 17 cm. Pero, para satisfacer a una mujer no es necesario tener esa medida, pues la zona de excitación sexual mayor está a unos pocos centímetros de la entrada de la vagina. Que no te dé vergüenza preguntarR.M: Tengo 18 años y nunca he tenido relaciones sexuales. Mi novio y yo hemos hablado mucho de eso, y si todavía no me he decidido es porque temo quedar embarazada. He oído hablar del método del calendario, pero no lo entiendo bien. ¿En qué consiste?  El calendario es uno de los métodos que se utilizan para evitar el embarazo, siempre que la mujer no esté en las etapas del ciclo menstrual consideradas fértiles (los días de la ovulación, la cual se supone que ocurre catorce días antes de la próxima menstruación).  Para emplearlo es necesario llevar un registro minucioso de los ciclos por espacio de seis meses, más o menos, con el objetivo de que la pareja pueda saber aproximadamente el día en que empieza la ovulación.  Supongamos que el ciclo más corto fue de 26 días y el más largo de 28. Entonces el primer día fértil se determina restando 18 días al período más corto que es el de 26. De ese modo, el período fértil empezaría el octavo día después de iniciada la menstruación y el último día fértil se determina restando 11 días al período más largo, que en este caso es el de 28 (28-11= 17), por lo que el último día de la ovulación sería el 17.  O sea que en los día fértiles: del octavo día después de la menstruación al 17, que dan un total de diez días fértiles, deben abastenerse de realizar el coito.  Este método no es muy seguro, en primer lugar porque hay estudios que demuestran que no siempre la ovulación ocurre a los 14 días y el índice de fallos es aproximadamente de 15 a 45 por cien mujeres que lo usan durante un año. Por lo que si se quiere usar como anticonceptivo es preferible combinarlo con otro, como por ejemplo, el condón.  R.F: Soy hombre de 33 años y desde los 16 he tenido una vida sexual muy activa. Quisiera saber si la actividad sexual frecuente puede llegar a provocar con los años, trastornos en el pene, algún estado de agotamiento que impida el coito o la eyaculación.  Las relaciones sexuales no deterioran el pene ni agotan la capacidad de respuesta sexual de los individuos. Los hombres producen semen continuamente, empezando desde la pubertad y por el resto de sus vidas, a menos que la producción se interrumpa por alguna enfermedad. Hace mucho tiempo se creía que el hombre tenía en su cuerpo una cantidad determinada de esperma que podía acabarse, lo que no es verdad.  Lo único cierto es que si un hombre eyacula varias veces en el transcurso de pocas horas, el semen eyaculado al final tendrá menos esperma que el primero, pero al cabo de un día o dos se volverá al mismo nivel de esperma. El cerebro manda Por AracelysBedevia Santoyo"Le amo con todo el corazón", afirman los enamorados, convencidos de que las palpitaciones que sienten cuando ven a su media naranja, se deben a que el amor les ha "robado" el corazón. Dibujan o compran corazoncitos para obsequiarlos, y hasta ponen la mano sobre el lado izquierdo del pecho cuando quieren demostrar su sinceridad o cariño.  Conscientes o no, lo hacemos todos. La literatura lo reafirma, y aunque la ciencia ha demostrado que el corazón nada tiene que ver con el amor, el hecho de sentir que vibra de solo ver a la persona amada, ha provocado que todavía muchos le atribuyan la culpa del enamoramiento.  Las históricas concepciones erróneas que existían sobre el funcionamiento del cuerpo humano, dieron lugar a esta creencia, basada en que ese órgano, por tener un lugar central y ser capaz de reaccionar ante determinada situación, era el asiento de las emociones, explica el doctor Pedro Valdés, vicedirector del Centro Nacional de Neurociencias.  Con el paso de los años, los científicos demostraron que no es así. "El corazón no genera ningún tipo de sentimiento", señala Valdés.  Está comprobado que todo lo que vemos y sentimos ocurre en el cerebro, asiento de la actividad cognitiva y emotiva del hombre.  La visión de un objeto o persona desencadena en la retina una serie de cambios que producen impulsos electroquímicos, los cuales viajan hasta llegar a una porción conocida como el tálamo, que al recibir estas señales, las envía directamente tanto a la amígdala, eslabón importante de las emociones, como a la corteza cerebral. Esto provoca que el individuo, después de procesar la información recibida, asuma determinada conducta en dependencia de su personalidad y el medio social donde se desarrolle.  TE QUIERO, NO TE QUIEROLas razones por las cuales unos seres se atraen sexualmente y otros no, sigue siendo uno de esos enigmas que la ciencia no ha logrado descifrar completamente. Porque aunque se conocen algunos de los mecanismos que influyen, la complejidad de este órgano ha impedido, hasta el momento, saber exhaustivamente qué es lo que pasa dentro de él cuando dos personas se ven.  Estudiosos del tema afirman que en el proceso de selección participan una serie de factores biológicos (necesidad de reproducirse, mensajes químicos que el individuo transmite), psicológicos y sociales, que desencadenan señales eléctricas, las cuales al llegar al cerebro provocan reacciones que determinan a quién elegir para formar pareja.  Interviene lo visual, el olor, el tacto, el oído, o sea, un conjunto de estímulos sensoriales que operan en todos los animales y también en el hombre. Otros signos verbales y extraverbales (expresión facial), determinan también el proceso de selección, que estará condicionado por el lenguaje, vehículo de todo ese mundo interior que llevamos dentro y deseamos compartir.  Una persona puede atraernos sexualmente, pero si al comunicarnos con ella descubrimos que no llena nuestras expectativas, la ilusión inicial se desvanece y empezamos a experimentar una especie de desencanto.  QUERER Y PODERSobre todo este complejo engranaje que opera dentro del cerebro, se insertan, además de lo biológico, las relaciones personales, los patrones sociales y la familia.  "Aunque en el cerebro hay circuitos prealambrados, que no pueden ser modificados o cambian muy poco, una gran parte de este, desde el momento en que se empieza a formar, va modificándose de acuerdo con las influencias del medio y la experiencia individual.  "Influye lo que está prealambrado, más lo que se experimenta desde que el sujeto está en el útero, donde se empiezan a formar las preferencias sexuales, en dependencia de la presencia de hormonas en el período de desarrollo intrauterino.".  La persona nace, recibe influencias y empieza a modificar sus preferencias, pero el impulso básico está en lo prealambrado, o sea, en la información que traemos en nuestros genes.  En el deseo sexual, intervienen desde neurotransmisores que cambian la actividad del cerebro hasta hormonas como la testosterona, los estrógenos y otras como la oxitocina, que se reparten por el cuerpo, provocando la excitación.  Esta última ha sido relacionada con el establecimiento de vínculos afectivos intensos dentro de la pareja y la llegada del orgasmo.  Sin embargo, según los expertos, la conjunción de estímulos externos es necesaria para que esta sustancia incremente el deseo sexual.  REGÁLAME TU CEREBROMuchos sujetos han vivido la experiencia de encontrarse con alguien maravilloso, de rostro agradable, pero que por razones desconocidas no le interesa. En ese sentido, además, desempeñan un papel muy importante las imágenes e influencias familiares, que a lo largo de la vida marcan a cada individuo.  Investigaciones realizadas han permitido comprobar que muchas veces el hombre se enamora de mujeres parecidas a su madre, y la mujer de varones que le recuerdan a su padre, por ser estas las primeras personas que ven y con las que interactúan más de cerca.  También el gusto depende de lo que interpretamos como feo o bonito y de las expectativas que se tienen. Uno ve lo que quiere ver, y destaca lo positivo o lo negativo en dependencia del interés que se tenga.  Actúa el cerebro completo, aunque hay partes que influyen más que otras. En él ocurre el procesamiento de la información sensorial que nos llega, la comparación con las expectativas guardadas en la memoria y el análisis de todos los factores que determinan la futura decisión de elegir a alguien.  La interacción de todas sus regiones es lo que da origen a las emociones, la conciencia, el pensamiento y la memoria.  Asimismo, en el proceso de selección ocurre una combinación del consciente con el subconsciente, porque aunque las decisiones se toman en la conciencia, la influencia del subconsciente es enorme e innegable.  Es por eso que el cerebro y no el corazón es quien manda.  Que no te de vergüenza preguntarC.P: Les escribo por lo siguiente: hace algunos meses me empezaron a salir unas verrugas que me asustaron mucho. El médico me dijo que tengo una infección de transmisión sexual llamada condiloma. Me puso tratamiento, pero no me he curado. Todavía siguen saliéndome. Me han dicho que pueden provocar cáncer. ¿Es eso cierto?  Lo primero que debes hacer es no desesperarte. Si te encuentras bajo tratamiento estás haciendo lo correcto. Además, no en todos los casos se desarrollan células cancerosas. Eso solo ocurre cuando el paciente permanece durante largos años con condiloma, sin acudir al médico ni recibir tratamiento apropiado.  Los condilomas acuminados son sumamente contagiosos y difíciles de erradicar. Lo produce el papiloma virus.  Una forma de eliminarlos es cauterizarlos y continuar con un tratamiento local con Interferón, aplicado sobre la piel, aunque este por sí solo no tiene mucho éxito en estos tipos de verrugas recurrentes.  Otro método consiste en removerlas quirúrgicamente con cirugía láser o algún otro procedimiento quirúrgico, combinando la cirugía con inyecciones de alfainterferón que se ponen directamente en las verrugas. Se cree que esto destruye completamente la verruga original, así como aquellas no visibles al momento de iniciar las curas.  El tratamiento es prolongado y tiene algunos efectos secundarios, por lo que es importante que te mantengas bajo la supervisión del especialista que te atiende y no pierdas la esperanza, porque se curan.  M.R: ¿Por qué dicen que las enfermedades que se transmiten por contacto sexual facilitan la transmisión del VIH SIDA?  Cuando una persona se contamina con alguna de las infecciones de transmisión sexual (ETS)aumentan las probabilidades de que en ese momento o después contraiga el SIDA, porque las ETS causan heridas o irritaciones en la piel que aumentan el riesgo de contraer el VIH. Pero, aún en los casos que no provoquen ninguna de estas manifestaciones la infección puede estimular una respuesta inmunitaria en la zona genital que facilite la transmisión. Esto último ocurre porque el tejido de los órganos genitales se torna muy susceptible ante estas patologías.  B.G: ¿Es cierto que los ejercicios de relajación pueden ayudar al orgasmo?  Sí. Cuando la mujer medita o hace ejercicios de relajación, justo antes de la relación sexual, experimenta mejores orgasmos que cuando no lo hace.  La relajación permite responder mejor a los estímulos, ayuda en la lubricación de los tejidos vaginales y mejora la disposición mental para alcanzar el orgasmo. Amor sin sexo Por Aracelys Bedevia SantoyoAunque la sexualidad es fundamental en la pareja, en ocasiones se pierde temporal o definitivamente.  La búsqueda por vivir y disfrutar de una sexualidad plena y satisfactoria es un camino inagotable al que cada vez se integran conscientemente más individuos. Y aunque la vida en pareja podría ser la mejor forma para lograrlo, no siempre es así. Existen hombres y mujeres que permanecen unidos afectivamente prácticamente sin tener relaciones sexuales.  Pese a que el deseo sexual es una necesidad humana que no debe ausentarse durante períodos demasiado prolongados, el interés por la sexualidad y el erotismo varía con el paso del tiempo.  Las razones pueden ser diversas. Desde falta de motivación porque el amor se ha apagado, hasta trastornos hormonales debidos a una disfunción en la producción de andrógenos, aumento en la secreción de prolactina o a enfermedades crónicas o invalidantes. También puede ser el resultado de diversos procedimientos médicos y quirúrgicos, el uso de algunos medicamentos, o el consumo excesivo de alcohol y tabaco.  Otras causas como la depresión, el estrés, la ansiedad, el miedo a la intimidad y al compromiso, los conflictos entre la pareja, la rutina, la pérdida del misterio y la pasión, y la infidelidad desvanecen el contacto erótico.  Asimismo, la ausencia de encuentros carnales en la relación crea mayor distanciamiento y deterioro en la pareja, que muchas veces, aún cuando ya no tienen relaciones sexuales, permanece unida debido a la costumbre, y a otras circunstancias como el compromiso conyugal, los hijos, la dependencia emocional y económica, el miedo a la soledad y a enfrentar una vida diferente.  EN BUSCA DE SOLUCIONESEsta disfunción, conocida como deseo sexual hipoactivo, afecta por igual a hombres y mujeres. Individuos que tenían un patrón de deseo frecuente con relaciones sexuales dos o tres veces por semana, empiezan a sentir que su deseo disminuye y aparece cada quince días o una vez al mes, e incluso en intervalos más largos.  Lo importante en esos casos es que, ya sea por causas físicas o emocionales, los afectados reconozcan que se trata de un problema e intenten construir ambientes placenteros y de intimidad donde puedan compartir tiempo y pensamientos.  En ese sentido, es de gran utilidad la ayuda de un terapeuta que explore en pareja o de manera individual, no solo la disfunción sexual, sino también los puntos importantes en el desarrollo psicosexual, erótico y la formación de los vínculos afectivos desde edades tempranas.  También es necesario aceptar y reconocer el placer en cualquiera de sus formas, echar a andar la creatividad en cada encuentro amoroso, indagar constantemente sobre las preferencias del otro y expresar las propias.  ¿Sabías que...? Perturbaciones y orgasmoPor Aracelys Bedevia Santoyo Los factores psíquicos que intervienen en el transcurso del acto sexual, incluso poco antes de llegarse al clímax, pueden hacer retroceder la excitación o apagar completamente el deseo.  En opinión del doctor Siegfried Schnabl, autor del libro El hombre y la mujer en la intimidad, todas las representaciones imaginarias, ideas y sentimientos que no estén relacionadas con la unión amorosa en ese momento afectan el desarrollo del ciclo sexual e impiden su culminación: el orgasmo.  Con frecuencia, estos procesos perturbadores son el resultado de experiencias anteriores de la vida, miedos, recuerdos de decepciones anteriores, que perjudican el acontecer reflejo, con elementos procedentes del cerebro, los cuales hacen retroceder la excitación sexual, explica el especialista.  Asimismo, cuando un hombre agobia a su compañera con la pregunta de si "ha llegado", desvía su atención y dificulta la llegada del orgasmo.  También el temor al embarazo llega a acabar con el deseo que esté surgiendo y frustra el disfrute.  Otras causas que contribuyen son las circunstancias exteriores, que aunque puedan parecer poco importantes, influyen sobre la disposición sexual.  Si el coito se realiza apresuradamente, en malas condiciones o bajo el peligro de que alguien los descubra, es muy difícil que la mujer consiga llegar en la unión a la satisfacción relajante.  Por otra parte, el hecho de que una mujer tema la llegada de ese momento y esté constantemente al tanto de cuánto le falta, perturba su presentación. El orgasmo no se consigue forzándolo, sino de manera voluntaria por la acumulación suficiente de estímulos.  Durante el acto sexual no debe pensar en nada más que en "sentir y disfrutar.". Que no te de vergüenza preguntarPor Aracelys Bedevia Santo y  Rolando LeónE.V: Tengo 24 años. Vivo en Centro Habana y me gusta practicar el sexo anal. Casi siempre lo hago con protección, pero en ocasiones he olvidado ponerme el condón. Hace algún tiempo comencé con picazón anal, me dijeron que era oxiuro y aunque estoy haciendo el tratamiento desde hace dos meses continúo igual. ¿Podrán decirme por qué no se me quita? También quiero que me digan si el SIDA y las otras enfermedades sexuales se transmiten por esta vía?  Si estás haciendo correctamente el tratamiento y a pesar de ello persisten los síntomas, debes acudir nuevamente al especialista, pues el oxiuro no es la única causa que provoca prurito o picazón anal.  Esta manifestación puede aparecer también debido a fisuras en el ano, erosiones, micosis, alergias, infecciones virales, liquen plano, hemorroides, o por motivos psicológicos.  En cuanto a la segunda pregunta podemos asegurarte que este tipo de penetración sin protección siembra en el recto bacterias, parásitos, y virus que causan infecciones sexuales, y producen erosiones, úlceras e inflamación de la mucosa rectal en general.  Por la vía rectal puede adquirirse además del VIH/ SIDA, cualquier infección de transmisión sexual como la gonorrea, condiloma, herpes simple, sífilis y otras.  El sexo anal favorece la transmisión porque el recto es una zona muy vascularizada, que no está preparada para recibir agresiones, por tanto, cada penetración deja lesiones que facilitan la entrada de estas infecciones.  Y.M: Tengo cinco meses de embarazo y desde hace algunas semanas han aumentado mis deseos de tener relaciones sexuales con mi esposo, incluso, lo necesito mucho más que cuando no estaba embarazada. Varias veces he pensado en hacerlo pero temo dañar al bebé.  Durante el segundo trimestre del embarazo, más del cincuenta por ciento de las embarazadas experimentan un aumento del apetito sexual, debido a diferentes modificaciones que se presentan en el período de gestación por el cual estás cursando.  Se incrementa la lubricación vaginal, son más pronunciadas las contracciones durante el orgasmo, aumenta la turgencia, sensibilidad y volumen mamario, y el afecto entre la pareja es mucho mayor.  Si no presentas sangramiento vaginal, amenaza de aborto o de parto prematuro, infecciones de transmisión sexual o incompetencia cervical, te sugerimos que aproveches este "apetito sexual", que beneficiará sin dudas la unión conyugal, y no dañará al bebé siempre que no existan manifestaciones similares. Eso sí, debes evitar las relaciones sexuales excesivas.  Para mayor información habla con tu médico de familia o con el obstetra del área de salud al que perteneces.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.