Se reactiva la Refinería de Petróleo de Cienfuegos - Cuba

Se reactiva la Refinería de Petróleo de Cienfuegos

En este proyecto de integración energética del ALBA se labora a un ritmo de 24 por 24, con la mente en el mañana y los brazos listos para la inminente arrancada Fruto de la integración

Autor:

Julio Martínez Molina

CIENFUEGOS.— No hay una persona en Cienfuegos que no esté vinculada de algún modo, aunque sea emocionalmente, a la reactivación de la Refinería de Petróleo: un gigante industrial de la nación a horas de un despertar que levanta muchas expectativas.

El país completo e incluso otras naciones del continente están pendientes de la arrancada de esta planta, así como del futuro del importante polo petroquímico anunciado por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela Hugo Rafael Chávez Frías en su visita de octubre.

Se trata de uno de los sueños más nobles germinados al calor de las ideas de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), sin descartar su preeminencia económica de primer orden.

Durante la etapa inicial, en el enclave se procesarán 65 000 barriles de petróleo diarios, de los cuales se extraerán los diversos componentes de nafta que conforman la gasolina especial y regular, así como diesel, turbocombustible, fuel oil y gas licuado.

La reactivación de la Camilo Cienfuegos tuvo en los dos últimos meses su período de mayor intensidad, a partir del arribo fundamental de suministros. En estos momentos se ultiman detalles para su puesta en marcha.

En prearranque

En la Empresa Mixta CUPET-PDVSA laboran, en régimen de 24 horas, los 715 trabajadores de este Proyecto ALBA cubano-venezolano, pero además cerca de 1 200 colaboradores de diversos organismos.

Raúl Pérez de Prado, vicegerente general de la planta, afirma que se acomete ahora una prueba de prearranque profunda en busca de seguridad y confiabilidad.

«Las primeras de estas pruebas comenzaron después de la entrada del primer embarque de crudo el pasado 2 de diciembre, cuando se descargaron 38 700 toneladas del tanquero Andros», agrega.

Añade que la primera labor emprendida a partir de ese momento consistió en el bombeo con agua desde los tanques de crudo distantes cerca de un kilómetro de la planta principal, para comprobar el sistema de hermeticidad de las tuberías y el estado técnico de las unidades que operan en la estación de bombeo de crudo para la planta combinada.

Posteriormente la efectuaron con petróleo crudo; fue bombeado durante horas en el sistema, para dejarlo listo, precisa.

«Ahora —subraya— acometemos los exámenes externos de las plantas de proceso, arrancamos las bombas para comprobar su estado técnico y nivel de vibración, se repara algún salidero y es analizada la reacción de los sistemas de tubería».

A fin de alistar definitivamente los sistemas que componen la planta de proceso, se comprueban las garantías técnicas relacionadas con aire y electricidad, observa.

La refinería es alimentada por dos líneas de 110 kw —una que procede de la termoeléctrica Carlos Manuel de Céspedes y otra de la subestación de Cantarrana—, las cuales fueron revisadas y reparados sus aisladores y los pararrayos.

Uno de los dos alimentadores de la subestación resultó sustituido, por tanto la confiabilidad en esta área es total, asegura el vicegerente general.

Y completa que «aunque en sentido general los volúmenes de trabajo son menores, también se realizan esfuerzos en el montaje del horno de carga en la planta de destilación atmosférica».

El proyecto de reactivación concibe el cambio de la tecnología soviética existente antes en la refinería, y la instalación de una automática de tecnología japonesa: un sistema de control distribuido que gobierna todo el proceso tecnológico.

De igual modo resultan supervisados los mecanismos de paro por emergencia, de gobernación de los quemadores y los hornos; así como los compresores, que interactúan todos y conforman lo que se denomina el sistema automático de la planta.

«El montaje mecánico del sistema y la prueba general de hermeticidad se concluirá este martes 18; a partir de ahí comenzarán las últimas verificaciones de la estabilidad automática, y una vez finalizado ello estaremos en condiciones de iniciar la arrancada», remarca Raúl.

Una refinería de primer mundo

Juan Ramón Espinosa, fundador que estudiara de 1973 a 1979 Ingeniería Petroquímica en la Unión Soviética preparándose para trabajar en el lugar desde su inauguración, sostiene que el cambio en el sistema automatizado de control facilita un chequeo más fidedigno del proceso de producción.

Los especialistas entrevistados no solo ponderan el moderno sistema de control distribuido japonés, sino el —también nipón— equipamiento de la instrumentación de campo, dotados de alta confiabilidad.

Eso permite operar la planta con mucha mayor seguridad, luego del paso verificado de la instrumentación neumática a la electrónica, afirman.

Con la Refinería de Cienfuegos se introduce un elemento novedoso en la perspectiva cubana, como lo es la tecnología aplicada en la ubicación de los tanques de crudo de domo geodésico (se nombran así por su forma de globo terrestre).

Estos disminuyen las pérdidas del producto almacenado y el nivel de riesgo de posibles incendios; al tiempo que aumenta la capacidad de almacenamiento del tanque, alarga los ciclos de mantenimiento, y confiere una durabilidad mayor.

Julio Sánchez Gil, director general de Expansión del Proyecto, significa que la segunda etapa de la refinería contemplará un nivel de procesamiento de más de 100 000 barriles diarios, a través de una tecnología que la equiparará a las principales de su tipo en el mundo.

Sánchez Gil afirma que la inversión total asciende a 136 millones de dólares la primera etapa; y 1 300 millones la segunda.

Un sueño de Fidel

El ingeniero Sánchez Gil enfatiza en la preparación del personal: «El hecho de introducir nuevas tecnologías obliga a la calificación de los hombres para asimilarlas.

«Para estar en sintonía con el sistema inteligente montamos un simulador de procesos —que es una refinería virtual— en computadoras, y todos los operadores de la planta fueron adiestrados».

Otros adquirieron experiencia en la refinería venezolana de Puerto La Cruz, precisa.

Juan Luis Artílez, jefe de sector de la planta combinada que se ocupa de las unidades de destilación atmosférica y fraccionamiento de gases, lleva un cuarto de siglo en la refinería. Ha conocido todos sus períodos y considera que «echarla a andar de nuevo es una alegría extraordinaria para todos los que hicimos nuestra vida aquí, y por lo que significará para el futuro del país. Por eso trabajamos sin descanso».

El espíritu de Artílez es el que acompaña a todas las personas aquí. Se acaba el tiempo, nadie quiere dejar de poner su extra para la terminación. La obra está bien acompañada por los deseos y el entusiasmo.

Esta refinería de petróleo, uno de los sueños de Fidel desde que tempranamente hablara de convertir a Cienfuegos en un polo industrial, se reanima con inusitadas fuerzas. Su reapertura es ya prácticamente un hecho.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.