Otorgan a Carlos Lechuga título de Doctor Honoris Causa - Cuba

Otorgan a Carlos Lechuga título de Doctor Honoris Causa

El destacado periodista y diplomático cubano se vinculó al movimiento revolucionario desde la clandestinidad y al triunfo de la Revolución fue embajador de Cuba en la Organización de Estados Americanos y la ONU

Autor:

Yuliet Gutiérrez Delgado

Carlos Lechuga debe ser un ejemplo para los jóvenes que aspiran ejercer el periodismo y la diplomacia, consideró Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, luego de entregarle el título Doctor Honoris Causa en Relaciones Internacionales, durante acto efectuado hoy en el Aula Magna de la Universidad de La Habana.

Alarcón, «compañero de los años» de Lechuga, lo ensalzó como paradigma para las nuevas generaciones por su capacidad de pensar por sí mismo, descubrir la verdad incluso en las peores circunstancias, y defenderla.

Tales cualidades fueron exaltadas por el Jefe del Parlamento cubano cuando la mentira y la desinformación son hoy, señaló, la sustancia de un cierto periodismo que manipula y miente.

Pocas veces como ahora le hacen falta a este mundo hombres como Carlos Lechuga, enfatizó Alarcón, quien recordó las campañas mediáticas con que se agrede a la Revolución, en el intento del imperialismo de socavarla desde adentro fabricando supuestos oponentes, y mientras destina a ese fin, más recursos financieros de los que dedica a la denominada ayuda para el desarrollo.

Alarcón recordó el quehacer periodístico de Lechuga durante la seudo-república como reportero del periódico El Mundo, el canal dos Telemundo, y como fundador de la sección En Cuba de la revista Bohemia, desde cuyas páginas desafió las verdaderas censuras mediáticas de la época para denunciar los males de la neocolonia, con audacia y honestidad.

«Periodista, ejemplar diplomático y destacado revolucionario», como consigna la resolución del Consejo Científico del Instituto Superior de Relaciones Internacionales Raúl Roa García mediante la cual se le confirió el Honoris Causa, Lechuga fue calificado además por Alarcón como un hombre «honrado e íntegro», vinculado al movimiento revolucionario desde la clandestinidad, y que a partir del triunfo del 59 enfrentó las más importantes misiones de la política exterior, de forma autodidacta.

«Estamos cumpliendo con nuestro deber: finalmente hemos reconocido que es un maestro excepcional y nos honra entregarle esta distinción», afirmó Quesada.

Junto a Raúl Roa, señaló, Lechuga fue gestor de un camino convertido en principio invariable de nuestra diplomacia: ser escudo protector de la Patria, y ofrecer apoyo y ayuda a todos los pueblos que luchan por su independencia.

Con su modestia característica, Carlos Lechuga Hevia confesó sentirse «más que abrumado, aplastado» por los elogios, y manifestó que simplemente ha cumplido con su deber, y tenido «la suerte» de estar en esa trinchera en momentos excepcionales de la historia de Cuba para, desde allí y junto a otros compañeros, defender la independencia de la Isla en el escenario internacional.

Lechuga ofreció una disertación sobre los capítulos más significativos de la política exterior cubana que surgió independiente de cualquier injerencia, destacó, y alimentada por los principios revolucionarios en la defensa de la soberanía.

Quienes se inicien como diplomáticos, explicó, deben conocer a fondo lo que sucede en el país. Nuestra diplomacia se mantiene con brío, recalcó, porque ha estado siempre en sintonía con las palpitaciones del pueblo.

Asistieron al acto Fernández Remírez Estenoz, Jefe del Departamento de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido; José Ramón Fernández, vicepresidente del Consejo de Ministros; Felipe Pérez Roque, ministro de Relaciones Exteriores; Cristina Díaz López, vicerrectora de Relaciones Internacionales de la Universidad de La Habana, e Isabel Allende Karam, rectora del Instituto de Relaciones Internacionales, entre otros dirigentes, amigos y familiares de Lechuga.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.