Urge movilizar la solidaridad mundial con los Cinco cubanos

Llama Ricardo Alarcón, presidente del Parlamento, a acentuar el esfuerzo de sensibilización en Estados Unidos

Autor:

Jorge L. Rodríguez González

La causa de los Cinco reclama la solidaridad del pueblo norteamericano.

Las estrategias de lucha por la liberación de los cinco cubanos presos injustamente en cárceles estadounidenses deben repensarse con sentido de urgencia, consideró Ricardo Alarcón de Quesada, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Durante un panel dedicado al tema dentro del Congreso Universidad 2008 que sesiona en la capital del país, Alarcón indicó que en la batalla legal por su liberación se ha avanzado mucho, pero es preciso potenciar el plano de la lucha solidaria y la movilización con este caso.

Desde el punto de vista legal resaltó el fallo unánime de los tres jueces norteamericanos que anularon el juicio por haberse celebrado en Miami, una ciudad donde tienen asiento sectores de la política anticubana, y donde actúan con total impunidad los terroristas Posada Carriles y Orlando Bosh.

Donde hay que dar la batalla por el conocimiento y la sensibilidad con esta causa es principalmente en Estados Unidos, señaló el parlamentario cubano, al explicar que en ese país no existe una movilización lo suficientemente fuerte, pues la mayoría de la población desconoce el injusto proceso debido al silencio de los grandes medios de comunicación.

En este sentido refirió que los movimientos de solidaridad deben hacer presión sobre estos últimos para que incluyan en su agenda informativa el tema de los Cinco y el terrorismo contra nuestro país.

Señaló, además, que la campaña por su liberación es muy importante para los cubanos, sobre todo para los jóvenes. Consideró que Gerardo, René, Ramón, Antonio y Fernando deben ser considerados paradigmas de la juventud cubana, ya que al «jugarse la vida» en las mismas «cavernas del terrorismo» dieron una gran muestra de altruismo que debe ser referente para nuestros jóvenes y la sociedad en general.

Los ideales y los valores que defienden estos héroes, señaló, no fueron importados de ninguna parte del mundo, sino que los aprendieron aquí, y son muy importantes para mantener y cultivar a nuestro pueblo en medio de una batalla tan seria y contra un enemigo tan poderoso.

Durante el encuentro, se informó sobre la labor de la Red de Universidades en Solidaridad con los Cinco, que cuenta con 624 miembros de 56 universidades. Gilda Vega, profesora del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría y una de las coordinadoras de la Casa de los Cinco —como ya se le conoce a esta red internacionalmente—, destacó que durante el evento se habían recibido más de 250 nuevas solicitudes de inscripción a la red.

El debate de los jóvenes procedentes de 75 países contó con la presencia de familiares de los Cinco.

Universidad más cercana a los pueblos

Lo primero que tienen que preguntarse nuestras universidades es el tipo de profesional que queremos formar, porque existe el peligro de estar formando mano de obra o «mentes de obra» para la sociedad capitalista.

El destacado intelectual y teólogo brasileño Frei Betto dictó la víspera la conferencia Extensión universitaria, desafío de solidaridad liberadora, como parte del programa científico del Congreso Universidad 2008.

En su disertación alertó acerca de los males que pueden traer a los jóvenes la globalización o el llamado postmodernismo, y afirmó que los universitarios no pueden estar contemplando la realidad de manera reposada, tranquila, inspirados en las musas y la erudición, sino que tienen que producir conocimientos accesibles al pueblo. «Hay que quebrar la distancia entre el campus y la sociedad», acotó.

«Globalización implica domesticación ideológica, imposición cultural, mientras que la universidad debe enseñar a pensar, a ser solidario para construir un mundo de paz».

Betto señaló seis puntos en los cuales debe basarse el trabajo de extensión: debe incluir todas las tareas, tanto docentes como investigativas, tener un propósito formativo y organizativo, ser un laboratorio de las inquietudes de la sociedad, actuar a larga distancia —a través de los medios de difusión o con la presencia solidaria—, introducir las nuevas tecnologías en el proceso pedagógico y participar de los proyectos de cambios en la sociedad.

«Si queremos buscar un ejemplo de extensión universitaria lo tenemos en este país, porque aquí hubo un grupo de estudiantes que hizo una tremenda extensión, por causa de un estudiante de Derecho que se llama Fidel Castro.

«Hoy Cuba está presente en más de cien países, a través de profesores, maestros, y médicos. Es fantástico lo que hace su internacionalismo solidario».

Por último dijo que, en el mundo en que vivimos, con tanta hegemonía del sistema capitalista cada vez más inhumano, es necesario hacer un proyecto de educación con un sentido humanista, centrarse en los sentidos infinitos, como la honestidad, la laboriosidad, la modestia, la ética, la apertura al prójimo y a la naturaleza.

«Logremos abrirnos a esta dimensión de que es posible otro mundo distinto a este de desigualdad y exclusión». (Margarita Barrio)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.