Habrá importante mejoría en la producción de medicamentos

Autor:

Juventud Rebelde

Se conocen las situaciones que a veces se presentan y las insatisfacciones del pueblo en este sensible campo, pero se hace cuanto esfuerzo sea necesario para resolverlas, enfatizó Yadira García Vera, ministra de la Industria Básica, durante la Mesa Redonda Informativa de este viernesUna mejoría importante en la producción y distribución de medicamentos ocurrirá en el país, y será progresiva y alentadora, siempre velando por la salud de todos los cubanos, anunció Yadira García Vera, ministra de la Industria Básica, durante la Mesa Redonda Informativa de la tarde de ayer.

«Seguiremos avanzando en la industria farmacéutica y en la biotecnología, tanto en las investigaciones como en la producción, desarrollo, transportación y distribución», aseguró Yadira, y anunció que se realizan actualmente importantes inversiones, teniendo en cuenta que se trata de una industria que ayuda a seguir mejorando el sistema de salud pública.

La miembro del Buró Político del Partido dijo que la falta de un medicamento en una farmacia o en un centro de asistencia médica de cualquier tipo —ya sea por una falla tecnológica, de distribución, por no llegar una materia prima esencial para producirlo o por otra dificultad— moviliza inmediatamente a todos los que tienen que responder en nuestra industria o en nuestro Estado.

«Conocemos las situaciones que a veces se presentan y las insatisfacciones de nuestro pueblo en este sentido, pero no nos cruzamos de brazos y el país hace cuanto esfuerzo sea necesario para resolver los problemas de medicamentos, y lo demuestra el hecho de que en Cuba funciona un sistema para garantizar no solo la calidad de los medicamentos que producimos, sino la de los que adquirimos por necesidad en el extranjero», comentó.

«Los medicamentos que llegan a nuestro pueblo, producidos por el país o adquiridos en el exterior, son todos subsidiados por el Estado revolucionario y sus precios no se han movido, porque el objetivo ha sido diagnosticar enfermedades y tratarlas o curarlas, nunca el lucro», enfatizó la Ministra.

Recordó que aun en los momentos más difíciles del período especial, la dirección del país y las instituciones estatales correspondientes dedicaron los recursos necesarios y buscaron soluciones alternativas para atender a los enfermos, niños, mujeres, ancianos y a la población en general.

Enfatizó que la industria productora de medicamentos en Cuba no es lucrativa, ni consumista, ni persigue ganancias, sino que es todo un sistema que prioriza —como ha orientado siempre el Comandante en Jefe Fidel Castro— la garantía de la salud de nuestro pueblo, es decir, su bienestar y su felicidad.

Al foro televisivo asistieron también como invitados otros dos integrantes de la máxima instancia partidista, los doctores Carlos Lage Dávila, secretario del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, y José Ramón Balaguer Cabrera, titular del MINSAP.

Garantizar el cuadro básico de medicamentos

El hecho de que la producción y distribución de medicamentos y el desarrollo de nuestra industria farmacéutica —uno de los asuntos que más preocupó al pueblo cubano durante los más tensos años del período especial— sigue siendo una de las altas prioridades de nuestro país, se evidenció en el espacio televisivo.

El doctor Julián Pérez Peña, director del Centro para el Desarrollo de la Farmacoepidemiología, ofreció una amplia visión de la coyuntura mundial con respecto a la producción y el empleo de medicamentos en las naciones más desarrolladas.

Dijo que, contrariamente a como se realiza en Cuba, en países como Estados Unidos, por ejemplo, el fin de la industria farmacéutica es un fabuloso y descomunal negocio y el 85 por ciento de los medicamentos que se comercializan en el planeta corresponden a ese país, a Japón y a Europa, sin tener en cuenta las reales necesidades y conveniencias de los pacientes.

A estos últimos no se les consideran enfermos, sino clientes, bajo la filosofía de que no necesitan tratamiento y curación, sino consumo.

«Eso se aprecia perfectamente en la distribución diferenciada entre los países del llamado primer mundo en comparación con los del tercero», afirmó el especialista.

Explicó el doctor Pérez Peña que en nuestra Patria la estrategia con los medicamentos es resolver los reales problemas de salud de la población y a precios totalmente asequibles.

Anunció que el Cuadro Básico de Medicamentos en nuestro país comprende la cifra de 866; de estos 537 de producción nacional y 329 importados. Aclaró que 340 de esos medicamentos se distribuyen a través de las farmacias y 526 son de empleo institucional o en centros de asistencia médica.

Recalcó también que funciona un programa importante de producción de medicamentos naturales que lo integran ya 33 renglones.

Al referirse a los precios de los medicamentos cubanos, los comparó con los que se comercializan en otros países donde el lucro impera. Puso como ejemplo la insulina de los diabéticos, que aquí un bulbo cuesta un peso y 25 centavos, moneda nacional, mientras que ese mismo bulbo en Inglaterra, se vende a 17,27 libras esterlinas, es decir, a más de 24 dólares. «Los más caros son los que se venden en Estados Unidos», declaró.

Comentó que no debe admitirse que un médico recete a un paciente una medicina deficitaria, diciéndole que lo busque, pues existe todo un sistema interno del centro asistencial, un comité fármaco-epidemiológico que tiene que ocuparse de analizar el caso concreto, sobre la base de que «no existen enfermedades, sino enfermos», ver si la persona lo necesita o no y tramitar su solución.

Refiriéndose a la venta ilegal de medicamentos, dijo que era un gran riesgo, que había que abolirla, pues pueden ser productos falseados, vencidos y mal almacenados, los cuales podrían provocar reacciones adversas en el mejor de los casos, y en ocasiones hasta la muerte.

El ingeniero Jorge Carballo, director general del Grupo farmacéutico del Ministerio de la Industria Básica, dio a conocer que un alto porcentaje de los medicamentos con que se trata a nuestra población es producido en Cuba: el 93 por ciento de las tabletas o pastillas; el 96 por ciento de los colirios; el 99 por ciento de los líquidos orales y el 100 por ciento de las cremas, ungüentos y aerosoles.

«Solo producimos en nuestra Patria el 50 por ciento de los inyectables, por problemas económicos, de tecnología y en otros casos porque muchos solo se necesitan en pequeños volúmenes», enfatizó. Y agregó: «La penicilina, por ejemplo, la importamos».

Dijo el ingeniero Carballo que la producción de medicamentos desde hace siete años está creciendo sostenidamente y que ese aumento fue de un 27 por ciento el año pasado contra lo alcanzado en 2006.

«En tabletas creció en un 24 por ciento; en ámpulas un 45 por ciento; en líquidos orales un 30 por ciento y en reactivos clínicos —sumamente importantes— en un 25 por ciento en relación con lo que se produjo en los últimos 12 o 15 meses».

Recalcó que en 2007 se introdujeron 25 medicamentos, 15 de los cuales sustituyeron importaciones, y se espera que en el presente año se introduzcan 38 más.

«Continuaremos introduciendo nuevos medicamentos, es una estrategia que no abandonaremos, en beneficio de nuestro pueblo», afirmó.

Anunció que la industria farmacéutica, muy compleja a partir de mil materias primas diferentes, genera productos que llegan, en lo fundamental, a 444 policlínicos, 267 hospitales, 15 droguerías, 17 laboratorios y a 2 097 farmacias.

Aludió al sistema computarizado aplicado en función de la producción, control y distribución de medicamentos, con más de 3 000 computadoras.

«Solo en la producción de los llamados genéricos, en los últimos cuatro años el país invirtió más de 106 millones de pesos, ejemplificó.

Dio como noticia que este año echarán a andar tres nuevas plantas para producir ámpulas, bulbos inyectables y aerosoles ecológicos que no llevan gas freón, y que ha aumentado la exportación de 180 medicamentos distintos, los cuales en 2007 aportaron al país más de 350 millones de dólares.

Los panelistas coincidieron en que Cuba solo exporta medicamentos cuando ha logrado cubrir sus necesidades internas.

Industria saludable

El doctor Luis Herrera Martínez, director del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, dio a conocer que ellos elaboran actualmente 50 productos, medicamentos y equipos —entre medicamentos y agentes diagnósticos— y puso como ejemplo que la estreptoquinasa contra el infarto cardíaco salvaba anualmente 400 vidas.

Se refirió a los éxitos con vacunas de distinto tipo en Cuba y en el mundo, y elogió lo que se está logrando en monoclonales y en medicamentos que se utilizarán contra el cáncer y otros padecimientos.

El doctor Rafael Pérez Cristiá, director del Centro de Control Estatal de la Calidad de los Medicamentos, explicó el riguroso sistema de inspección y control de los medicamentos cubanos y de los importados, de modo que está garantizada la calidad de todo lo que se emplea en el tratamiento a nuestro pueblo.

«Aseguramos la calidad, la seguridad y la eficacia de todo lo que se distribuye institucionalmente en el país, por lo que todo cubano debe estar tranquilo en ese sentido», sentenció.

Agregó que la responsabilidad de la institución que dirige es total y se ejerce científicamente y con el corazón.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.