Continúan debates en los Congresos municipales

Estudiantes de la FEEM en Camagüey reconocieron la necesidad de actuar con inmediatez para resolver los problemas identificados

Autor:

Juventud Rebelde

CAMAGÜEY.— En la reunión del grupo salieron a relucir varios temas «candentes». Los alumnos exigían respuestas a sus dirigentes estudiantiles y las explicaciones fueron inmediatas: «Averiguaremos y discutiremos lo que ocurre».

Pero, «entre el dicho y el hecho...». Primero llegó el fin de semana, luego algunas evaluaciones ocuparon todo el tiempo, y después nadie se acordó de aquellas preocupaciones estudiantiles que nunca tuvieron respuesta, por lo menos dentro de los 30 días.

Quizá con una simple pregunta al director del centro educacional se resolvería lo que a muchos les inquietaba, pero el tiempo pasó, y el próximo mes llegaría la nueva reunión de grupo.

Imaginen cuánta decepción para quienes confiaron en aquello de que «averiguaremos y discutiremos...». Los alumnos con el mismo planteamiento, hasta que por cansancio o por la pérdida de confianza en quienes los dirigen, reunión tras reunión, prefieren mantenerse al margen de los problemas y no les brindan importancia ni a la asamblea del grupo ni a los «llamados» de la organización para sus actividades.

Entonces un día llega la visita del municipio, de la provincia... y «allá va eso». Un problema que pudo tener solución dentro del centro permaneció sin respuesta por la pasividad de dirigentes que dejaron para mañana, pasado... lo que había que hacer de inmediato.

Distinto fuera si en todos los planteles la Federación Estudiantil de la Enseñanza Media (FEEM), preparada y organizada, exigiera a los directores respuestas certeras e inmediatas.

Se plantea por muchos que la FEEM es el segundo director del centro, pero cuando algo similar ocurre, ¿la FEEM estará desempeñando el rol que le corresponde ante el estudiantado?

Situaciones como la descrita, acompañadas por la frase que se repite como consigna: «El tiempo no alcanza» y las incoherentes actitudes de dejadez y monotonía, han dañado desde abajo el trabajo de la FEEM en algunos lugares.

Lo expresado hasta aquí fue punto de partida para que en Camagüey los 240 delegados al Congreso provincial de la agrupación no se detuvieran en lo hecho, sino en lo que aún falta por hacer y cambiar.

Por eso las palabras de la delegada Elianet Calderón, llegaron como anillo al dedo: «Falta protagonismo por parte de la FEEM. Quienes dirigimos no podemos sentarnos; hay que actuar contra los problemas de inmediato».

En ello influye tal vez el error, quizá propio de la edad, de ver solo en los elegidos a los representantes de la «popularidad», y no de la seriedad que requiere ser miembro de un secretariado de la organización.

«Si no nos preparamos para las asambleas de grupo; si no profundizamos; si no aprovechamos todos los medios que tenemos a nuestro alrededor; si no estamos comprometidos hasta el corazón con lo que hacemos, y si no somos ejemplo, estamos perdiendo el tiempo y esto es inaceptable», manifestó Elianet.

Le sobra razón a Arianna Guerra, del IPUEC Antonio de Varona Miranda, cuando al sumarse al debate de esta cita añadió: «El país nos ha puesto la mejor recopilación de software, videos, teleclases y varias colecciones de libros que están muchas veces subutilizados en las bibliotecas, pero ¿qué hacemos con ellos?... ¿Dónde dejamos los libros? ¿Aprovechamos todos estos recursos en el estudio y la autopreparación?».

Es esencial, tal como se vio en el análisis, agotar todas las vías para encontrar soluciones en los espacios con que cuenta la escuela, y prepararse integralmente para sumar a todos los jóvenes.

Patricia Flechilla Frómeta, presidenta de la FEEM, consideró que un dirigente o estudiante preparado está en mejores condiciones de conducir a sus jóvenes y de responder con mayor calidad ante las tareas.

«El país reclama de la FEEM que realice con calidad cada tarea, y para lograrlo tiene que permanecer en la conciencia de los jóvenes la pregunta: “¿Cómo somos más útiles a nuestra sociedad donde quiera que estemos?”», precisó.

Enfatizó que aún queda mucha reserva por explotar en los jóvenes: «Hemos visto durante todo el Congreso, desde la base, que nuestra principal tarea está en cómo demostramos en la práctica lo discutido y reflexionado en cada intercambio de experiencias, y cómo expresamos y damos soluciones a través del funcionamiento de la organización a esas insatisfacciones».

Flechilla Frómeta insistió en que el principal reclamo de los estudiantes ha de ser que la FEEM de cada centro se parezca más a su escuela, a sus jóvenes y a los problemas y necesidades de la comunidad que la rodea.

En este sentido Eduardo López, miembro del Buró Provincial del Partido, abordó otro punto importante: «El ejemplo personal no puede olvidarse ni cuando se está fuera de la escuela. En mirarnos por dentro está la continuidad de este Congreso, que tiene que llegar con sus reflexiones a todos los miembros de la FEEM», concluyó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.