Ingeniosas ocurrencias desde Santiago por cumpleaños de la UJC - Cuba

Ingeniosas ocurrencias desde Santiago por cumpleaños de la UJC

Entre las iniciativas destacan las rumbas, la preparación de platos y actividades culturales con los instructores de arte y los artistas aficionados de la FEU y la FEEM

Autor:

Juventud Rebelde

«Si descubres una calle por la que no haya pasado nunca un héroe. (...) Si descubres una piedra que no haya sido lanzada contra el enemigo. Puedes decir, entonces, que Santiago no existe». Esto afirma el poeta Waldo Leyva y así lo saben los jóvenes inquietos de la ciudad hirviente.

Desde aquella «comarca de montañas y paladines», se unen chispas para este aniversario intranquilo. Hoy estarán junto al Titán bajo los mangos que vieron irse airado al General Martínez Campos. Todos los fines de semana revitalizarán el parqueo del es-

tadio Guillermón Moncada, con actividades de la Brigada José Martí y los artistas aficionados de la FEU y la FEEM. Además ingeniarán cenas donde los Comités de Base emulen por la calidad de sus platos; y en el trabajo voluntario tomarán como suya la idea de las 50 horas para los 50 eneros. Cada espacio juvenil disfrutará de sus fiestas, con el espíritu sabroso e insurgente de los tambores. «Aquí el que más fino sea, responde si llamo yo...»

No lo van a impedir

No lo van a impedir las golondrinas,/ni ventanales rotos, ni lunas lle-

nas,/ni todos los andamios, ni las hormigas,/ni flores, ni herejías, ni colme-

neras.

No lo van a impedir los corre mundos,/ ni los soldados, ni las primaveras,/ni aun negándolo el viento de muro en muro,/ ni aun negándolo, al fin, donde se crea.

No lo van a impedir ni andén, ni esquina,/ ni el temor de la virgen si oscurece,/ ni el humo de las calles y llovizna,/ ni el canto del verano que anochece.

No lo van ha impedir ni el falso amigo,/ ni el que alimenta el cepo y la tortura,/ ni el pequeño ladrón de mano fría,/ ni el terrible don Juan de cara dura.

No lo van a impedir ni moralistas,/ ni el indiscreto encanto del embrujo,/ ni ausentes funcionarios, ni arribistas,/ ni aspirantes al hacha del verdugo.

No lo van a impedir las bandoleras,/ ni el letrado galán de poco vuelo,/ni inquisidores, ni aguafiestas,/ ni eternos sembradores de veneno.

No lo van a impedir los enemigos,/ ni atentos intimistas alabados,/ ni burócratas tiernos, ni podridos,/ ni he-

rederos, ni apóstoles errados.

(...) No lo van a impedir los generales,/ ni adorables doncellas pervertidas,/ ni apelables procesos judiciales,/ ni perros, ni cometas, ni suicidas. /No lo van a impedir ni prohibidos,/ ni novios convencidos y hechiceros,/ no lo van a impedir las soledades/ a pesar del otoño creceremos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.