Otorgan premios anuales de la Academia de Ciencias de Cuba

Fueron entregados 56 premios nacionales, cinco especiales a investigaciones sobresalientes por el CITMA y cuatro nacionales a la Innovación Tecnológica

Autor:

Yuliet Gutiérrez Delgado

Un total de 56 premios anuales de la Academia de Ciencias de Cuba, cinco especiales otorgados por el Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) y cuatro nacionales a la Innovación Tecnológica en el año 2007, fueron entregados ayer en el Museo de la Revolución a las investigaciones más sobresalientes desarrolladas en las provincias occidentales.

Reconocimiento especial del CITMA en la categoría de mayor relevancia científica lo mereció el trabajo Introducción en Cuba del autotrasplante de células madre en pacientes con arteroesclerosis obliterante de los miembros inferiores, del doctor Porfirio Hernández Ramírez. Foto: Yuliet Gutiérrez Delgado. El reconocimiento especial del CITMA en la categoría de mayor relevancia científica lo mereció el trabajo Introducción en Cuba del autotrasplante de células madre en pacientes con arteroesclerosis obliterante de los miembros inferiores, del doctor Porfirio Hernández Ramírez y otros galenos del hospital nacional Miguel Enríquez y el Instituto de Hematología e Inmunología.

Este ensayo clínico ha beneficiado a 170 pacientes con insuficiencia arterial crítica, demuestra que el 67 por ciento de los tratados con células madre logran una revascularización notable, e incluso, se pudo evitar la amputación en personas que no tenían otra opción de tratamiento.

Compartió también la condición el estudio Biosensores enzimáticos con arquitectura supramolecular, realizado por profesionales del Centro de Tecnología Enzimática de la Universidad de Matanzas. Estos científicos idearon una metodología para el trabajo con enzimas y la producción de biosensores moleculares con la aplicación diagnóstica en la medicina, y de gran utilidad para la industria farmacéutica y alimentaria.

Proyectos de construcción de vivienda social con ecomateriales, del profesor José Fernando Martirena, de la Facultad de Construcciones de la Universidad Central de Las Villas fue reconocido como el de mayor relevancia para el medio ambiente. El programa, a partir de materias primas locales y de desechos agroindustriales, posibilita la producción de materiales de contrucción ecológicos y económicos que permiten construir 2 000 casas al año.

El premio al impacto social recayó en el método cubano de alfabetización «Yo, sí puedo», creado por la profesora del Instituto Pedagógico Latinoamericano y Caribeño, Leonela Inés Relis Díaz.

El económico, lo obtuvo el Aditivo BIOMIX–D para el ahorro de combustible diésel en Cuba, elaborado por Alberto Cavado Osorio del Centro de Investigaciones del Petróleo. Incluyó el diseño y la puesta en marcha de una planta para su producción. Este producto mejora la combustión del diésel y ahorra al país 60 000 toneladas anuales.

Ecosistemas costeros: biodiversidad y gestión de recursos naturales, del investigador Fabián Pina Amargós, ganó el de la integración. La investigación es resultado de 15 años de trabajo sostenido entre varias instituciones cubanas y canadienses de las universidades de Montreal y Toronto. Presenta una multimedia con información actualizada sobre la biodiversidad de los ecosistemas costeros y recomienda medidas para su gestión.

En el acto la viceministra del CITMA, América Santos Rivero reconoció el rigor científico y la variedad de los trabajos, y la participación de las provincias Las Tunas y Villa Clara, de las cuales provienen la mayoría de los estudios galardonados.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.