La bendita certeza de una causa - Cuba

La bendita certeza de una causa

Autor:

Julio Martínez Molina

CIENFUEGOS._ Creer en una causa emboca al hombre por la senda de la fe. Y sin ésta no ha existido nada que valga la pena a lo largo de la Humanidad. Su ausencia derriba ideales, quebranta ilusiones y malgasta cualquier empeño.

En Cuba se respalda una causa grande, que es la de mantener el proyecto revolucionario de defensa de los intereses del pueblo trabajador, no los de una minoría de ricos o las prerrogativas de las transnacionales.

Aquí nadie expolia a nadie, ni los obreros son meros instrumentos de los monopolios con que medrar y lanzar sus productos al mundo. Hace mucho tiempo Cuba dejó de ser una república bananera, un califato tropical con el contubernio de Washington.

Es cierto que no se ha alcanzado aun todo lo que se pretende y algún día tendrá este pueblo, debido sobre todo al ahogo económico producido por el continuado bloqueo estadounidense, pero existe una gran base de justicia e igualdad social, que desobstruye de trampas con facilidad el camino para alcanzar la mayor de las metas.

Eso, y muchas otras cosas, fueron defendidas este Primero de Mayo. En Cienfuegos, como en el resto del país, se demostró que no se claudica, que Cuba no se doblega ni ante cantos de sirena imperiales ni mucho menos ante imposiciones del amo del norte.

Cuba sale airosa de encrespadas mareas. Y este desfile del Primero de Mayo, donde la gente acudió por su propio impulso y deseo, sin que nadie la obligara a nada, constituyó un gran ejemplo que corrobora todo lo anterior.

La masividad total de cerca de 300 000 personas en las calles cienfuegueras y los millones de cubanos en toda la nación, fue representativa del orgullo del pueblo trabajador por vivir en esta isla, con su proyecto de vida y sus obras cumplidas o por cumplir.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.