Analistas cubanos exponen por tercera ocasión nuevas pruebas sobre la conexión terroristas-mercenarios-gobierno de Estados Unidos - Cuba

Analistas cubanos exponen por tercera ocasión nuevas pruebas sobre la conexión terroristas-mercenarios-gobierno de Estados Unidos

La tercera parte de la serie de programas dedicados al tema expone hoy videos, correos electrónicos y llamadas telefónicas sobre el apoyo constante que la SINA da a los grupos mercenarios en Cuba

Autor:

Juventud Rebelde

Pruebas irrefutables demostraron cómo importantes funcionarios de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en la Habana, incluyendo su jefe Michael Parlmy, violan descaradamente no solo la legislación cubana, sino la de su propio país y hasta las leyes internacionales establecidas sobre secciones de intereses en las distintas capitales.

Una selección de la correspondencia de la mercenaria Martha Beatriz Roque con funcionarios de la SINA despejó dudas sobre la verdadera identidad de las personas que se esconden tras los sobrenombres que utilizan los grupúsculos contrarrevolucionarios en Cuba. Michael Parlmy, actual jefe de la SINA resultó ser el «cartero», «la cunita» o «la mano que mese la cuna», según se le antoje a Martha Beatriz.

El programa mostró varios videos sobre las reiteradas visitas que realizara a la casa de Martha el segundo al mando en la sección de intereses de la SINA Robert Blau, a quien al parecer, se le ha dado la misión de fungir como «mula» de los terroristas residentes en Estados Unidos.

Una prueba importante sobre la conexión entre los diplomáticos norteamericanos y los mercenarios en La Habana fue el video sobre el encuentro entre Parlmy y Martha donde participaron otras dos personas, en el que Martha le pide el dinero prestado para llevar a cabo la ilegal Asamblea Agenda Mínima, reunión que se efectuó el 10 de abril del presente año.

Datos sobre  esta investigación revelaron el significado de otros términos que se manejan en la correspondencia de los mercenarios para referirse al dinero, tema central de la mayoría de las comunicaciones que ellos establecen. Se supo así que una carta equivale a 100 dólares, una postal a 1000 dólares y un telegrama a 50 dólares.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.