Analizan cómo mejorar la preparación y la atención de los docentes

Autor:

Margarita Barrios

El resumen del curso escolar 2007-2008 en la capital puso en el centro de los debates la necesidad de elevar la autopreparación de los maestros y profesores para alcanzar un salto cualitativo en la enseñanza

La atención al maestro y las diversas vías para lograr una mayor preparación de los jóvenes que están al frente de las aulas ocuparon el centro de los análisis del resumen del curso escolar 2007-2008 en Ciudad de La Habana.

Ese territorio se convirtió en el gran laboratorio en el cual se pusieron en práctica los nuevos Programas de la Revolución, los cuales están encaminados fundamentalmente a que los muchachos aprendan más.

La falta de docentes, y el gran cúmulo de centros escolares con altas matrículas, convierten a la capital en una de las provincias más complejas.

En la reunión se escucharon múltiples criterios, los cuales fueron aportados por directores de escuelas, profesores generales integrales y directivos del sector.

Colocar al maestro en el centro del proceso escolar, elevar su autoestima, prestarles debida atención a sus preocupaciones y apoyarlo para que pueda superarse, son aspectos clave para elevar la calidad de la educación.

Ena Elsa Velázquez, ministra de Educación, significó que el reconocimiento social del docente se gana por la cultura que este logre alcanzar, lo cual redunda en su mejor desempeño ante el aula.

«Ellos necesitan ser escuchados, que se les visite no solo para revisar lo que están haciendo, sino para apoyarlos. Todas las voces cultas deben tener su espacio en la escuela.

«Hay que ganar en la organización escolar —apuntó— para que tengan tiempo para la autopreparación, que es la base de su cultura. Mientras más amplia sea esta, más se les respetará».

Dalia Herrera Serrano, decana de la Facultad de Profesores Generales Integrales (PGI), expresó que es fundamental el trabajo que realice cada escuela con sus maestros en formación, y que esta atención debe ser diferenciada, según el año de estudios del joven.

Precisó que ese gran número de PGI, que procedentes de otras provincias laboran en la capital, deben ser mejor atendidos por todos los factores, para lo cual se hace necesario fortalecer los lazos entre la residencia, el centro escolar donde laboran y la sede municipal universitaria.

«Ese joven está cumpliendo con un compromiso y a veces no lo acogemos como el maestro que es. Ellos están lejos de sus casas, de sus familias, y en algunos casos se sienten extraños, sin apoyo suficiente, no solo de la comunidad sino por la propia escuela donde trabajan».

Marta Hernández Romero, directora de Educación en Ciudad de La Habana, señaló que es preciso revisar la organización escolar, y precisó que la formación de bibliotecarios y de profesores de Educación Física aliviará el tiempo del PGI frente al grupo. Ese tiempo libre podrá ser utilizado para su autopreparación.

Agregó que hace falta más acompañamiento en estas tareas de superación, para lo cual se prevé utilizar a los docentes de más experiencia y liberarlos de su trabajo ante el aula para que sean tutores de los PGI con menor desempeño.

«De este modo, cada centro será realmente una micro-universidad. Y pensamos también en atraer a los jubilados y a los que piensan hacerlo porque están agotados de estar frente al aula. También a los PGI que se han ido; con todos podremos crear una fuerza que ayude a la capacitación de aquellos que imparten las clases».

Roberto Montesinos, jefe del Departamento de Educación y Deportes del Comité Central del Partido, dijo que es preciso estimular y conducir a los PGI en su labor. «No hay que estar ajeno al señalamiento oportuno, pero sin desestimular a quien ha dado un importante paso para asumir tan delicada misión.

«La calidad no existe en abstracto. Y aunque sigamos incorporando jóvenes al magisterio, la estabilidad del claustro es fundamental, y hacia esa tarea debemos encaminar también nuestros esfuerzos».

En la reunión se encontraban Juan Contino, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en la capital; Ramón Samada, miembro del Comité Provincial del Partido, e Ismael Drullet, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Más de mil Máster en Ciencias de la Educación

Un total de 1 357 educadores terminaron satisfactoriamente su Maestría en Ciencias de la Educación en todo el país, lo cual permitirá elevar el nivel de preparación de los profesionales del sector y conjuntamente la calidad de la enseñanza, aseguró Ena Elsa Velázquez, ministra del sector, al felicitar a los graduados en Ciudad de La Habana.

En el Aula Magna de la Escuela Secundaria Básica Experimental José Martí, recibieron sus títulos este martes 106 profesores de la capital, egresados de los institutos superiores pedagógicos Enrique José Varona y Héctor Pineda Zaldívar.

«La proyección estratégica del Ministerio consiste en elevar la calidad de la educación. Para ello contamos con los maestrantes que han salido airosos de este curso de postgrado, comenzado en octubre de 2005», afirmó la titular.

Resaltó que gracias a esta iniciativa hoy el país cuenta con más de 3 800 máster y 700 doctores, casi el doble en comparación con las cifras de hace casi cuatro años.

Asistieron al acto de graduación Roberto Montesinos Pérez, jefe del Departamento de Educación y Deportes del Comité Central; Marta Romero Hernández, directora provincial de Educación en Ciudad de La Habana; y Alfredo Díaz Fuentes, rector del Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.