Alfabetización: primeras luces del ALBA - Cuba

Alfabetización: primeras luces del ALBA

Agradecen a Cuba su solidaridad y aporte desinteresado en los programas de alfabetización de 28 países, especialmente Venezuela, Nicaragua y Bolivia

Autor:

Margarita Barrios

Representantes de Bolivia y Nicaragua agradecieron a Cuba y Venezuela sus aportes para la realización de sus campañas de alfabetización, y significaron que el sentido de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) no es dar lo que sobra, sino compartir lo que se tiene.

El reconocimiento trascendió este martes durante el panel Experiencias renovadoras de alfabetización y pos alfabetización en el marco del ALBA, que tuvo lugar en el Palacio de las Convenciones, como parte del programa del Congreso Iberoamericano de Alfabetización y Educación Básica para personas jóvenes y adultos.

Pablo Quisbert, coordinador del Programa de alfabetización en Bolivia, anunció que su país será declarado a finales de este año libre de analfabetismo, como resultado de la voluntad política, la coordinación nacional, el factor humano y la solidaridad internacional, soportes fundamentales del éxito de la aplicación del programa «Yo, sí puedo».

El funcionario explicó que de un total de 700 000 iletrados incorporados al programa, casi 550 000 han concluido sus estudios, a pesar de las dificultades enfrentadas por tratarse de un país muy diverso, con más de 36 nacionalidades.

Por su parte, Digna Serra, representante del programa de alfabetización en Nicaragua, explicó que en ese país han aprendido a leer y escribir 123 835 personas, y que esperan declararse territorio libre de analfabetismo en el 2009.

El embajador de Nicaragua en Cuba, Luis Cabrera, pidió un minuto de aplausos para aquellos maestros cubanos que, en los años 80, perdieron la vida en la cruzada alfabetizadora en su país.

Algo más que alfabetizar

Héctor Navarro, ministro de Educación de Venezuela. Foto: Roberto Meriño Si la alfabetización no se asume como una tarea social, no es efectiva, afirmó Héctor Navarro, ministro de Educación de la República Bolivariana de Venezuela, en una conferencia especial que abrió el programa científico del primer día de debates del Congreso.

En sus reflexiones el titular significó que el método cubano «Yo, sí puedo» permitió masificar la enseñanza de las primeras letras, pero esa no es la solución total del problema.

«Para ser culto, una persona debe aprender a apreciar la información que se le da. Por eso, si no continuamos preparando a la población, las distintas mediaciones menoscabarán la labor que realice la escuela».

En este sentido puntualizó que Venezuela, luego de alfabetizar a 1 607 000 iletrados, continuó con la Misión Robinson II, y ya más de 500 000 han alcanzado el sexto grado. Y después siguen las distintas misiones, hasta la Municipalización de la Educación Superior, que lleva los más altos estudios hasta donde está ese joven, en respuesta a las necesidades de la comunidad.

Por último, Héctor Navarro significó que el ALBA es una manera de pagar esa gran deuda de gratitud que tiene su país con la humanidad, en especial con Cuba.

Por eso, dijo, el petróleo venezolano, que es una gran corporación competitiva, para los países del ALBA es diferente, su valor de cambio lo variamos por valor de uso, por bien público, para financiar todas estas misiones en el país y colaborar con quienes cooperamos.

También enfatizó que el trabajo conjunto de Venezuela, Cuba y Bolivia en las misiones educativas no puede ser sustituido por nada en materia de experiencia de lo que puede ser trabajar por un mundo mejor.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.