Reparado el Círculo Juvenil Recreativo Orestes Acosta de Santiago de Cuba

Autor:

Antiguo refugio para la diversión de las clases ricas, la institución se une une a los siete de su tipo en el país para el dirfute de la población, con la singularidad de ser el de mayor capacidad y diversidad de proyectos recreativos

SANTIAGO DE CUBA.— Entrada la tarde y con el sol bien caliente aún, característico de esta tierra oriental, a un grupo de pequeños se les ve jugar en un original parque de toboganes.

No quieren parar los infantes. Sus abuelos, de vez en vez, consiguen su atención, aunque nada ni nadie logra apartar a Roxana, Lemna, Jonatan, José Luis y Eduardo de los aparatos infantiles instalados hace solo unos días, en el totalmente remozado Círculo Juvenil Recreativo Orestes Acosta, ubicado en el Reparto Vista Alegre, de esta ciudad.

La próxima apertura de la original institución trasciende las fronteras de esta localidad para convertirse en el centro de atención de toda la familia santiaguera y algo más.

Diversión sin edades

Uno de los espacios que crea mayor expectativa es el complejo deportivo, que incluye áreas de voleibol, baloncesto, una pista de doscientos metros, pelota vasca y tenis de campo No es exclusividad de los infantes la alegría por tener muy cerquita de su hogar un nuevo centro juvenil; esta llega a grandes y chicos, por ser la instalación de mayor capacidad y diversidad de proyectos recreativos entre las de su tipo en el país.

Desde que comenzó a restaurarse se concibió como una obra que brindara diferentes opciones recreativas para todas las edades y durante la semana. Por estas razones, y por la responsabilidad que posee la UJC en promover una recreación sana y culta, es que se convirtió la labor reconstructiva en obra de choque de la juventud, destacó Mario Blanco Vinent, administrador general del centro.

Aunque existen siete instituciones similares en el país, esta tiene su distinción: «No solo la posibilidad de asumir simultáneamente una gran cantidad de personal de todas las edades, sino por la variedad de proyectos culturales y deportivos concebidos para su funcionamiento en las catorce áreas creadas, así como las ofertas gastronómicas asociadas a iniciativas educativas, que incluye servicios de cafetería, video-bar, parrillada, más un restaurante,», explica el directivo.

Se destacan el vestíbulo convertido en galería de arte, la pista multipropósito, con patinaje incluido para cien capacidades, la piscina y salones para baile, juegos pasivos inteligentes, con 40 mesas, y otro para eventos y conferencias con medios audiovisuales.

Con la inauguración dentro de pocas horas, los más de cien trabajadores del centro tienen la responsabilidad de mantener un servicio de calidad y de exigir el cuidado constante del inmueble.

Abierta ya

Los últimos retoques se dan en el centro, mas jóvenes e infantes no esperan la apertura oficial; algunos hacen suyos los toboganes; madres ocupadas dejan los deberes hogareños para cuidar de sus pequeños, y varios santiagueros llegan desde bien lejos a rivalizar con sus pelotas ante los vecinos de la comunidad.

Mientras cae la noche los muchachos continúan jugando como si el tiempo no pasara, en una pareja competencia de pelota vasca. Esto es un primer buen síntoma, pues niños y jóvenes ya no tendrán que disputarse las calles de por aquí con los carros y ello tiene tranquilos a los padres.

Todo es ajetreo por estos días en el Orestes Acosta: el toque de martillo se deja escuchar en el recinto, abriendo el camino a la colocación de la obra de algún prestigioso artista plástico de esta localidad en el vestíbulo-galería; con las computadoras sobre los hombros, los trabajadores las trasladan para su ubicación en una de las áreas más importantes del inmueble, y otros dan los últimos toques de limpieza, belleza y organización.

Como se ha visto durante largas jornadas de trabajo juveniles, que acumulan cientos de horas voluntarias, los santiagueros han abrazado esta tarea a la altura de la celebración del 26.

Círculo divino

El actual Círculo Juvenil Recreativo Orestes Acosta, perteneciente al Grupo Empresarial de Campismo Popular, que asumió la inversión valorada en más de tres millones de pesos, surgió mucho antes del triunfo de la Revolución.

En aquel entonces era un centro de recreación exclusiva para la alta burguesía santiaguera. Con la llegada del primero de enero del 1959 se convirtió de inmediato en una escuela deportiva, y luego en círculo social. A finales de la década del 80 se transformó en un espacio de recreación para todo el pueblo de la provincia.Círculo divino

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.