Denuncia presidente del Parlamento cubano la criminal conducta de Estados Unidos en el caso de los Cinco

Autor:

Jorge L. Rodríguez González

Denunció Ricardo Alarcón en la Mesa Redonda que Bush podría indultar al terrorista Luis Posada Carriles

Como delito de prevaricato catalogó Ricardo Alarcón de Quesada, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, a la mala actitud del gobierno de Estados Unidos en el caso de los cinco cubanos presos desde hace casi diez años en cárceles de ese país por combatir el terrorismo.

Las autoridades norteamericanas han incumplido maliciosamente, por ignorancia o conscientemente, las funciones públicas que desempeñan, denunció Alarcón al referir las violaciones que desde el 12 de septiembre de 1998 han estado cometiendo el Buró Federal de Investigaciones (FBI), el gobierno estadounidense y la Fiscalía para poder condenar a Ramón Labañino, Gerardo Hernández, René González, Fernando González y Antonio Guerrero.

En la Mesa Redonda donde se abordó este tema, y cuyos argumentos esenciales son recogidos en el libro La Mala Conducta, Alarcón destacó que la mayor prueba de prevaricación fue la acusación hecha a Gerardo por el delito de conspiración para cometer asesinato sin que existieran evidencias para probarlo.

Roberto González, abogado y hermano de René, explicó que este cargo no estaba en la acusación inicial y se incorporó después del arresto a instancias de la contrarrevolución de Miami. Especificó las reuniones sostenidas entre José Basulto, cabecilla de la organización Hermanos al Rescate, y el jefe del FBI en Miami.

Aunque entre las funciones de Gerardo estaba vigilar las acciones de la organización mafiosa de Basulto, se demostró que el luchador antiterrorista no estaba relacionado con la decisión del gobierno cubano de derribar la avioneta de ese grupo que había violado el espacio aéreo del país.

El jurista explicó que luego que Basulto divulgara que repetiría sus actividades ilegales el 24 de febrero de 1996, el gobierno cubano advirtió a Washington que actuaría si esos aviones volvían a violar su espacio aéreo. Sin embargo, el ejecutivo estadounidense no impidió esas violaciones.

Los representantes de ese gobierno reconocieron que a la luz de la evidencia presentada se originaba un obstáculo que podía generar el indulto de Gerardo, destacó González.

Alarcón también explicó que René y Gerado no están incluidos en el proceso de resentencia pues son los que han infiltrado la organización Hermanos al Rescate, y los jueces no quieren tocar ni con el pétalo de una rosa a esta mafia.

El Presidente del Parlamento refirió que el gobierno de Estados Unidos se ha tomado el cuidado de molestar y hacer sufrir a los Cinco y a sus familiares.

Mencionó los casos de René y Gerardo, cuyas esposas, Olga Salanueva y Adriana Pérez respectivamente, no han podido visitarlos en casi diez años. Es un modo de imponer un castigo adicional, ilegal e inadmisible a estos hombres que no fueron condenados a que se les demoraran las visitas familiares, y en el caso de Adriana y Olga no cometieron ningún delito para que se les prohibiera visitar a sus cónyugues.

Las denuncias formuladas en el espacio televisivo incluyeron el hecho de que el presidente Bush, que ya está empacando, pudiera antes de irse de la Casa Blanca hacer un último favor a la contrarrevolución terrorista: indultar a Luis Posada Carriles, que a fin de cuentas solo ha sido acusado en Estados Unidos de haber faltado a la verdad en unas planillas migratorias, comentó Alarcón.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.