Los niños cubanos festejaron el cumpleaños 82 de Fidel

 

Autor:

Margarita Barrios

La fiesta se multiplicó en las instalaciones pioneriles del país. En los jolgorios también estuvo presente la felicitación para René González Sehwerert. Esos festejos pusieron fin  a los cursos de verano en las instalaciones pioneriles

«Que te llegue de nosotros, de los pinos nuevos, de los que más te queremos, lo que antes de apagar las velitas gritamos: Por ti, por la Revolución, seguiremos creciendo».

Así le dijeron los pioneros a Fidel, en su cumpleaños 82. Fue una fiesta de bailes y canciones que se multiplicó en las 126 instalaciones pioneriles del país, en la cual estuvo la felicitación para René González Sehwerert, quien también celebra el 13 de agosto su onomástico.

En el Mensaje al líder de la Revolución, los más pequeños agregan que «como tú no podías estar en todas partes, nosotros apagamos las velitas. No, sí estuviste, donde estamos nosotros estas tú, con tu barba, tu estrella de Comandante y tu sonrisa».

Y añaden que «la sonrisa que traes cuando nos encontramos, mejor, cuando nos vemos, porque juntos estamos siempre, desde la Sierra, en los tiempos de los niños sin maestra, esa es una parte difícil, imaginar cómo era todo cuando tú y tus compañeros se hicieron guerrilleros para que más nadie muriera de hambre, ni tuviera que pagar un médico».

«No te creas, aunque hoy es fiesta, también es tiempo de pensar en esas cosas que todavía pasan en el mundo. Y ¿cómo sería el mundo si todos tuvieran un Fidel? En lugar de guerras, hospitales; en lugar de bombas, libros; en lugar de esclavos y dueños, banderas libres y niños riendo. Y la gente, Fidel, como tú sueñas, ayudándose unos a otros, tumbando imperios, orgullosos de sus abuelos».

Por su parte, Miriam Yanet Martín, presidenta de la Organización de Pioneros José Martí, quien compartió con ellos en el Palacio Central de Pioneros Ernesto Che Guevara, de la capital, expresó que «la mejor manera de celebrar este día es con la sonrisa de los niños».

«Esta fiesta es una tradición de la organización —apuntó—, y ella pone fin a los más de 50 cursos de verano, pensados para que los niños se instruyan, al tiempo que se entretienen y disfrutan. En esos cursos aprendieron a hacer dulces, a cuidar peces y palomas, a jugar ajedrez e hicieron talleres literarios. Enseñanzas sencillas y útiles, que tienen como base las ideas de Fidel de multiplicar los conocimientos».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.